El circuito de Imola regresa a la Fórmula 1

automovilismo este fin de semana acogerá el gran premio de emilia-romaña

31.10.2020 | 01:00
Escudería Ferrari. Foto: Efe

bolonia – Imola está de vuelta en la Fórmula 1. El legendario circuito que albergó el Gran Premio de San Marino hasta 2006 acoge, catorce años después, el de Emilia-Romaña. A un paso de Maranello (una hora en coche, menos de 100 kilómetros), centro neurálgico de Ferrari, Mercedes tiene muchas opciones de llevarse el título de constructores.

La pandemia de covid-19 y el rediseño del Mundial de Fórmula 1 recuperan para la decimotercera prueba del año un circuito que forma parte de la historia. De la buena y de la trágica. En el recuerdo, los duelos entre el asturiano Fernando Alonso y el alemán Michael Schumacher en 2005 y 2006. El primero para el asturiano, que puso fin con Renault a la hegemonía del Káiser con una defensa firme ante los ataques del alemán, y el último, para el heptacampeón.

Pero Imola también es leyenda negra. En 1994, en un fin de semana dramático para el automovilismo, perdieron la vida el austriaco Roland Ratzenberger y el brasileño Ayrton Senna. La tragedia propició cambios en el circuito y desde la última carrera de F1 en esas instalaciones, la de 2006, se han introducido más variaciones, como la desaparición de la Variante Bassa. Alonso estará en el paddock este fin de semana para seguir preparando sobre el terreno su desembarco en Renault, con el que competirá la próxima temporada, y de la parrilla actual solo hay un piloto con experiencia en la categoría reina en el circuito de la región de Emilia-Romaña: el finlandés Kimmi Raikonen, ahora con Alfa Romeo, con el que acaba de renovar para 2021, y entonces con McLaren. Como en el de Eifel en Nürburgring, solo habrá una sesión libre, la de hoy. En el caso de Alemania, vino motivado por la meteorología; en Imola, está programado así. El Gran Premio, por tanto, se reduce de tres a dos jornadas.

Los pilotos dispondrán de diez juegos de neumáticos (dos duros, dos medios y seis blandos) en lugar de los trece habituales. Tras proponer sus compuestos más duros en Portugal, Pirelli ha escogido para la carrera italiana los C2 (duros, raya blanca), C3 (medios, raya amarilla) y C4 (blandos, raya roja).