El comercio local se reinventa

El consumo que deja la era Covid-19

Diez tendencias a la hora comprar productos, bienes y servicios que han llegado para quedarse

30.10.2020 | 11:53
Aunque el COVID ha hecho que haya menos gente por las calles y haciendo compras, se sigue haciendo.

1. COMPRA SOSTENIBLE
La pandemia ha cambiado casi todo, también la forma de comprar, que es ahora más reflexiva, más sostenible y más ecológica. La mayoría de personas expertas coinciden en que esta crisis ha aumentado la preocupación por la sostenibilidad y la responsabilidad social. Quien consume es más sensible a los problemas de su entorno y más exigente con las marcas. El consumidor tendrá mucho más en cuenta alimentos que impacten en su salud y analizará quién está detrás del producto que consume, por lo cual apostará por empresas con las que comparta valores, con las que se sienta identificada y respeten el mediombiente y a las personas.

2. COMPRA DE PROXIMIDAD
La seguridad, la cercanía y la calidad del servicio que ofrece el comercio de proximidad han hecho que lla ciudadanía vuelva a experimentar los beneficios -calidad, precio y variedad- de la tienda de su barrio, esa que siempre estuvo ahí. La crisis sanitaria ha creado una la conexión entre la comunidad y el comercio local por lo que muchos establecimientos han comenzado a implementar nuevos canales 'online' y telefónicos para la realización de pedidos a distancia, reparto a domicilio o recogida en tienda.

3. COMPRA RACIONAL
El consumidor actual es más consciente, demandante y crítico, no solo con lo que compra, sino con su manera de vivir en general. Las personas se informan cada vez más en internet antes de realizar una compra y, en vista de que lquien consume analiza más minuciosamente los productos o servicios antes de solicitarlos, será cada vez más exigente. Por esto, las ofertas, los precios y la calidad de las marcas blancas y la publicidad altamente personalizada conseguirán llamar la atención del comprador. Además, factores como la inmediatez del servicio y la relación calidad-precio determinan que el cliente haga su pedido.

4. COMPRA ONLINE
Los expertos coinciden en que las ventas online continuarán creciendo en los próximos meses, en especial en el sector de la alimentación y de los productos frescos. Muchas personas consumidoras, reticentes antes de la pandemia a este tipo de compra, la han probado durante el confinamiento y han desmentido los tabúes al respecto, decantándose por su uso.

5. PAGO DIGITAL
La crisis sanitaria ha provocado un considerable incremento en el uso de la tarjeta en detrimento del dinero. y hay quienes auguran la desaparición del dinero físico en no mucho tiempo. Según un estudio de Mastercard, durante el confinamiento, los pagos contactless se convirtieron en el método de pago preferido para el 66% de los españoles./as. El estudio augura que el pago sin contacto "ha llegado para quedarse", ya que el 75% de las personas encuestadas tiene intención de continuar utilizando este método cuando pase la pandemia. Asimismo, un 22% afirma que ha dejado de usar dinero en efectivo, mientras que un 40% dice haber cambiado su tarjeta por una que permita los pagos contactless. Conscientes de ello, muchos retailers ya han implementado alternativas como los e-wallets, Apple Pay, las tarjetas de crédito contactless y el bizum ha llegado para quedarse, siendo una opción cada vez más extendida para realizar pagas entre comercios y personas consumidoras.

6. DIGITALIZACIÓN DE LAS MARCAS
A raíz de esta crisis, también se han provocado cambios significativos en la manera en la que los consumidores se relacionan con las marcas. Las empresas han tenido que adaptar sus mensajes, sus campañas publicitarias y el modo de atender a su clientela y vender sus productos. Esta transformación digital ha sido clave para que muchas empresas y negocios se hayan mantenido a flote durante la crisis apostando por una mayor presencia en redes, contacto vía 'Whatsapp' y mejoras en la web para facilitar la experiencia y atención de los usuarios.

7. ADAPTACIÓN DE LAS TIENDAS FÍSICAS
Con la implementación de los protocolos de higiene y seguridad las tiendas han buscado generar la confianza necesaria en sus usuarios. sobre todo, teniendo en cuenta que las tiendas físicas es dónde el cliente busca el asesoramiento necesario antes de decidirse a comprar. Implantación de códigos QR, recogida de forma automatizada y probadores virtuales, entre otros, han sido claves a la hora de adaptarse a los cambios. Además, las marcas ofrecen una experiencia de compra en la que se utilizan distintos canales, tanto el presencial como el online. Al tener acceso a los productos digitalmente, quien consume accede a la tienda ya informado, incluso con la compra ya realizada, y acude allí para recoger su pedido y probarlo físicamente.

8. RE-ORGANIZACIÓN DE LAS CADENAS DE SUMINISTROS
La resistencia de las cadenas de suministro se ha visto puesta a prueba durante la pandemia, especialmente en las compañías fuertemente internacionalizadas. Buscar la flexibilidad con proveedores más cercanos y procesos de fabricación más eficientes y competitivos será la clave, al igual que determinar dónde están los clientes y los proveedores y el tiempo de respuesta. Una vez analizado esto, establecer si hay proveedores locales que puedan abastecer el mismo producto y establecer nuevos stocks de seguridad para afrontar posibles desabastecimientos se han convertido en verdaderos tetos para el sector.

9. DELIVERY
Casi cualquier artículo que se pueda comprar puede ser entregado directamente a su puerta. Las aplicaciones de delivery están entre los grandes ganadores en medio de la crisis generada por el coronavirus. Estas plataformas son las nuevas grandes aliadas de los establecimientos – ya no solo de restaurantes o tiendas de comida- que debieron cerrar por las reglas sanitarias impuestas. Así, las plataformas digitales han cubierto la última escala en la distribución comercial de establecimientos de restauración y comercio minorista.

10. AUGE DE LAS FORMACIONES ONLINE
Este formato es el preferido por las personas usuarias, muy por encima de otros como a distancia, semipresencial o presencial. La irrupción de la formación online no parece ser pasajera y ha venido para quedarse. Antes del confinamiento ya había centros y universidades que apostaban por este modelo de forma abierta. Una modalidad la que se han sumado diferentes actividades ya que el confinamiento ha sido para muchas personas del sector del comercio para formarse.