Nikola Kalinic Jugador del Valencia Basket

"El Baskonia es más físico que nosotros, pero hemos demostrado que podemos ganar a cualquier equipo"

Kalinic, uno de los referentes del Valencia y campeón de la Euroliga en 2017, valora la temporada de su equipo y analiza las claves de la eliminatoria contra Baskonia

29.05.2021 | 23:57
Kalinic se mide con Beirán durante un duelo de este año. Foto: ACB Photo/F. Robledano

Vitoria – Nikola Kalinic (Serbia, 8 de noviembre de 1991) será una de las mayores preocupaciones del Baskonia a partir de mañana en la eliminatoria de cuartos de final de la ACB contra el Valencia Basket. El alero de 2,03 metros de altura llegó a la entidad taronja el pasado verano con el objetivo de llevar al club a otro nivel, incorporando a una figura más que contrastada en la Euroliga. Kalinic reúne experiencia, condiciones físicas, calidad y casa perfectamente con el lema Cultura del Esfuerzo del Valencia Basket. Tras jugar los últimos cinco años en el Fenerbahce, con el que logró alzarse con el título de la Euroliga, esta campaña ha decidido cambiar de aires y probar suerte en España. Aunque se quedó a las puertas de entrar en el Top 8 de la Euroliga, ha registrado los mejores números de su carrera en el torneo –10,4 puntos 3,4 rebotes y 3,2 asistencias por partido– e intentará acabar con buen sabor de boca la temporada alzando el título de campeón de la ACB.

¿Qué le hizo tomar la decisión de fichar por el Valencia después de tanto tiempo en el Fenerbahce?

–En el aspecto deportivo estaba buscando un cambio, quería probar a tener un rol diferente en el equipo, estar más involucrado en ataque, tener más tiempo el balón en mis manos... También quería ver más el sol. En Estambul se vive muy bien, pero el clima es más frío que el de Valencia. Surgió la oportunidad y me dije: ¿por qué no?

¿Qué le está pareciendo el baloncesto español?

–Creo que hay mucha calidad en cuanto al juego en equipo. En Turquía y en Serbia hay mucho talento individual, se juega mucho el uno contra uno, pero aquí se ataca y se defiende en equipo, todos aportan. También hay muchas variantes tácticas.

¿Qué balance hace de su estancia en el Valencia hasta ahora?

–La estoy disfrutando bastante. Valencia es una gran ciudad para vivir. Eso sí, ha sido un año extraño porque con la pandemia no había muchas cosas para hacer en nuestro tiempo libre. Hemos tenido unos momentos fantásticos a lo largo de la temporada, pero en otros hemos estado fatal. Cuando terminas en novena posición en la Euroliga no te quedas satisfecho, pero, siendo realistas, conseguir 19 victorias en la fase regular es un éxito.

¿Fue una decepción quedarse fuera del 'play off'?

–Creo que hemos hecho una buena campaña en la Euroliga, pero no ha sido suficiente para conseguir el objetivo. Perder contra el Olympiacos en casa cuando solo quedaban tres jornadas para el final fue nuestro mayor error, ya que ellos no se jugaban nada. Si hubiéramos ganado ese partido nos habríamos clasificado. También es cierto que tuvimos otras derrotas inesperadas, pero esa fue la más decisiva y la que te da más rabia. Me habría gustado poder competir contra el Barcelona por un puesto en la Final Four, ya vimos que el Zenit le puso en aprietos. Está todo muy igualado por la parte de arriba, no hay mucha diferencia entre el primero y el octavo y habríamos tenido opciones. Son los pequeños detalles los que deciden estas eliminatorias.

¿Le parece injusto que el Valencia no vaya a poder disputar la Euroliga el curso que viene?

–Sí, es una situación incomprensible. Hemos tenido mejor balance que ocho de los equipos que están por debajo nuestro y que van a seguir compitiendo en el torneo. Le hemos ganado los dos partidos al Fenerbahce y al Real Madrid y también hemos obtenido victorias contra el Efes, el CSKA, el Armani y el Bayern. Es una pena que el Valencia se vaya a quedar fuera de la Euroliga, hemos demostrado estar al nivel de los mejores.

¿Le gustaría continuar en el Valencia y competir en la Eurocup o planea buscar un equipo que juegue la Euroliga en verano?

–Creo que estoy en los mejores años de mi carrera y por su puesto que quiero competir al máximo nivel y afrontar grandes desafíos. Mi juego se está volviendo más lento, pero eso lo compensa la experiencia. El físico todavía me responde y me encuentro bien, así que veremos. No quiero tomar ninguna decisión antes de que termine la temporada porque no sería profesional por mi parte. Cuando termine la temporada me sentaré a valorar las ofertas que tenga y decidiré.

