Mesa de Redacción

El apartamento

14.05.2020 | 23:21
El apartamento

No creo que una alianza de los mejores guionistas pudieran tramar el sembrado de minas que ha sido capaz de tejerse a sí misma en su mandato al frente de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso. Ya apuntaba maneras en la campaña electoral que la aupó a la presidencia, con momentos impagables e imborrables como su célebre "un atasco a las tres de la mañana un sábado en Madrid me parece una enseña de Madrid". Pero los últimos días están siendo un auténtico festival. Y sí, es verdad que le tienen ganas, que su puesto es muy cotizado y que la Villa y Corte política es una jauría, que atizarle a ella es atizarle a su jefe, Pablo Casado, que una buena cortina de humo nunca viene mal y más en estos tiempos... lo que quieras, pero a ese nivel, una política debería de conducirse, al margen de su ideología y sus siglas, con otra responsabilidad y, de paso, no ponérselo tan fácil a sus adversarios –que imagino es lo que pensará alguno en su partido–. El affaire del apartahotel es –por ahora– el último capítulo, quizá el más feo, de una lista que en los últimos días ha incluido el desafortunado acto en Ifema. En otra pirueta, Ayuso ha señalado por este asunto a su socio de gobierno, Ciudadanos –ayer fue cesado un cargo del departamento de Políticas Sociales–. Lo seguro es que este, u otro capítulo, continuará.