El fin del ERTE de Michelin da algo de aire a la escena económica alavesa

La plantilla de Gasteiz volverá al trabajo desde el 10 de agosto adelantando un mes la salida total del expediente

29.07.2020 | 23:53
Imagen de archivo de la entrada a la planta de Michelin en Gasteiz. Foto: Josu Chavarri

GASteiz – No están siendo días fáciles para la economía vasca y, particularmente, la del territorio alavés. La consejera de Desarrollo Económico en funciones, Arantxa Tapia, hablaba el lunes de "una semana terrible" para referirse al rosario de ajustes de plantillas anunciados por Tubacex, ITP Aero y Aernnova desde la semana pasada. Tampoco la Diputación de Araba ha ocultado su preocupación por la situación, no en vano Tubacex y Aernnova son firmas de origen alavés y a sus plantas en el territorio afectarán parte de los despidos anunciados. El diputado general, Ramiro González, mostró el martes su confianza en que "el carácter muy industrial y muy exportador de Álava será una fortaleza para salir de esta crisis". Y, en medio de este panorama sombrío, ayer una de las factorías emblema del territorio ofreció al fin una buena noticia. Michelin ha comunicado a la parte social su decisión de finalizar el ERTE que comenzó a aplicar en sus plantas del Estado a mediados de mayo –el segundo tras un primero de fuerza mayor presentado al inicio del estado de alarma– y cuya vigencia prevista era hasta el 15 de septiembre. De este modo, sus instalaciones de Vitoria estarán completamente operativas desde el 10 de agosto, con más de un mes de adelanto.

A principios julio, Michelin sacó del ERTE a la mayor parte de las 7.500 personas que componen su plantilla en el Estado, los de las divisiones de moto, turismo, recauchutado y camión, al considerar que estas ramas de actividad habían "recuperado los niveles productivos anteriores a la pandemia". En la planta de Vitoria trabajan unas 3.400 personas, de las cuales permanecían en ERTE entre 1.000 y 1.100. En Lasarte, con una plantilla de 500 empleados, seguían afectados por el expediente menos de un centenar y en Valladolid, unos 350.

Las áreas que no salieron del ERTE fueron la división agrícola de Valladolid, la de fabricación de rueda gigante de Vitoria así como los talleres de productos semiterminados, como el hilo metálico para fabricar los neumáticos. Ayer se reunió la dirección de la empresa con la representación de los trabajadores y comunicó que las previsiones de producción para los dos próximos meses no justifican que la plantilla de Michelin esté afectada por un ERTE. Por ello, las actividades que permanecían con el ERTE (GC, AGI y los talleres de CAP, RCD, RAO y PK/VIT) saldrán del expediente de regulación una vez pasadas las fechas de parada ya comunicadas.

La empresa ha establecido que "las fluctuaciones de producción que pueda haber en los dos próximos meses" se abordarán mediante los mecanismos de flexibilidad interna que tiene acordado Michelin, según explicó UGT en un comunicado. Pese a todo, añade este sindicato, "la previsión para el último trimestre del año es de mucha incertidumbre". Michelin presentó sus cuentas del primer semestre este pasado lunes y anunció que ha perdido 137 millones de euros frente a los 844 ganados en el mismo periodo de 2019.

UGT concluyó su comunicado señalando que acoge "con agrado la finalización del ERTE" pero recordando "que hay personas que no fueron renovadas y que deberán retornar a la mayor brevedad posible", tal y como se acordó en la negociación del convenio colectivo.

tubacex, a la expectativa La de Michelin ha sido una de las pocas buenas noticias en el panorama económico-laboral de los últimos días, después de que el pasado jueves la factoría de Mercedes Benz en Gasteiz confirmara una revisión al alza de su previsión de producción en 2.900 unidades, tras haber recibido varios nuevos pedidos –entre ellos, el de 500 furgonetas para Amazon–.

Por contra, el martes se inició la mesa de negociación del recorte anunciado por Tubacex, con el que la empresa espera lograr un ahorro de diez millones de euros en sus plantas alavesas. "Estamos expectantes. Hablan de rebajas salariales y de despidos pero no dicen cómo. No compartimos que haya que reducir costes. La empresa tiene pulmón, tiene caja suficiente. En 2020 ha dado pérdidas, pero tienen pulmón para mantener a la plantilla tranquila. Es una crisis temporal y por eso pedimos medidas temporales. Ya llevamos unos meses en ERTE", afirmaba ayer en Radio Vitoria el presidente del comité. Hoy está previsto que el comité ofrezca una rueda de prensa en Laudio.