El "matrimonio" de la cerveza artesana

Las distribuidoras Brew Gast y Otsoak se fusionan para aunar "las mejores" birras en un solo catálogo y mejorar su servicio

14.05.2022 | 11:40
Txuma Acosta, Roberto Moreno y Jon Arrieta, tres de los cuatro integrantes del nuevo "matrimonio" formado por Brew Gast y Otsoak.

Brew Gast nació en Vitoria en febrero del año 2015 "como otros muchos negocios", fruto de una afición. En su caso, la cerveza de calidad. Y con el objetivo de suministrar en perfecto estado este producto, ya fuera artesano o de importación, a todo aquel que lo desease.

La aventura de Txuma Acosta y Roberto Moreno arrancó de forma modesta, de la mano –eso sí– de una de las empresas importadoras más veteranas del norte, Cervebel, que maneja populares marcas internacionales como BrewDog, Weihenstephan, Brooklyn u O'Haras. Y también, como distribuidora exclusiva en la ciudad de Naparbier, elaborada en la vecina Pamplona, una de las casas pioneras en producir birra artesanal en el conjunto del Estado.

Era una época en la que la penetración de esta bebida kilómetro 0 era todavía incipiente en el mercado local, pero en la que ya parecía claro que no se trataba de una moda pasajera. Buena prueba de ello es que, por aquel entonces, unos pocos valientes ya se habían lanzado a elaborar su propia cerveza made in Álava –pioneros como Baias, Byra o Falken–, que la ciudad acababa de estrenar una tienda especializada en el género todavía hoy en funcionamiento –Birrak Store– y que cada vez más establecimientos hosteleros se animaban a servirla dada la creciente demanda.

Por si fuera poco, apenas unos meses después del nacimiento de Brew Gast, una segunda distribuidora local bautizada como Otsoak, enfocada al 100% en la cerveza artesana, veía también la luz en la capital alavesa. Como en el caso de la primera, a raíz de la pasión de dos amigos, Niko Laserna y Jon Arrieta, por la birra de calidad: "Cervezas que nacen desde el cariño y que expresan el sentir de quienes cuidan al detalle cada instante del proceso", según resumen ahora en su portal web.

Se trataba, también, del "compromiso" y la "vocación" de estos dos emprendedores, tratar de "difundir la cultura de la buena cerveza con la misma pasión" que sus productores. Saltus, Gross, Brew&Roll, Bidassoa, Caleya o La Quince son algunas de las referencias de un catálogo de Otsoak que no ha dejado de crecer con el paso tiempo. Como el de Brew Gast, responsable de distribuir también a nivel local otras dos marcas de autor ya referenciales como Basqueland o la cántabra Dougall's.


"Respeto y colaboración"

Poco antes de poner en marcha definitivamente su proyecto, Laserna y Arrieta –Otsoak– se citaron con Acosta y Moreno –Brew Gast– en el extinto Green Bay para presentarse, conocerse y, por qué no, hablar de posibles alianzas futuras, un encuentro que fue el germen de un camino posterior en paralelo, de competencia por un mismo mercado en crecimiento, sí, aunque siempre desde "el respeto y la colaboración".

El "amor" ya había surgido, tal y como reconocen a día de hoy los protagonistas de esta historia, que ahora han dado un paso adelante más en esta ya larga relación. No en vano, Otsoak y Brew Gast se han convertido en "matrimonio" tras proceder a su fusión. El objetivo no es otro que aunar en un solo catálogo "las mejores" cervezas artesanas de Euskal Herria y el Estado –fundamentalmente elaboradas Madrid, Cataluña, Cantabria y Asturias– y mejorar su servicio. El sí quiero comenzó a fraguarse hace unos cuatros meses en uno de los templos de la birra artesana de Gasteiz, el Guernica, y "como muchas otras veces tomando unas cañas".

Txuma, Jon y Roberto abren a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA las puertas del pabellón de la calle Oreitiasolo que desde hace apenas dos semanas ya funciona como hogar familiar, el punto desde el que van a distribuir su género a decenas de establecimientos hosteleros y otros minoristas de Gasteiz, Álava y distintas localidades del entorno. El trajín de barriles, cajas, palés y vehículos es constante en las instalaciones, que hasta la reciente fusión han sido el almacén de Otsoak y todavía están esperando mejoras tanto estéticas como de equipamiento.

Lo que ya es del todo perceptible es la inmensa variedad de cervezas artesanas y de importación que, ya juntas, ambas distribuidoras van a poder suministrar a partir de ahora de forma exclusiva a su clientela. En números gruesos, una quincena de marcas artesanales –con sus respectivas variedades–, siempre frescas, junto a un número incontable más de birras alemanas, belgas o británicas de histórica popularidad y con "una demanda muy alta", según subraya Moreno. Según sus cálculos, y en cifras también aproximadas, la incipiente distribuidora va a llegar a alrededor de 70 clientes solamente en Vitoria. Los equipos de Otsoak y Brew Gast, que suman un total de siete personas, ya son uno solo y podrán ocuparse en muchas mejores condiciones de las tareas de reparto, de las cuentas o de la siempre imprescindible comunicación.


Una ciudad muy cervecera

La capital alavesa, a pesar de su mediano tamaño, puede presumir de ser una de las ciudades con más grifos de craftbeer por habitante de toda la península ibérica, a la altura de grandes urbes como Barcelona o Lisboa: con buques insignia como el Kitsch, el Abisina, el Naski, La Grange, Falken Beer Club o Falerina Taberna, unos cuantos más que van especializándose en el género y otro importante grupo de establecimientos que "poco a poco" van incorporando grifos y referencias a su oferta.

"En Vitoria, para ser una ciudad pequeña, hay una gran cultura de la cerveza artesana", certifica Moreno, quien atribuye en parte esta realidad a una clientela que cada vez demanda más este producto: consumidores habituales que un buen día han conocido la birra de autor y "han caído rendidos". "Yo siempre pongo el ejemplo de la carne: no es lo mismo pechuga de pollo que solomillo. Y además, el mundo craft ha evolucionado a mucho mejor. Durante todo este tiempo hemos ido un poco de la mano de los cerveceros, creciendo un poco con ellos", contextualiza, entretanto, Arrieta.

Y "lo mejor está todavía por llegar", auguran estos emprendedores. "A veces el cliente incluso va por delante de nosotros. Las cerveceras se van profesionalizando más y el siguiente paso tiene que ser llegar a ese tope que el craft ha tenido siempre: entrar en esos sitios donde solo había cerveza industrial e ir reemplazándola", apunta de nuevo Arrieta.

Un análisis en el que coincide Romero, quien considera que el consumidor de cerveza artesana "está creciendo" no solamente en número, sino también "en sabiduría y demanda". "Hay mucho camino por delante", vaticina el 50% de Brew Gast, aludiendo también a muchas nuevas modalidades de cerveza, con elaboraciones, matices y sabores que todavía no han arraigado aquí, pero que tarde o temprano también irrumpirán en el escenario local.

Noticias relacionadas

noticias de noticiasdealava