Los clientes de barrio salvan las ventas de los minoristas

El comercio local de Vitoria agradece el gran apoyo que los vecinos les dieron en mayo y junio

23.09.2020 | 00:56
Carmen Mediavilla, Paso de Cebra

Vitoria – Según una reciente encuesta de la plataforma de comercio urbano de Vitoria, Gasteiz On, el 68% de sus asociados vio reducidas sus ventas estas rebajas respecto al año pasado y en relación a cómo esperan que sean los siguientes meses, el 72% de los comercios consultados espera que sean peores. De ahí que aunque un 64% de ellos continuará con su negocio lo hará "con dificultades". Es por ello que DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA se ha puesto en contacto con cuatro establecimientos de la capital alavesa para conocer de primera mano qué tal les han ido las ventas desde que reabrieron y cómo ven la campaña otoño/invierno que se avecina y la respuesta, al menos, es esperanzadora, ya que la mayoría afirma que sus clientes más fieles y conocidos del barrio les han salvado desde que reabrieron, con la intención de no abandonar a su suerte al comercio de cercanía, vistas las escenas apocalípticas de persianas bajadas del confinamiento, y también porque les da más confianza entrar en ellos, ya que creen que sus propietarios vigilan más de cerca medidas como aforos, lavado de manos y mascarilla. En cuanto al futuro, la mayoría es optimista, al creer que sus vecinos les seguirán apoyando, valorando así "el trabajo del de enfrente".

Así, al menos, es como opina Carmen Mediavilla, de la conocida tienda de moda Paso de Cebra, en General Álava, ya que "en líneas generales, estamos contentas. La gente tenía ganas de retomar su normalidad. Llevamos 20 años en esto y había cliente fieles que nos han ayudado en nuestro regreso".

Una pandemia en la que más que el gusto del consumidor lo que ha cambiado han sido sus necesidades. "Ha habido una evolución clara hacia la ropa más sport, ya que muchos teletrabajan y necesitan indumentaria más cómoda", detalla. Lo que sí que "nunca han tenido miedo es de entrar. Igual es porque les damos más garantías para así hacerlo. En nuestro caso, no somos una tienda de masas, sino de atención personalizada", resalta.

También han variado sus rebajas, "las hicimos, pero mucho más tarde, en la tercera semana de julio, y aunque han sido más cortas ha ido igual: perdiendo fuelle de un año para otro". En este sentido, recuerda que el comercio local lleva tiempo luchando por una regularización de las mismas para evitar que "se tiren los precios" y que haya tiendas que tengan que cerrar, "como las muchas que se ven ahora".

Precisamente, preguntada Mediavilla por cómo ve la temporada otoño/invierno, declara que "aunque es demasiado pronto para tener una idea clara, "porque estamos viviendo todo al día a día, vamos a ser optimistas y vamos a salir de ésta. Nos va a tocar trabajar mucho, pero no nos dará miedo si se apuesta por consumir en Vitoria. Tenemos que valorar que todos vivimos de todos".

En esta línea, cree que "las instituciones pueden hacer mucho". En especial, si lanzan medidas para que hostelería y comercio "vayan de la mano" y se dinamice la ciudad.

"La vuelta fue buena" Las mismas buenas sensaciones cuando reabrió en mayo se llevó Iratxe Díaz de Guereñu, propietaria de la moda infantil y ropa interior para adulto Keribán, en la avenida de Derechos Humanos, 8. "La verdad es que la vuelta fue bastante buena. Se vendió bien en mayo y junio, sobre todo pijamas, porque se nota que la gente se aburrió en el confinamiento de los que tenía –dice entre risas– y solo con eso casi se salva la campaña, pero las rebajas de julio fueron más flojitas porque como ya habían comprado antes no tenían tanta necesidad", puntualiza.

En cuanto a los productos que más les demandan, añade que su clientela lo que quiere "es algo distinto y calidad, como en los algodones para que resistan los lavados y ahora nos están pidiendo bastantes abrigos, cuando antes se vendían más tarde".

