Preguntas aAlberto LlorenteAlberto Llorente lucha desde su agrupación para equiparar los patinetes eléctricos a las bicicletas.

“La DGT ha pasado la patata caliente a los ayuntamientos”

02.02.2021 | 00:56
“La DGT ha pasado la patata caliente a los ayuntamientos”

VITORIA – El mensaje de Alberto Llorente, presidente de la Asociación vitoriana de patinetes eléctricos, colectivo creado en 2019 y que actualmente agrupa a 300 usuarios, es claro: "Nos gustaría que el Ayuntamiento de Vitoria nos dejara circular por todas las vías urbanas para no desincentivar el uso del patinete eléctrico y que no haya los mismos coches de siempre".

¿Qué le parece la regulación de los patinetes de la DGT?

–La normativa nos parece en parte bien y en parte mal. Lo bueno es que los patinetes ya somos oficialmente vehículos, con su amparo normativo, pero lo malo es que nos ha parecido una falta de valentía por parte de la DGT porque no ha regulado por dónde van los patinetes en las ciudades, con lo cual ha pasado la patata caliente a los ayuntamientos, los cuales han regulado en plan duro, restringiendo a los patinetes a las vías ciclistas y a las vías 30. En algunos casos, les han permitido como a las bicis, que es por lo que luchamos nosotros, para poder movernos por las vías urbanas. Así sería un chollo para la ciudadanía porque podría cambiar coches por vehículos limpios. Por tanto, que no monten una gynkana de por dónde pueden ir los patinetes. La DGT ha hecho una regulación contraria a casi todos los países de Europa, donde se han visto los patinetes como una oportunidad. En el caso de Vitoria, están pendientes de sacar su propia ordenanza y esperemos que nos dejen circular por todas las vías. Como ejemplo, es que las personas que vivan en un pueblo no pueden ir en patinete para llegar a la capital.

¿Y qué le parecen las multas de 200 euros por ir por aceras?

–Siempre hemos defendido que las aceras deben de estar libres de vehículos. Son para los peatones. Y el hecho de que haya patinetes por ellas, nos ha dañado la imagen. Y tienen razón: Hay gente que va desbocada por ellas. / Foto: