Confebask pide cautela con la subida del SMI porque afectará a sectores en crisis

La patronal recuerda que es la referencia salarial de la hostelería o el sector primario y que su recuperación es más lenta

08.09.2021 | 00:41
La portavoz del Gobierno central, Isabel Rodríguez, ayer en Madrid. Foto: E. Press

Vitoria – Confebask pidió ayer cautela con la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) aunque reconoció que el impacto en Euskadi sería limitado. Los empresarios vascos entraron en el debate de las últimas semanas defendiendo que, aunque es cierto que hay pocos vascos con su salario referenciado al SMI, trabajan en sectores como la hostelería, el sector primario o el empleo doméstico, entre otros segmentos de Servicios. Son actividades que son precisamente las que van más retrasadas en la recuperación y una subida salarial puede sumar obstáculos en el camino.

Por ello, el responsable de Economía de Confebask, Pablo Martín, reclamó ser "cuidadosos" en el debate, porque es importante "tanto la cuantía como el momento en el que se aplica" la subida por parte del Gobierno español, que ayer insistió en que la medida se aprobará con carácter "inmediato" y que no tendrá efectos negativos sobre el empleo como sostiene el PP.

El debate continuó ayer marcando el paso de la actualidad económica –dejando en un segundo plano el precio de la luz– con cruce de declaraciones entre sindicatos, patronal y Gobierno, y ruido desde las filas populares. Incluso la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, entró en una cuestión que se resolverá cuando termine el pulso entre la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. O lo que es lo mismo, la pugna entre la mano socialista que tiene la llave de la caja y la visión más frugal del gasto y la que lleva la bandera de Podemos en el Ejecutivo.

La portavoz del Gobierno español, Isabel Rodríguez, no quiso ayer aclarar si la subida del SMI se realizará en septiembre, como defiende el equipo de Díaz, o en octubre, como plantea Calviño. Tampoco concretó la cuantía del incremento. Lo que sí hizo Rodríguez fue "reiterar el compromiso" del Ejecutivo central de elevar el Salario Mínimo hasta el 60% del sueldo medio esta legislatura. También insistió en que el "deseo" es que los agentes sociales pacten una subida.

No será fácil. Primero porque técnicamente la negociación entre sindicatos y patronal concluyó el pasado lunes sin acuerdo. Y, sobre todo, porque el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, volvió a cerrar ayer esa puerta. "No estamos diciendo que no se suba, estamos diciendo que no se suba ahora, con la que está cayendo", afirmó Garamendi en Radio Intereconomía.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, afirmó que con la coyuntura económica actual, no es el momento "adecuado" para que el Gobierno plantee una subida de la referencia salarial. Según explicó Amor en una entrevista en Telecinco cuando sube el SMI las principales afectadas no son las grandes y medianas empresas, sino "las muy pequeñas y los autónomos que tienen empleados a su cargo" y cuyo sueldo está ligado en algunos casos al SMI.

Pero también hay reticencias desde el mundo sindical a apoyar al Gobierno central en esta cuestión. El secretario general de CCOO, Unai Sordo, afirmó que ve difícil un acuerdo con los sindicatos para 2021 si no ofrece garantías de que el SMI se situará en al menos 1.000 euros el 1 de enero de 2022, lo que supondría un salto de al menos 50 euros respecto a la cifra actual. Sordo admitió así apoyar ahora una subida testimonial (entre 12 y 19 euros, previsiblemente 15) para lo que queda de año, pero revisar la cifra de nuevo los próximos meses sumando otros 35 euros.

UGT hace otras cuentas y su secretario general, Pepe Álvarez, defendió una subida de entre 25 y 30 euros para este año e insistió en la necesidad de alcanzar un acuerdo que incluya a los empresarios para poder situarlo en el 60% del salario medio español, en torno a 1.100 euros, al final de esta legislatura. A juicio de Álvarez, la negociación debe enfocarse a medio plazo, con el horizonte de 2023 y subidas graduales, y estima que la CEOE rechaza esa posibilidad por "razones políticas.

el salario mínimo

950

euros es la cuantía actual del SMI. El Gobierno central plantea subirlo este año en unos 15 euros. En ese caso debería incrementarlo en cerca de 150 euros los dos próximos años para cumplir el compromiso de la legislatura. xxxxxx

pablo martín (confebask) "Hay que ser cuidadosos con la subida" "Aunque en Euskadi una subida del SMI tendría una incidencia bastante reducida porque contamos con los salarios más altos de todo el Estado, sí hay sectores, como pueden ser la hostelería, sector primario y otros subsectores de servicios –los que todavía están más atrás en la recuperación– que son los que pueden verse, en mayor medida, afectados; por tanto, yo creo que hay que ser cuidadosos", aseguró ayer el Responsable de Economía de Confebask, Pablo Martín.

noticias de noticiasdealava