España, el estado de la UE que menos gastó en 2020 para combatir la crisis

El desembolso del 1,3% del PIB contrasta con una contracción económica del 11%, la mayor de Europa

04.02.2021 | 00:56
Una mujer pasea junto a una terraza cerrada en Málaga. Foto: Álex Zea (E.P.)

Madrid – España es el país de la zona euro que menos ha gastado en relación a su producto interior bruto (PIB) para afrontar la crisis que ha desencadenado el coronavirus. Esa es la conclusión más llamativa que se desprende de un artículo del próximo boletín económico del Banco Central Europeo (BCE), que ha sido publicado por adelantado, porque precisamente el Estado español es el más golpeado por la crisis de la covid-19, con una contracción de la actividad en 2020 del 11%. Los autores, Stephan Haroutunian, Steffen Osterloh y Kamila Slawinska, consideran que el gasto de España en esta crisis representa un 1,3% del PIB, frente al 4% de media en la eurozona, basándose en cálculos de la Comisión Europea (CE).

Esta cifra es muy inferior a la que ha facilitado el Gobierno español, que es del 5,5%, debido a la heterogeneidad en la forma de informar sobre las medidas. También es mucho menor que el gasto de Francia, que llega al 3%; al de Alemania, que supera el 4,5%, o al de Italia, que roza el 5,5% del PIB.

dificultades en los cálculos En algunos países "los cálculos de la CE difieren de los de las autoridades nacionales, especialmente en el gasto relacionado con los programas de trabajo a jornada reducida", los ERTE, según el artículo del boletín, que el BCE publica el jueves. No en vano los propios autores del informe reconocen la dificultad de discernir los límites entre medidas discrecionales y estabilizadores automáticos.

Asimismo, los responsables del estudio señalan el diferente tratamiento aplicado a los aplazamientos de impuestos y cotizaciones sociales por parte de los países y apuntan que el impacto de las medidas fiscales adoptadas podría haber sido incluso mayor en varios países que el evaluado por la Comisión, dado que los programas evaluados se prepararon antes de la segunda ola de la pandemia en el otoño, que generó esfuerzos adicionales.

La CE tiende a tratar este gasto como parte de los estabilizadores automáticos desplegados posiblemente por la caída de las ventas o de la producción, pero algunos países lo contabilizan como una medida discrecional en sus planes presupuestarios.

Otras diferencias están relacionadas con el tratamiento de impuestos diferidos y contribuciones sociales. Además, el resultado de las medidas fiscales aprobadas en 2020 puede ser superior en algunos países de lo que calcula la CE porque los planes presupuestarios se prepararon antes de la segunda ola de la pandemia en otoño, que creó costes adicionales para medidas ya aprobadas y para adoptar otras nuevas.

También ha sido menor el gasto de España el año pasado que durante la crisis financiera de 2009, que llegó al 2,5% del PIB. El impacto presupuestario de los estímulos fiscales aprobados en la crisis financiera en 2009 en toda la Unión Europea (UE) llegó al 1,5% del PIB, un punto porcentual menos que en el Estado español.

Sin embargo, los economistas del BCE consideran que el impacto presupuestario de las medidas fiscales aprobadas para afrontar la pandemia "no tiene precedentes en comparación con otras crisis". Cabe señalar que en 2009 se produjeron diferencias mayores entre países que en la situación actual por la pandemia porque durante la crisis financiera algunos no aplicaron estímulos fiscales.

el gasto en el resto de europa

siete países por encima del 5%

Lituania, con un 6,8%, a la cabeza. El mayor esfuerzo fiscal habría sido el acometido por Lituania, con un 6,8% del PIB, por delante de Austria, Malta, Italia, Eslovenia, Irlanda y Países Bajos, todos ellos por encima del 5%, mientras que en Alemania rondaría el 5% y el 2,9% del PIB en Francia.En el caso de las economías del euro, Italia, con más del 30% y Alemania con casi un 20% son los países que mayor apoyo a través de estos instrumentos prestaron a las empresas, por delante de Francia y España, con un esfuerzo cercano al 15% cada una. Por otra parte, únicamente España y Luxemburgo habrían acometido en 2020 un esfuerzo menor que en 2009.