El 49% de los menores de Gasteiz se inician en los videojuegos entre los 6 y 9 años

El 40% participa en juegos no permitidos para su edad, según un estudio del Servicio de Infancia del Ayuntamiento de Vitoria

27.10.2020 | 15:15
Un grupo de jóvenes juega a videojuegos en un domicilio.

VITORIA. Casi la mitad de los gasteiztarras menores de edad se han iniciado en la práctica de videojuegos entre los 6 y los 9 años de edad. Esa es una de las conclusiones de un estudio elaborado por el servicio municipal de Infancia y Familia, que acaba de publicar una encuesta sobre el uso de videojuegos entre la población infantil y adolescente de Vitoria-Gasteiz, en la que han participado 347 personas de entre 9 y 17 años.

El estudio, elaborado en colaboración con la asociación Movimiento contra la intolerancia, hace hincapié en la temprana edad a la que se acostumbran a ese tipo de juegos, práctica que puede poner la semilla de comportamientos futuros. "Esta iniciación temprana supone una alta probabilidad de acceso a juegos no acordes con su edad. De hecho, un 40% de la población encuestada admite participar en juegos no permitidos para su edad", explica Jon Armentia, concejal de Políticas Sociales, Personas Mayores e Infancia.

El estudio, al que ha tenido acceso DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA, explica en relación al tiempo de exposición que un 22% de los menores preguntados pasa más de dos horas al día delante de un videojuego y un 20% se ha ido dormir tarde, de manera reiterada, por quedarse jugando. Esta "dependencia" lleva al 23% de los chicos y chicas a rechazar frecuentemente salir con sus amigos y amigas para quedarse en casa jugando, mientras que un 20% hace lo mismo en lugar de compartir actividades con su familia. Algo similar sucede con la relación entre las tareas escolares y los videojuegos, pues un 27 % ha dejado, reiteradamente, de estudiar o hacer los deberes por seguir jugando, lo que puede repercutir directamente en su rendimiento escolar. Es más, ante la prohibición de jugar, un 20% de los menores encuestados manifiestan su disconformidad con insistencia, poniéndose nerviosos e incluso agresivos (7%).

Aunque el dispositivo más utilizado para acceder a los videojuegos es la consola, le sigue muy de cerca el móvil, lo que sumado a una conexión inalámbrica se convierte en una puerta abierta a videojuegos multiplataforma de fácil descarga y sin control parenta, según el estudio. En ese sentido, jugar con otras personas en uno de los atractivos de los videojuegos en línea hasta el punto de que un 43% admite jugar con gente desconocida, un 21% responde a mensajes de personas que tampoco conoce y un 10% responde a mensajes ofensivos o insultantes."Estas cifras nos hacen pensar que existen altas posibilidades de riesgo y de vivir situaciones como el grooming, sexting o ciberbullying. De hecho, un 13% de las personas encuestadas reconoce abiertamente haber sido acosada mientras participaba en un videojuego online", asegura Jon Armentia.

Frente a estos resultados, el informe plantea propuestas de mejora realizadas por los propios menores como informar a la población sobre los peligros potenciales del uso inadecuado de los videojuegos; fomentar medidas de protección ante una sobre exposición a altos niveles de violencia o exceso en el número de horas de juego; promover alternativas de ocio alejadas de los videojuegos, impulsar labores de prevención y sensibilización desde la escuela o dar un mayor protagonismo a la supervisión adulta.

Por otra parte, "es conveniente que los padres sepan a qué videojuegos juegan sus hijos y vigilen el tiempo de juego. Un uso abusivo puede suponer un serio problema que lleve a los menores a querer vivir una realidad alternativa que no existe, salvo en su videoconsola", advierte el concejal de Infancia y Familia.

En este sentido, la encuesta concluye con una serie de recomendaciones dirigidas a las familias y educadores, como i Informarse bien acerca del videojuego antes de la descarga o compra que siempre debe realizarla una persona adulta; elegir videojuegos que estimulen la creatividad, el trabajo en equipo o fomenten la lectura; configurar el control parental de las videoconsolas; prestar atención al uso que hace el y la menor de los dispositivos móviles que hay a su alcance; tener cuidado con los micropagos: muchos de los videojuegos online son de descarga gratuita pero contienen la posibilidad de realizar pagos para acceder a determinadas partes del juego o adquirir elementos y similares; establecer normas claras y consensuadas sobre los tiempos y horarios de exposición al juego, así como su prioridad en relación a otras actividades; plantear otras formas de ocio alternativo y atractivo; o recordar a los y las menores que no deben facilitar datos personales ni enviar imágenes a ninguna persona.

El estudio sobre Infancia y uso de videojuegos 2020 forma parte de las acciones y actividades realizadas desde el servicio municipal de Infancia y Familia en colaboración con Movimiento Contra la Intolerancia y entre las que también figuran la organización de charlas, talleres, mesas informativas en centros escolares y centros educativos sobre la prevención del acoso y ciberacoso escolar. El Plan Local de Infancia y Adolescencia (PLINA) ya advierte de los trastornos ligados a las nuevas tecnologías digitales y sus nuevas aplicaciones que, aunque no están reconocidos como adicciones, pueden generar comportamientos compulsivos y dependencia.