Sanidad: la evolución es "buena" pero "aún hay riesgo"

El ministro Illa recuerda que la aparición de "pequeños" brotes en algunas regiones obliga a ser cauteloso

04.06.2020 | 14:11
Salvador Illa el miércoles en el Congreso.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha reiterado que la evolución de la epidemia del coronavirus en el Estado es "buena", si bien ha avisado de que "aún hay riesgo" de contagio como se ha demostrado en la aparición de "pequeños" brotes en algunas regiones.

Durante su comparecencia semanal en la Comisión de Sanidad para informar sobre la evolución del Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, en España, Illa ha señalado que en la actualidad ya se están identificando a más casos sospechosos y, a la vez, se está observando que el número de confirmados sigue descendiendo.

"Esto indica que la evolución de la epidemia es buena", ha insistido el ministro de Sanidad, para informar de que el nuevo sistema de vigilancia está mostrando cuántos casos han iniciado síntomas, cuántos casos sospechosos se han identificado, cuánto se tarda en tratar a los pacientes y cuántos casos sospechosos se confirman.

Según el último informe publicado el miércoles por el Ministerio de Sanidad en España han fallecido 27.128 personas y entre el martes y el miércoles se notificaron 219 personas confirmadas de coronavirus, lo que supone que en total ya se han infectado por el virus 240.326 personas.

"Lo que más nos interesa ahora es la detección precoz de los casos con el fin de actuar y controlar de forma muy rápida la transmisión del coronavirus. Por ello, hemos modificado el sistema de vigilancia y ya nos permite controlar los brotes de forma temprana, lo que demuestra que aún hay riesgo", ha apostillado Illa.

Finalmente, y pese a estos "buenos datos", el ministro de Sanidad ha destacado la importancia de que en la llamada 'nueva normalidad' se va a tener que aprender a convivir con el nuevo coronavirus o, al menos, hasta que no haya una vacuna o un tratamiento efectivo.

Por ello, Illa ha pedido a los ciudadanos seguir siendo "prudentes y responsables" y continuar realizando las cuatro reglas principales para contener al nuevo coronavirus, y que estarán vigentes en la 'nueva normalidad': el distanciamiento físico, el lavado frecuente de mano, el uso de mascarillas y la higiene reforzada.

Reserva estratégica de material sanitario


Por otro lado, Illa ha anunciado que el Gobierno de Sánchez está elaborando una reserva estratégica de productos sanitarios "críticos" para garantizar una "rápida respuesta" ante nuevas ondas epidémicas o futuras emergencias de salud pública. Esta reserva incluye desde mascarillas quirúrgicas, mascarillas FPP2 y FPP3 y otros equipos de protección, hasta pruebas diagnósticas y medicamentos.

Todo ello, prosigue, irá acompañado de una estrategia impulsada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Ministerio de Ciencia e Innovación, la cual permita "afianzar y reforzar" la producción nacional para evitar, "en la medida de lo posible", depender de importaciones de material crítico ante posibles crisis sanitarias, como la ocurrida con la pandemia por el Covid-19.

En este sentido, el ministro de Sanidad ha informado de que los principios generales que van a regir el enfoque de esta reserva estratégica son los de "prudencia y eficiencia".

Así, ha adelantado que la reserva dará cobertura a una estimación de necesidades que se ha calculado en base a los consumos semanales declarados por las comunidades autónomas. "Esto es así porque, por un lado, no se dispone de precedentes y, por tanto, no es posible estimar qué número de personas se podrían afectar en una segunda oleada.

Y, por otro lado, porque no se puede asegurar que la oleada coincida en el tiempo en todo el territorio nacional, o bien si se producirá una transmisión más espaciada como ocurre con otros virus respiratorios", ha argumentado el ministro.

Al mismo tiempo, la reserva estratégica contará con las cantidades necesarias para poder cubrir un período mínimo de entre seis semanas y dos meses. También vinculará la utilización del material a la vida útil de los productos, garantizándose así la reposición previa para disponer de la reserva íntegra.