Menos mal que se acaba ya el año...

Casi estamos contando los días para perder de vista un 2021 horroroso, peor incluso que 2020: parece que no hemos mejorado en nada y nos obstinamos en nuestros errores

27.12.2021 | 07:27
David Pla

¿Un jefe de ETA, en serio?


La semana pasada Bildu mostraba en redes su solidaridad con Mikel "Antza" Albisu, jefe político de ETA, y se situaba con quienes le aplaudían en su enésimo paseíllo hasta un juzgado. Esta semana hemos confirmado que la lista que Sortu propone para su dirección, absolutamente continuista, se integra David Pla, que fue el último jefe de ETA. Así, sin esconderse: ¿dónde va a estar mejor un tipo que ha ejercido el fascismo en Euskadi que en la ejecutiva más influyente en Bildu? Pero insisto en lo de siempre: el problema no es lo que hace Sortu, sino quienes se lo consienten a cambio de mantener el escaño.

A tope con la vacunación infantil


Que de descerebrados está el mundo lleno es una evidencia. Los hay en política como los hay en cualquier otro grupo humano, por ejemplo, el de amas y aitas de cualquier ikastola: son capaces de cosas sorprendentes y no siempre para bien. Antes de la pandemia eran capaces de exponer a sus hijas e hijos a enfermedades infecciosas (pero porque sabían que estaban en entornos salubres y seguros) y con el coronavirus matando se plantean la vacunación a menores. En The Conversation han publicado un post con las "Cinco razones que apoyan la vacunacio?n infantil contra la covid-19", todas ellas de pleno sentido común.


Sí, pasan de nosotros


En Público han recogido un acertado hilo en Twitter de Jorge Campanillas sobre los datos que proporcionamos con nuestro pasaporte covid. En resumen: ninguno. Es más: "Al camarero no le importa nada tus datos". De hecho, "puede obtener de otras maneras si quisiera; por ejemplo, a partir de la información del datáfono si pagamos con tarjeta". Lo más importante es que las aplicaciones que leen los famosos códigos QR "no guardan datos, sino que se limitan a comprobar si el pasaporte covid es válido o no", y que "un hostelero tiene la obligación de pedir esos datos, de modo que si quieres entrar necesitas proporcionárselos".

No son los pueblos: es la ciudad


Quien hoy siga defendiendo Madrid como modelo de gestión de la pandemia o la economía presenta oficialmente su candidatura a tonto del año. Es así de aplastante. A la capital de España le ha durado lo que dura un confinamiento ser también la capital de la libertad y la diversión: sin servicios sociales y con sensación de indefensión "la gente se sigue marchando de Madrid: el éxodo pandémico ha llegado para quedarse" (Magnet). Pero no se trata del reclamo del pueblo bucólico con una conexión a Internet medianamente decente, se trata de que la gran ciudad española ha puesto en marcha la centrifugadora.

No son los impuestos, es el negocio


No me sorprende que la dictadura china haya intervenido las redes sociales de una de las principales influencers del país, ni que esta sea apenas conocida fuera de las fronteras, ni que el gobierno haya podido bloquear sus cuentas en redes sociales hasta que Viya, la musa de Alibaba (el Amazon chino), abone los 1.340 millones de yuanes (unos 210 millones de dólares) que le reclama su hacienda. Lo que me sorprende es que en una dictadura socialista una instagramer haya acumulado alrededor 1.400 millones de dólares, por ejemplo, con vídeos en directo por los que parece que cobraba hasta 30.000, según Xataka.

noticias de noticiasdealava