Valladolid 1 -1 Real Sociedad

La Real acusa las bajas

López, con un gol de suerte, logra el empate para el equipo txuri-urdin equilibrando un disputado partido

14.09.2020 | 00:54
Ander Barrenetxea rodeado de jugadores del Valladolid en una jugada del partido. Foto: Efe

Valladolid 1

Real Sociedad 1

VALLADOLID: Masip; Moyano, Bruno, Joaquín, Nacho; San Emeterio, Míchel (Min. 69, Kike Pérez); Waldo (Min. 79, Weissman), Orellana, Óscar Plano (Min. 69, Hervías); Guardiola.

REAL SOCIEDAD: Remiro; Gorosabel, Aritz, Diego Llorente, Aihen Muñoz; Portu, Zubeldia, Merino, López (Min. 79, Oyarzabal); Barrenetxea (Januzaj, m.79), Isak (Min. 79, Bautista).

Goles: 1-0: Min. 39; Míchel. 1-1: Min. 60; López.

Árbitro: Mario Melero López (Comité andaluz). Mostró cartulina amarilla a Míchel, Nacho, Waldo, Joaquí, del Real Valladolid; y a Aritz, de la Real Sociedad.

Incidencias: Estadio José Zorrilla, puerta cerrada.

valladolid – El Real Valladolid y la Real Sociedad empataron en un buen partido por parte de ambos equipos, que salieron a buscar el gol desde el inicio y que, en el caso de los locales, llegaría antes para tomar una delantera que se rompería en el segundo tiempo por un fallo del meta Masip en una falta directa. La Real, con muchas bajas en este inicio liguero, al menos sumó un punto en un partido disputado.

Los txuri-urdin salieron con intensidad pero los vallisoletanos no tardaron en reaccionar y pasaron a tomar la iniciativa. Nacho, en un centro-chut, estuvo a punto de inaugurar el marcador, pero el portero donostiarra, atento, desvió por encima del larguero. El Real Valladolid seguía dando avisos y solo un minuto después era Waldo el que realizó un fuerte disparo, que repelió el poste. Este trabajo obtuvo su fruto en el minuto 39.

Guardiola lograba un gran control del balón, zafándose con ello de Aihen para prácticamente alcanzar el área pequeña, desde donde ofreció una gran asistencia a Míchel, que llegaba en carrera al punto de penalti para recoger ese centro y anotar el primer gol del Real Valladolid.

El cuadro donostiarra reanudó el choque dispuesto a remontar y Roberto López ya hizo saltar las alarmas con un potentísimo disparo que a punto estuvo de encontrar las redes locales. El jugador de la Real, poco después, se encargaba de lanzar una falta que, en ese caso, sí sorprendió a un Masip que no pudo reaccionar estableciendo el merecido empate.