Zulueta y Enparantza reivindican su papel hacia "la paz y la convivencia"

La Audiencia Nacional deja visto para sentencia el juicio contra los abogados acusados de liderar el frente jurídico de ETA

04.11.2021 | 16:06
El juicio ha quedado visto para sentencia.

Los abogados Arantza Zulueta y Jon Enparantza, acusados de liderar el frente jurídico de ETA, conocido como Halboka, han reivindicado en el juicio su "papel" y "responsabilidad" en favor de la "convivencia" en la sociedad vasca tras el cese definitivo de la actividad armada de la banda terrorista.

Así lo han manifestado este jueves en la Audiencia Nacional antes de que el tribunal presidido por Ángela Murillo dejase el juicio visto para sentencia.

En el turno de última palabra Zulueta y Enparantza han criticado que el fiscal afirmase en su informe que "ETA no ha desaparecido", una aseveración que la principal acusada ha tachado de "irresponsabilidad". "Me parece que el fiscal se abstrae de la realidad", ha aseverado.

La Fiscalía pide para ella 19 años de cárcel por un delito de integración en organización terrorista en condición de dirigente y otro por depósito de armas y explosivos, al serle encontrada en su despacho la ubicación de dos zulos.

También elevó a definitiva su solicitud de entre 7 y 12 años de prisión para los abogados Jon Enparantza, Naia Zuriarrain e Iker Sarriegui, así como para dos supuestas colaboradoras de ETA, Saioa Aguirre y Nerea Redondo.

Zulueta ha vuelto a negar las acusaciones del fiscal, aunque ha reconocido que ha ayudado "política y jurídicamente" a los "presos políticos" de ETA "asumiendo" que podía ser condenada por integración en organización terrorista -lo fue en 2020 por su participación en el conocido como frente de makos-.

La acusada ha rechazado haber intervenido en los debates internos de ETA: "Nunca me he pronunciado". Sin embargo, ha destacado que sí ha hecho aportaciones en el entorno de la izquierda abertzale para "dar pasos hacia la paz y la convivencia", por ejemplo apoyando la declaración del pasado 18 de octubre en la que se reconocía el daño causado a las víctimas.

La presidenta Ángela Murillo la ha interrumpido en varias ocasiones llegando a pedirle que no diese "un mitin sobre ETA". Jon Enparantza también ha lamentado que "después de tantos años del cese definitivo de la actividad armada se aborden las consecuencias del conflicto de forma policial y judicial" en lugar de hacerlo "desde un punto de vista constructivo y restaurativo".

Además, ha criticado la "dureza" del fiscal en la exposición de su informe. "No se puede mantener que ETA sigue existiendo, es una falacia", ha subrayado y, al igual que Zulueta, ha destacado "el papel de los abogados en el contexto del año 2010 y posteriores".

Ambos han asegurado que los alias que les atribuyen las acusaciones no hacen referencia a ellos.

Zulueta ha aseverado que los dispositivos electrónicos en los que se encontraron documentos de comunicaciones entre los alias "Marxel" y "Bixer" -que la Guardia Civil vincula a la acusada- no eran suyos ni habían sido escondidos por ella.

Ha señalado también que no vivía en la casa donde fueron hallados, aunque ha reconocido haber estado allí porque visitaba a una persona a la que defendió como abogada.

Sobre el pendrive incautado tras un cuadro en su despacho y en el que se halló un plano de zulos en el monte Jara francés, ha reiterado que "no tiene sentido" haber escondido cosas "para sí misma". "No eran escondites para la Guardia Civil", ha añadido.

noticias de noticiasdealava