¿Qué expectativas tiene para el play off de la ACB?

–Creo que si estamos lo suficientemente concentrados tenemos opciones de ganar el título. Esta temporada hemos demostrado que podemos vencer a cualquier equipo de Europa, pero también nos puede ganar cualquiera. Hemos perdido contra el Gipuzkoa Basket y contra el Betis, por ejemplo. Si nos mantenemos fieles a nuestro juego y al plan de partido y respetamos a todos los rivales lo podemos conseguir. Tampoco quiero entrar a valorar si somos favoritos o no. Esta temporada ha habido partidos que pensaba que perderíamos seguro y ganamos y viceversa. Veremos qué ocurre.

¿Qué espera de la eliminatoria contra el Baskonia?

–Es un equipo al que conocemos bien. Hemos jugado muchas veces contra ellos esta temporada y fueron nuestros rivales por entrar en el play off de la Euroliga y por la cuarta plaza en la ACB. Creo que estamos a un nivel similar. Tienen un equipo más físico que el nuestro, les gusta ser agresivos y jugar rápido en transición y cuentan con jugadores muy habilidosos. Si conseguimos ralentizar el juego, como ya hemos hecho alguna vez esta temporada, tendremos más opciones de clasificarnos para la semifinal.

¿Qué opina de Dusko Ivanovic?

–Si lleva tanto tiempo entrenando en la élite es que algo está haciendo bien. Todo el mundo conoce su estilo, con muchas sesiones de entrenamiento, largas y físicas. Nunca me ha entrenado, por lo que no sería justo valorarlo positiva o negativamente. Lo que se ve sobre la cancha son equipos físicos y agresivos, diría que es un técnico de la vieja escuela.

A usted le ha entrenado durante cinco años una leyenda como Zeljko Obradovic. ¿Cómo es estar a sus órdenes?

–También es un entrenador duro, aunque más en el trabajo mental que en el físico. Eso sí, si empiezas a perder partidos con él lo pagas con entrenamientos más intensos. Con él necesitas estar siempre concentrado al 100% y no solo jugar a baloncesto, tienes que vivir el baloncesto. Le da mucha importancia a estudiar los partidos propios y de los rivales y siempre está muy encima de los jugadores, desde el mejor hasta el peor del equipo, para que corrijan sus errores y mejoren. Al principio no me gustaba tener que reunirme tanto con él, pero al final te das cuenta de todo lo que te ayuda. Su motivación y su dedicación al baloncesto siempre es máxima y eso es lo que lo hace eterno. Tiene nueve títulos de la Euroliga y aún quiere más.

¿Cambia mucho respecto a Ponsarnau?

–En cuanto al estilo de juego y a la manera de llevar los partidos no tanto, pero en cuanto a la gestión de los jugadores son muy diferentes. Ponsarnau nos da mucha más libertad de la que daba Obradovic y a cambio espera respeto por parte de los jugadores.

¿Ha sido difícil gestionar la temporada con la pandemia?

–Desde luego. A veces escucho a gente decir que los jugadores de baloncesto no tenemos motivos para quejarnos porque ganamos mucho dinero, pero hay algunos jugadores de la plantilla que no han podido ver a su familia o a su novia en todo este tiempo porque no pueden venir y eso es muy duro. No es fácil estar centrado y dar el 100% en esta situación. Aprovecho para decir que también hay algunas medidas que no entiendo, como que nuestro equipo femenino haya podido tener aficionados en la grada durante casi toda la temporada jugando en el mismo pabellón y usando los mismos vestuarios y nosotros hayamos jugado sin público. No ha quedado más remedio que seguir haciendo nuestro trabajo y esperar que todo vuelva a la normalidad lo antes posible.

¿Será una ventaja para el Valencia tener público en el play off?

–Creo que es positivo para nosotros y para todos los equipos. Cuando juegas a puerta cerrada y metes una buena canasta, tu banquillo lo celebra, pero no es lo mismo que recibir la respuesta del público. Cuando hay aficionados en las gradas te motivas más, notas que tus jugadas tienen repercusión en las gradas. Incluso los abucheos a tu equipo y al equipo contrario pueden llegar a motivar... Tengo ganas de poder brindarle una victoria a nuestros seguidores en ese primer partido de la eliminatoria en nuestro pabellón.

"Obradovic trabaja más el aspecto mental que el físico, pero cuando pierdes varios partidos lo pagas con entrenamientos intensos"

"Estoy en el mejor momento de mi carrera y quiero competir al máximo nivel, pero no sería profesional tomar una decisión ahora"

"Es difícil de entender que el Valencia no vaya a jugar la Euroliga el año que viene y ocho equipos que están por debajo en la tabla sí"

noticias de noticiasdealava