La Diputación de Álava aprueba el decreto de urgencia fiscal para garantizar la liquidez de empresas y autónomos

Las medidas tendrán carácter retroactivo a fecha del 14 de marzo y un impacto económico superior a 18 millones de euros.

18.03.2020 | 17:26
La Diputación Foral de Álava ha aprobado este miércoles un Decreto Normativo de Urgencia Fiscal que recoge medidas tributarias destinadas a garantizar la liquidez del tejido económico alavés.

VITORIA, 18 (EUROPA PRESS). La Diputación Foral de Álava ha aprobado este miércoles un Decreto Normativo de Urgencia Fiscal que recoge medidas tributarias destinadas a garantizar la liquidez del tejido económico alavés y a minimizar los perjuicios económicos derivados de la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus.

Las medidas, anunciadas este pasado martes por el diputado general, Ramiro González, tendrán carácter retroactivo a fecha del 14 de marzo, e incluyen facilidades para que autónomos y empresas afectadas por el cese o disminución de actividad puedan retrasar pagos y adelantar ingresos.

La diputada foral de Hacienda, Finanzas y Presupuestos, Itziar Gonzalo, comparecerá ante la Comisión Permanente de las Juntas Generales de Álava para presentar el decreto normativo, según ha informado la Diputación en un comunicado.

Las medidas han sido presentadas esta misma mañana por el Gobierno foral en el Órgano de Coordinación Tributaria, el foro en el que el Ejecutivo autonómico, diputaciones forales y ayuntamientos coordinan las medidas tributarias que se ponen en marcha en Euskadi.

OBJETIVOS.

Las reformas contempladas en el decreto alavés tienen el objetivo general de retrasar las obligaciones tributarias de los contribuyentes alaveses y, a su vez, adelantar los ingresos por parte de la Hacienda Foral.

El Ejecutivo foral estima que el impacto económico consecuencia de la anulación de los pagos fraccionados de los trabajadores autónomos ascenderá a 16,5 millones. Asimismo, el retraso en el pago de los fraccionamientos vigentes tendrá un impacto económico estimado de 2 millones de euros.

A través de este decreto, se concederán aplazamientos y fraccionamientos sin intereses de demora y sin garantía, se suspenderá o prorrogará el inicio de los procedimientos tributarios, se ampliará el plazo voluntario de presentación de autoliquidaciones, y se retrasará el pago de deudas tributarias en el caso de autónomos y de pequeñas empresas, entre otras medidas.