Las aerolíneas prevén un 70% menos de viajeros

Tras un verano "nefasto", las firmas que operan en el Estado anticipan un otoño e invierno "muy duros"

21.09.2020 | 00:48
Un grupo de personas aguarda la llegada de viajeros. Foto: P. Barco

vitoria – Las aerolíneas prevén que la nueva temporada aérea de este otoño e invierno el número de pasajeros descienda hasta un 70% a causa de la pandemia, tras un verano "nefasto" para el sector en el que sólo volaron uno de cada cinco viajeros que lo hicieron el año anterior. La oferta de vuelos tuvo mejor comportamiento en verano que la demanda, a pesar de que los pasajeros pudieron disfrutar de "unos precios que no se veían desde hace tiempo", según señala el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara.

En la temporada estival se operaron 220.000 vuelos en España entre junio y agosto, un 36% de los del año pasado, mientras que el comportamiento de la demanda fue aún peor, con un 20% de los pasajeros que viajaron un año antes –una quinta parte–, apenas 17 millones.

Aunque es difícil predecir lo que pasará a partir de noviembre, Gándara prevé una temporada de otoño e invierno "muy dura", con una oferta equivalente a un 40% de la de 2019 y entre un 30% y un 35% de los pasajeros de hace un año, lo que supone entre un 7% y un 65% menos.

A este respecto, las compañías todavía no han adaptado las programaciones para este invierno a los niveles de la demanda previstos, asegura Gándara, a la espera de la reciente decisión de la Comisión Europea de relajar la norma de los slot, los permisos de aterrizajes y despegues.

En julio y agosto, sólo voló en España un 24% y un 30% de los pasajeros que lo hicieron en 2019, respectivamente, y se registraron un 40% y un 55% menos de operaciones respecto a las del año anterior cada mes.

La demanda se ha contraído a partir de las restricciones que se han sucedido en distintos países desde que, a finales de julio, Reino Unido recomendase no viajar a España e impusiera una cuarentena, ha agregado. La incertidumbre que ha generado esta situación entre los consumidores ha provocado un desplome de la demanda, impidiendo levantar el vuelo a las compañías en agosto, un mes en el que se confiaba en una mayor actividad aérea, y ensombreciendo la incierta campaña de invierno.

Este escenario también se ha producido a nivel europeo, donde se observa en verano una mayor caída en el número de pasajeros, del 81%, que en el de vuelos, del 64%. Las compañías aéreas se encuentran en una situación de supervivencia, con unas perspectivas para la temporada de invierno y de cierre de año que "alejan el horizonte de la recuperación", lamentan desde la asociación de compañías aéreas.