PELOTA MANO PAREJAS
Olaizola II-Urruti 22-13 Oinatz-Mariezkurrena II

El tiempo cura las heridas

El triunfo de Aimar y Urrutikoetxea en zumaia les reengancha en la pelea por el 'play-off' del Parejas y hunde en la tabla a Oinatz-Mariezkurrena II

13.01.2020 | 06:23
Aimar Olaizola se dispone a golpear con la derecha de sotamano.

Duración: 67:22 minutos de juego.

Saques: 1 de Olaizola II (tanto 21) y 1 de Bengoetxea VI (tanto 13).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 656 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 6 de Olaizola II, 2 de Urrutikoetxea, 5 de Bengoetxea VI y 1 de Mariezkurrena II.

Errores: 2 de Olaizola II, 4 de Urrutikoetxea, 2 de Bengoetxea VI y 11 de Mariezkurrena II.

Marcador: 1-0, 4-0, 4-4, 6-4, 6-5, 9-5, 9-6, 14-6, 14-9, 15-9, 15-10, 17-10, 17-13 y 22-13.

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de la liguilla de cuartos de final del Campeonato de Parejas de la LEP.M disputado en el frontón Aitzuri de Zumaia. 622 espectadores. En el primer partido, Agirre-Eskiroz ganaron a Arteaga II-Urretabizkaia II (22-11).

zumaia - Aimar Olaizola: "Es el día que mejor nos hemos compenetrado". Buen resumen al término del choque del Campeonato de Parejas de ayer en el frontón Aitzuri de Zumaia. El delantero de Goizueta valora la mezcla como base de los sueños de su combinación con Mikel Urrutikoetxea, todavía situada lejos de la dinámica arrolladora del Campeonato de Parejas de 2016, donde rompieron los esquemas con un planteamiento nacido desde las carencias al ser dos delanteros: seguridad, defensa de aire, presión, ritmo? Sin embargo, las circunstancias en las que despegaron de la parrilla de salida este curso fueron muy distintas: el navarro estaba en plena adaptación tras renunciar a la jaula y el todoterreno vizcaino viajaba con solo dos partidos en sus piernas en dos meses y medio. Un reflejo desde Las Antípodas.

El tictac del reloj, y la inclusión de un play-off para los rezagados en el quinto y el sexto puesto de la clasificación, trabaja a su favor, una vez instalados en una huida hacia delante al conseguir apenas dos triunfos en la primera vuelta. El tiempo está curando las heridas de los dos manistas. Lo sabían antes de empezar. Despejan nubarrones poco a poco. Ya llueve menos. Se aprovecharon en Zumaia del desplome de Oinatz Bengoetxea, eliminado del tapete por la inteligente táctica colorada de cargar atrás, y Jon Mariezkurrena. El zaguero, quien aseguró ir creciendo en cada comparecencia después de una lesión larga, vivió una tortura: la zurda no le respondió y, aunque comenzó con la derecha mandona, terminó tocado. Cabizbajo, el de Berriozar se hundió. Cometió once fallos. Medio tajo se le fue por el sumidero. ¡Glup!

Con todo, la victoria de Olaizola II-Urrutikoetxea es balsámica. Pasan de la zona de urgencia a planta, atrincherados hasta las cejas en la batalla por seguir soñando. Van funcionando. El espejo está instalado en el Aitzuri. La seriedad les sustenta. Llevan tres victorias, al igual que Irribarria-Rezusta, campeones de 2017, y están a un solo triunfo de Artola-Imaz y Laso Albisu, cuartos y quintos clasificados, respectivamente. El próximo sábado, el de Goizueta y el de Zaratamo se miden a los guipuzcoanos en Mungia en un choque que les puede devolver a zonas nobles y compactar todo. El cielo y el infierno están a una pulgada de distancia.

Ocurre que la clave estuvo ayer en la "compenetración" y en percutir la zurda de Mariezkurrena II, al que le amargaron la tarde zumaiarra. Ni arte ni ensayo. ¿Para qué? El practicismo de Olaizola y, en especial, de un buen Urrutikoetxea rompió la cita. Los azules fueron de más a menos y se desesperaron en la segunda parte.