Laso, semifinalista del Manomanista

El delantero navarro arrolla a Erik jaka por un claro 5-22 en el Labrit de Iruñea y se une a Joseba Ezkurdia en la siguiente fase del campeonato

01.05.2022 | 00:13
Unai Laso celebra el triunfo contra Jaka en el Labrit de Iruñea. Foto: Iñaki Porto

Jaka5

Laso22

Duración: 35:19 minutos de juego.

Saques: 1 de Jaka (tanto 4) y 6 de Laso (tantos 4, 7, 17, 18, 19 y 22).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 138 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 3 de Jaka y 14 de Laso.

Errores: 2 de Jaka y 1 de Laso.

Marcador: 0-1, 1-1, 1-2, 2-2, 2-9, 4-9, 4-15, 5-15 y 5-22.

Botilleros: Ejercieron de botilleros Jon Eskudero (con Jaka) y Jon Mariezkurrena (con Laso).

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 60 a favor de Unai Laso.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de la liguilla de cuartos de final del Grupo B del Campeonato Manomanista de la LEP.M disputado en el frontón Labrit de Iruñea. Lleno. En el primer partido, correspondiente al Manomanista de Promoción, Salaberria ganó a Zubizarreta (22-12). En el tercero, Bakaikoa-Elizegi vencieron a Agirre-Eskiroz (10-18).

iruñea – Unai Laso ya está en las semifinales del Manomanista. Lo logró ayer por la vía rápida ante Erik Jaka. 5-22 en 35 minutos. Se cruzaron 138 pelotazos a buena en el frontón Labrit de Iruñea. El navarro, beneficiado por la victoria de Iñaki Artola ante Beñat Rezusta en Oiartzun del viernes por la noche (13-22), es una bomba de relojería. Explotó en la cara del campeón de 2020. El mano a mano es cruel. Laso no tiene freno. Tampoco techo. TNT en las venas. Dinamita hasta el tuétano. Fuego en la diestra. ¡Boom! Rozó la perfección. Acertó en todo: cargas de profundidad, latigazos de claridad cerca del frontis, un buen saque –cosechó seis tantos, cuatro en los últimos seis cartones– y apenas cometió un yerro, al cruzar un gancho. Exhibición.

El errotarra sigue los pasos de Joseba Ezkurdia, clasificado por la suspensión del choque contra Altuna III, previsto para hoy en el Astelena de Eibar.

Unai Laso, un amasijo de cables pelados, comenzó intentando marcar su ritmo. Es su juego. Baila el rock and roll en cada una de sus actuaciones. Focos para el finalista del Cuatro y Medio y el Parejas. Su diestra es pura electricidad. Abrió las hostilidades con un derechazo de brillo atrás. Respondió Jaka con una escapada sobre chapa. Un centímetro es suficiente. Respiró el de Lizartza, que tiró un pelotazo arriba, intentando abrir huecos. No obstante, el guipuzcoano tenía que dar lustre al riesgo. Sumó el 2-2 con un gran gancho. Un dos paredes de Unai, que respondió ante un regalo de Erik en el txoko, torció el horizonte para el campeón de 2020.

El errotarra agregó perfil violento y agresivo. Su diestra se convirtió en un martillo pilón. Abrió la fábrica. Se fue hasta el 2-9, anotándose dos saques y deslumbrando con el poder de sus manos. Cabe destacar el músculo del 2-5, un derechazo bestial.

Con Jaka forzado a defender de volea a pelota pasada, cuestión complicada para cualquier manomanista, el encuentro se fue derramando entre sus dedos como la arena del desierto. Aun así, el lizartzarra tomó algo de oxígeno con un gancho fuera de Laso (el 2-9, el primer error y único de Unai) y un saque.

A partir de ese instante, el navarro siguió por la senda del frenetismo. Recuperó el saque con un resto de genio, al ancho, que pilló a contrapie a su adversario. Luego, puso la música y la letra al partido. Protagonismo absoluto. Monólogo. Es un delantero explosivo. Tick, tick, tick... ¡Boom! Entró en erupción en el Labrit. Atropelló a Jaka con su juego vistoso y dinamitero. Cuidado con Laso, que sigue en vena. Se fue directamente hasta el 4-15: un dos paredes profundo y veloz (4-11), una dejada al txoko (4-12), un saque-remate, engañando a Jaka (4-13), un gancho (4-14) y un error de Erik, al que le buscó los pies (4-15). Tacada de genio.

Interrumpió Jaka el clínic con un gancho con los pies en el cuadro seis. Se la jugó a la desesperada. La moneda salió cara. Unai no alcanzó el cuero. Pero no perdió el norte. Mismo esquema: derecha poderosa y corazón espumoso. De hecho, cerró con el siguiente tanto con un pelotazo atrás. Se fue al segundo descanso largo con dos saques. Ambos llenos de carga, especialmente el 5-18. El guipuzcoano no fue capaz de ponerla a buena. Erik no levantó el vuelo después. Laso se anotó otros dos saques (el 5-19 y el 5-22) y cruzó dos remates más para resolver la cita.

noticias de noticiasdealava