Zidane se va y nadie da explicaciones

El real Madrid confirma la marcha del técnico francés a pesar de tener contrato y surgen los nombres de Raúl, Xabi Alonso, Conte o Allegri

28.05.2021 | 01:54
Gesto de preocupación de Zinedine Zidane durante un partido del Real Madrid. Foto: Afp

madrid – Hace meses que se venía barruntando y la noticia trascendió en la madrugada del jueves, cuando los programas deportivos nocturnos achicaron la gesta del Villarreal para dar paso a la gran noticia. Zinedine Zidane, el segundo entrenador más laureado de la historia del Real Madrid tras Miguel Muñoz y con un año más de contrato, deja la casa blanca, pero sin más argumentos que las especulaciones periodísticas, lo cual da mucho juego y escasas certezas. Porque, a diferencia de su anterior espantada, con todos los honores, justo después de ganar su tercera Champions consecutiva, ahora lo hace con un panorama radicalmente diferente, vacío de títulos.

El Real Madrid, que le califica de "mito" y "leyenda" se limitó a emitir ayer un escueto comunicado para anunciar la renuncia del técnico francés. "El Real Madrid comunica que Zinedine Zidane ha decidido dar por finalizada su actual etapa como entrenador de nuestro club". "Es tiempo ahora de respetar su decisión y mostrarle nuestro agradecimiento por su profesionalidad, dedicación y pasión en todos estos años, y por lo que representa su figura para el Real Madrid", señala el comunicado.

A la espera de que el entrenador marsellés de sus oportunas explicaciones, el vacío lo llena un torrente de conjeturas, comenzando por el sustituto en el banquillo madridista. Los nombres de Raúl Blanco, otro histórico de la casa y que lleva las riendas del filial, ha entrado en la subasta, como también otro ex, Xabi Alonso, que acaba de ascender al Sanse a LaLiga SmartBank de forma brillante. Dos técnicos italianos suenan con fuerza, uno es Massimiliano Allegri, a quien la Juventus, donde ya entrenó, le quiere repescar ante la poca consistencia mostrada por Andrea Pirlo; y el otro es Antonio Conte, que acaba de rescindir su contrato con el Inter justo después de haber ganado con autoridad el scudetto.

La falta de respaldo El Real Madrid terminó la temporada huérfano de títulos, pero peleando por ellos hasta el final, después de llegar hasta el último encuentro liguero con posibilidades de proclamarse campeón y alcanzar la semifinal de la Champions, donde cayó eliminado por el Chelsea. Pero antes, mucho antes, el frío enero dejó secuelas. El Athletic echaba al equipo blanco de la Supercopa y poco después el Alcoyano, un equipo de Segunda B, le eliminaba de la Copa. Una derrota humillante. Nada nuevo por otra parte en una competición que siempre ha sido esquiva al técnico galo. Y en la Liga estaba a 8 puntos del líder, el Atlético. Confinado en su casa a causa del coronavirus, la crítica fue implacable con Zinedine Zidane, que en ningún momento recibió por parte de Florentino Pérez o cualquier interlocutor válido del club una palabra de cariño o el claro apoyo institucional.

Los exégetas del madridismo sitúan en esa época de desamparo la decisión de Zidane, o al menos sus primeros pasos a la línea de salida. Habría que añadir la política de fichajes, lo que llegaron sin su aprobación y los que no llegaron, pese a pedirlos, y los que fueron cedidos y luego se les echó de menos. Y tampoco se siente con ánimos para hacer la limpia que necesita la plantilla madridista.

Noticias relacionadas

noticias de noticiasdealava