Homenaje a los humoristas

El Principal, que cuenta con entradas disponibles, acoge hoy a Tartean y su 'Simplicissimus'

06.08.2020 | 00:26
Dos momentos del montaje que la compañía vasca presenta hoy en el centenario teatro de la calle San Prudencio. Foto: Cedidas

Vitoria – En estos días, el escenario del Principal debería estar lleno de actividad, viviendo con frenesí y carcajadas la programación prevista para las fiestas de La Blanca. Pero el covid-19 está haciendo que todo sea distinto, también lo que está sucediendo sobre las tablas del centenario teatro. Aún así, no todo es silencio ni está parado. De hecho, Tartean regresa hoy a la capital alavesa para presentar, en euskera, Simplicissimus, un loco cabaret que el público va a poder disfrutar a partir de las 20.30 horas. Todavía quedan entradas disponibles por 10 euros si se adquieren por Internet y 12 si se pasa por la taquilla.

Estrenada a finales del año pasado, la obra "surge a partir del conocimiento de las azarosas, terribles, hermosas y dolorosas vidas de tres famosos cómicos berlineses de entreguerras. Ellos fueron Fritz Grunbaum, Kurt Gerron y Werner Fink. La historia de estos tres cómicos está íntimamente ligada al terror nazi y a los campos de concentración. Pero ésta no será una historia sobre nazis, ni sobre campos de concentración, ni sobre la solución judía. Sin perder referencias evidentes a hechos históricos, Simplicissimus es un cabaret fuera del tiempo y del espacio. No queremos narrar los hechos como si fuesen parte de una historia pasada, sino como algo que podría volver a repetirse", según explica la compañía en torno a un montaje escrito por Patxo Telleria, quien, junto a Jokin Oregi, también se encarga de la dirección, sin perder de vista que suma además su faceta de actor junto a Olatz Ganboa y Getari Etxegarai, a quienes se suma la labor musical de Adrián García de los Ojos.

La historia "explora los límites del humor y homenajea a los humoristas que sufrieron y sufren persecución por pretender ejercer su trabajo en libertad", una realidad pasada que sigue siendo presente. Con estos mimbres, Tartean abre la puerta a la risa y el disfrute, pero también a la reflexión y la emoción. A un viaje temporal, muy anclado al hoy, desde el mundo frívolo de los años 20 hasta la tragedia de la guerra, desde un humor propio del vodevil hasta un cabaret clandestino en el que intentar decir muchas cosas pero entre líneas. Así lo descubrirán quienes acudan hoy a un Principal que, por supuesto, mantiene vigentes todas las normativas de seguridad e higiene que se vienen aplicando desde su vuelta a la actividad.