Llodio es el primer municipio alavés en lograr el sello de Excelencia en la Gobernanza

Lo recibió ayer en la sede de Eudel y con él son ocho los municipios vascos que ostentan el máximo distintivo de calidad europeo para gobiernos locales

17.12.2020 | 01:06
Ander Añibarro posa con la figura que acredita a Llodio.

Llodio – Conseguido. El Ayuntamiento de Llodio se ha convertido en el primer municipio alavés en ser reconocido por el Consejo de Europa con el sello de Excelencia en Gobernanza (ELoGE 2020), tras la ceremonia celebrada ayer en la sede de Eudel en Bilbao, a la que acudieron tanto el alcalde, Ander Añibarro, como el concejal de Función Pública, Ander Larrinaga, y en la que también fueron distinguidos los ayuntamientos de Irun y Ermua. El citado sello está representado por un dodecaedro de cristal, que ya se encuentra en el Consistorio laudioarra, y es la más alta distinción a nivel europeo para los gobiernos locales que acreditan la calificación de excelencia en una lista de doce principios de buen gobierno, establecidos como estándares de máxima calidad e innovación democrática.

Eudel es la plataforma regional acreditada desde 2017 para otorgar este sello en los municipios de Euskadi, tras la evaluación de 97 indicadores que permiten a las autoridades locales identificar cuáles son sus fortalezas y puntos de mejora en los servicios que prestan a la comunidad. "En tiempos de pandemia, el sello EloGE, que debe renovarse cada dos años, cobra mayor relevancia si cabe. En la medida en que sus principios están alineados con los objetivos de desarrollo sostenible, contribuye a fortalecer las instituciones ante los futuros retos y transformaciones sociales", destacó Añibarro. De hecho, el proyecto de Eudel para acompañar a los candidatos, más allá de lograr el distintivo, pretende ser un estímulo para la mejora continua de la gobernanza local.

La de ayer ha sido la tercera convocatoria del sello ELoGE en Euskadi, tras las celebradas en 2017 y 2018, y en estos momentos solo ocho de los 16 municipios vascos aspirantes lo han logrado. En concreto, Irun, con más de 60.000 habitantes; Basauri y Leioa, con entre 30.000 y 50.000 habitantes; Legazpi y Urnieta, con poblaciones inferiores a 10.000 habitantes; y Ermua, Bermeo y Llodio, con entre 10.000 y 20.000 vecinos. A nivel de toda Europa, apenas un centenar de municipios cuentan con este distintivo. Una exclusiva lista en la que, a nivel del Estado, solo se encuentra otro municipio: el catalán Parets del Vallés.

El siguiente objetivo en Euskadi –según avanzó ayer el representante de Eudel, Ager Izagirre– "es continuar colaborando con el Consejo de Europa en este proyecto, incorporándolo dentro de la carta de servicios de Eudel para ofrecerlo, con carácter general, al conjunto de ayuntamientos vascos". Al mismo tiempo, "se van a recopilar las buenas prácticas y experiencias municipales más avanzadas en materia de buen Gobierno para publicarlas en la website del ELoGE vasco: https://eloge.eudel.eus/buenas-practicas.php", adelantó. Entre los doce principios europeos de buena gobernanza se encuentran cuestiones tales como la representación y participación justas, el respeto de los derechos humanos, la diversidad cultural y la cohesión social, y el comportamiento ético de los cargos electos y su capacidad de reacción; así como la transparencia, la eficacia y eficiencia, una gestión financiera sana con la obligación de rendir cuentas a la población, o el impulso de la innovación y la sostenibilidad a largo plazo.

Noticias relacionadas