Casi la mitad de los trabajadores vascos teme perder su empleo por la pandemia

Una encuesta del Gobierno Vasco sobre el impacto de la pandemia revela la inquietud de gran parte de los empleados

20.02.2021 | 00:17
Un trabajador de la planta de Tubacex en Amurrio abandona . Foto: J.M. Martínez

gasteiz – En un contexto económico en el que muchas empresas e incluso sectores en su totalidad desarrollan su actividad en un clima de incertidumbre sin precedentes, gran parte de la fuerza laboral vasca tiene serias dudas respecto al mantenimiento de su puesto de trabajo. Así, al 45% de los vascos que tienen un trabajo remunerado o se encuentran en un ERTE les preocupa mucho poder perder su empleo como consecuencia de la crisis desatada por la pandemia de coronavirus.

Se trata de una de las conclusiones más contundentes del estudio sociológico hecho por el Gobierno Vasco sobre Brecha salarial y brechas de género en el mercado laboral, al que ha tenido acceso Efe, en el que también se incluyen datos sobre la percepción de los vascos en torno a las consecuencias laborales del covid. Algo más de la mitad de los 1.200 encuestados para el estudio tienen un empleo remunerado o están en ERTE, y de ellos el 22% reconoce que le preocupaalgo la posibilidad de perder su empleo o tener que cerrar su negocio.

Al 16% le preocupapoco esa posibilidad y al 17% nada. Hay algunas diferencias entre las respuestas dadas por hombres y mujeres, especialmente entre los que reconocen una mayor preocupación, ya que mientras que al 43% de los hombres les preocupa mucho, este porcentaje sube al 48% entre las mujeres.

Cuando se pregunta por el impacto de la pandemia en los ingresos personales, un 63% del total de encuestados afirma que no han cambiado, un 16% que se han reducido mucho o bastante, un 13% algo, un 3% que han aumentado bastante o mucho y otro 5% que no tienen ni han tenido ingresos. El impacto negativo en los ingresos ha afectado sobre todo a quienes tienen 45 años o menos y en mayor medida a los hombres que a las mujeres.

La conciliación entre la vida familiar y laboral no se ha visto afectada por la pandemia para un 39% de la ciudadanía. Un 35% señala que el impacto es negativo pero pasajero, un 18% negativo y duradero, y otro 6% positivo. En cuanto a las diferencias de género, la mayoría de hombres y mujeres está totalmente o bastante de acuerdo con que las mujeres están asumiendo más riesgos para su salud debido a su mayor presencia en puestos de trabajo esenciales (89%), con que la sociedad se ha dado cuenta que los trabajos de sectores económicos con mayor proporción de mujeres no están lo suficientemente bien pagados (88%) y que ha aumentado el reconocimiento social de los trabajos de cuidado (79%).

En cuanto a las diferencias entre hombres y mujeres en el ámbito laboral, ambos consideran que la situación actual de estas es peor que la de los hombres en diversos aspectos referentes al mercado laboral.

El 68% cree que es mucho peor o algo peor en cuanto a los salarios, el 67% en el acceso a puestos de responsabilidad en las empresas, el 66% en las posibilidades de conciliar, el 64% a la hora de acceder a un ascenso y un 56% en la estabilidad laboral y las oportunidades de encontrar un empleo, en ambos casos. La valoración de las mujeres es más negativa que la de los hombres en los diversos aspectos analizados, con diferencias iguales o superiores a 10 puntos, salvo en lo referente a los salarios, donde la diferencia es de 5 puntos. Además, las mujeres se han sentido discriminadas en el trabajo por su sexo en mayor medida que los hombres por el suyo, un 5% muy a menudo, un 7% a menudo y un 20% de vez en cuando, frente a un 2%, otro 2% y un 7%, respectivamente, de los hombres.

El 79% de las mujeres y el 72% de los hombres opina que a las mujeres se les paga menos que a los hombres por hora de trabajo.

Los recursos se duplican. El Instituto Vasco de la Mujer, Emakunde, ha doblado las ayudas a las empresas que elaboren planes de igualdad destinados a reducir la brecha salarial, que pasan de 200.000 a 400.000 euros. Emakunde explicó ayer que estas ayudas anuales permiten a las empresas contratar a consultoras homologadas que les presten asistencia técnica para llevar a cabo un diagnóstico y un plan de igualdad. Con motivo de la conmemoración el próximo lunes del Día por la Igualdad Salarial, Emakunde recordó que la brecha salarial es un "problema complejo, de carácter estructural", cuyo abordaje requiere también de respuesta integral.

Ayudas contra la brecha salarial

emakunde

riesgos para la salud

89%

La inmensa mayoría (89%) de los encuestados estima que las mujeres están asumiendo más riesgos para su salud debido a su mayor presencia en puestos esenciales, sector sanitario, educativo y comercial. Además, son empleos que no están bien pagados.