Inundaciones históricas en Vitoria

El agua remite aguas abajo de la presa, donde había llegado a un récord histórico

El mayor desembalse de la presa inundó campos y carreteras, pero las incidencias fueron menores de las previstas

11.12.2021 | 23:58
Dos imágenes de la crecida del Zadorra en Arrazua Ubarrundia. Fotos: Pilar Barco

Aunque la imagen que ofrecían las localidades aguas abajo de los embalses era de catástrofe, especialmente en localidades del término de Arrazua Ubarrundia, lo cierto es que ayer desde media mañana se observaba cómo la lámina de agua que cubría parte del territorio había bajado, al igual que sucedía en otras zonas, como es el caso de Rioja Alavesa, principalmente en los pueblos ribereños del Ebro: Lapuebla de Labarca, Elciego y Baños de Ebro.

En esa última localidad, el río Ebro estuvo desbordado durante muchas horas cortando la carretera A-4205, donde se encuentra la captación de agua de la comunidad de regantes, enfrente de la presa de Torremontalvo. Asimismo, continuaron cayendo rocas y piedras a la carretera en esa comarca. Así, en Navaridas, el Ayuntamiento acordó un gasto extraordinario para limpiar las calzadas y los caminos perjudicados, para evitar accidentes a turismos y maquinaria agrícola. Asimismo, la enorme roca de más de 600 kilos caída en la carretera entre Laguardia y Elvillar fue retirada en la mañana de ayer por una grúa.

Más cerca del embalse de Ullibarri Gamboa, la alcaldesa de Arrazua Ubarrundia, Mari Blanca Antepara, que además reside en Luko, relataba a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA que aunque había algunas carreteras en las que se hacía complicado circular –la A-4356 estaba cortada en Andagoia–, en el resto se podía conducir aunque con precauciones. Durante la noche del viernes al sábado se temió que la crecida fuera superior, pero al final se estabilizó sobre las siete de la mañana y a primeras horas de la tarde se había iniciado el retroceso de las aguas.

Por su parte, el hasta ahora presidente de la Junta Administrativa de Durana, Iñaki Sáez de Ibarra, comentaba que había problemas en el barrio de la estación y en la zona llamada el arca de Noé, que estaba anegada completamente de agua. En cuanto a las carreteras no había ninguna cortada, aunque en la de Bergara se circulaba con algunos problemas.

Javier Ozaeta, de Mendibil, señalaba a este diario que la situación se había acercado al límite, incluso con una altura en la zona inundada superior a la sufrida en el año 2003, que estaba considerada como la más elevada. El principal problema que había en esta localidad se refiere a la depuradora. Y es que al estar en una cota baja, el agua desembalsada la ha afectado y, en consecuencia, parte de residuos han ido a parar al arrastre del cauce.

Desde esta localidad se viene pidiendo apoyo a las instituciones para construir un nuevo colector que recoja las residuales de este y otros pueblos y se envíe hasta Crispijana, que se encuentra en una cota más alta. De momento, han solicitado al Plan Foral financiación para separar las residuales de las pluviales, pensando en la solución propuesta.

Por último, en Arroyabe, José Antonio Muzas detallaba que se habían visto afectadas, por la riada, numerosas piezas de huertas que acababan de ser sembradas. Asimismo, en el molino se vieron obligados a desalojarlo, vaciar el almacén y sacar a los animales para llevarlos a un lugar más seguro. En la zona del puente, el río estaba desbordado, pero, afortunadamente, no llegó a entrar en las viviendas.

En todos los casos, se destacaba la estabilización o descenso de las zonas afectadas. Aunque las dos presas estaban desembalsando una gran cantidad de agua al unísono, en torno a 120 metros cúbicos, la situación era de retroceso.

Sin embargo, más abajo, en Trespuetes y especialmente en Víllodas, se mantenía el caos. El puente medieval seguía cortado al tráfico y los Bomberos forales seguían realizando el paso de personas, con continuos viajes de ida y vuelta por la vía verde, según comentaba el presidente de la Junta, Miguel Ángel Monreal.

En esa zona estaban cortadas las carreteras A-3302 (Asteguieta, Trespuentes y Víllodas), la A-4314 (Víllodas), la A-4358 (Acceso a Iruña Veleia) y la A-4359 (Trespuentes). Asimismo había problemas en La Puebla de Arganzón y fue necesario cortar la carretera A-3322, entre Tuyo y La Puebla.

Por su parte, el alcalde de Kuartango, Eduardo Fernández de Pinedo, comentaba que el nivel estaba descendiendo desde primeras horas de la tarde, destacando que esta vez no había llegado a las piscinas.

Montaña Alavesa El presidente de la Cuadrilla y alcalde de Arraia-Maeztu, Anartz Gorrotxategi, confirmaba también el descenso de aguas en la comarca, especialmente en Santa Cruz de Campezo, Maeztu y Fresnedo, donde se encuentran las piscinas naturales, aunque a última hora de la tarde de ayer quedaban grandes balsas de agua en la comarca.

Recomendaciones

Mejor, sin coche. Desde el Ayuntamiento de Vitoria se recomienda evitar coger el vehículo particular. Pese si es necesario, se dan una serie de pautas en los puntos más problemáticos. Según la información facilitada por las fuentes municipales consultadas, la salida de Vitoria-Gasteiz a Bilbao estaba ayer cortada por Portal de Foronda. Se acabó por habilitar la salida a Bilbao por Portal de Gamarra desde avenida del Zadorra. También se puede salir por esta ruta: Durana-A-3004-N-240-AP1-autovía a Bilbao. Desde el Consistorio gasteiztarra se recordaba ayer que estaba cerrada la avenida de Los Olmos y Portal de Gamarra (parque) hasta Artapadura. El Ayuntamiento pedía precaución en la avenida del Zadorra, zona de El Batán y zona rural sur. Lógicamente, estos datos se actualizarán según las condiciones del desbordamiento.

noticias de noticiasdealava