Respecto a si han tenido miedo a entrar, lo descarta, "yo, por ejemplo, tengo una máquina de ozono y geles". Y, de momento, tampoco lo han tenido a la hora de sacar la cartera. "Han gastado los clientes de siempre y otros nuevos, que han venido de viviendas nuevas, pero creo que el tema de la economía se notará más ahora, cuando se acaben los ERTE", agrega Díaz de Guereñu, quien propone más bonodendak para incentivar las ventas.

40 años en pie A otro comercio emblemático de Vitoria, Ríos Moda, de Reyes Navarra, 42, que, cumplió 40 años en pie el pasado marzo, no le ha ido tan mal como esperaba. "Las ventas han ido bien dentro de la normalidad que hay que vivir en estos momentos. En nuestro caso la diferencia será de un 35% menos de ventas, pero la situación varía en función del sector, haciendo que caigan entre un 30 y 70%. Es una situación distinta y nuestra labor está en gestionar esta nueva situación", cuenta José González, dueño de este establecimiento especializado tanto en moda urbana, que es lo que mejor ha vendido, como en novias y fiesta. Ellos, de hecho, se han puesto las pilas con su tienda online, "ya que antes la teníamos solo como un escaparate de nuestros productos. Al hilo de esto, González considera que "es el momento de que el comercio apueste por esa realidad y que sepa aprovechar los recursos del Ayuntamiento y Diputación para dar ese salto". Ríos Monda también prepara nuevas estrategias, como la campaña de Abrígate, desde octubre, para animar a comprar abrigos de paño, "más que los de plumas".

Y nuevamente su percepción es que el consumidor ya no tiene miedo a entrar, "parece que están más familiarizados con ello. Además, damos cita previa para evitar aglomeraciones". Y también han detectado que lo que ahora más se demanda es la versatilidad de las prendas, "buscan sobre todo practicidad y comodidad. Aunque nosotros ofrecemos atención personalizada para lograrlo".

Al igual que al resto, a Pedro Pato al frente de Calzados Pasos, de Beato Tomás de Zumárraga, 60, "desde que pudimos abrir, me ha sorprendido sobre todo la gente de barrio que ha comprado bastante, muchas zapatillas de casa, y la verdad estoy contento. La gente no ha tenido miedo a entrar porque saben que los comercios pequeños dan confianza, controlamos las medidas anticoronavirus". De hecho, Pato, al de poco de estas palabras, se ve obligado a interrumpir esta entrevista para recordar a una clienta que "lave sus manos con gel antes de entrar".

En cuanto al futuro más cercano, no sabe lo que va a pasar, "sobre todo por la incertidumbre económica. Esto es una cadena, si cierran fábricas y empresas, nosotros también", pero cree que si las instituciones siguen involucrándose con "un poco más de ayudas para el comercio, como los bonodendak" y si la gente de barrio sigue apoyándoles, hay motivos para más esperanza.

LA CIFRA

68%

Ventas reducidas en rebajas

Según una encuesta de Gasteiz On, el 68% de los consultados vio reducidas sus ventas en rebajas. Al 41% les resultaron regulares (el año pasado este porcentaje fue del 54%), otro 41% declaró haber tenido malas rebajas y el 18% dijo que fueron buenas (en 2019 esta cifra del 36%).

"Llevamos 20 años en esto y los clientes fieles nos han ayudado en nuestro regreso"

Carmen Mediavilla

Paso de Cebra (General Álava, 1)

"En función del sector comercial, las ventas pueden caer entre un 30% y un 70%"

José González

Ríos Moda (Reyes de Navarra, 42)

La versatilidad de las prendas es lo que más demanda ahora la clientela, ya que va en busca de practicidad y comodidad

Varios de los comercios consultados ensalzan lo mucho que animan las ventas los bonodendak, medida que animan a repetir