Emergencia humanitaria en Moria

La Diputación de Álava destina 20.000 euros a la adquisición de alimentos para los refugiados del campo de Moria

La ayuda contribuirá a que el proyecto humanitario Zaporeak pueda ofrecer 4.000 raciones diarias de comida en plena emergencia humanitaria

16.09.2020 | 16:11
Los voluntarios de la ONG Zaporeak han vuelto este miércoles a las cocinas para cocinar miles de raciones comida para repartir entre las personas que se encuentran en el nuevo campo de refugiados de la isla griega de Lesbos tras dar negativo en covid-19 en la segunda prueba PCR.

Zaporeak tiene como objetivo entregar al menos 4.000 raciones diarias acompañadas de fruta, verdura y agua a personas refugiadas afectadas por el incendio. Esta cifra duplica la capacidad actual de la cocina.

VITORIA. La Diputación Foral de Alava ha acordado destinar 20.000 euros al proyecto que desarrolla la organización Zaporeak ante la "dramática situación humanitaria" que se está produciendo de nuevo con quema del campo de refugiados de Moria, en Lesbos (Grecia), una ayuda que contribuirá a que este proyecto humanitario pueda ofrecer 4.000 raciones diarias de comida en plena emergencia humanitaria.

En un comunicado, la Diputación Foral ha destacado que, con esta aportación, responde a la petición realizada por Zaporeak ante la situación de emergencia humanitaria generada por el incendio y posterior dispersión de los refugiados. Esta ayuda económica contribuirá a la compra de alimentos frescos, como fruta, verdura y nutrientes de alto contenido proteico.

Ante la situación creada en la isla de Lesbos, la Diputación Foral de Alava se suma a la solicitud del Gobierno Vasco de un compromiso de la Comisión Europea y sus Estados miembros para ofrecer una respuesta "rápida y urgente" ante esta nueva crisis humanitaria de personas refugiadas, y que consideren la propuesta 'Share' presentada por el Ejecutivo Vasco en el año 2018.

Según ha recordado, Zaporeak es una organización solidaria, sin ánimo de lucro, que nació de una iniciativa en una sociedad gastronómica de barrio. Desde 2016, se ha dedicado a alimentar al colectivo de refugiados en Grecia y su objetivo principal es cocinar a diario "y con dignidad" para las personas refugiadas en Lesbos, punto principal de entrada en Grecia de este colectivo.

La entidad social también realiza labores de sensibilización sobre la actual situación en los campamentos a través de su red de voluntariado en Euskadi y Navarra.

La institución foral ha informado de que, pese a la situación generada con la quema del campamento, sumado a la amenaza global por covid-19, Zaporeak continúa trabajando para ayudar en esta causa humanitaria, redoblando las raciones de alimentos entregados a las miles de personas damnificadas por esta situación.

4.000 RACIONES DIARIAS

Zaporeak tiene como objetivo entregar al menos 4.000 raciones diarias acompañadas de fruta, verdura y agua a personas refugiadas afectadas por el incendio. Esta cifra duplica la capacidad actual de la cocina.

Hasta el momento, el ámbito de trabajo principal de Zaporeak se centraba en personas con enfermedades crónicas y mujeres embarazadas hospitalizadas en el campo de Moria, donde, de acuerdo con datos de ACNUR, el pasado mes de agosto 14.036 personas convivían en un lugar habilitado para recibir a 2.500 personas, y datos conservadores estimaban que en el campo había más de 1.000 menores no acompañados.

Todo ser humano tiene derecho a una alimentación adecuada y tiene el derecho fundamental a no padecer hambre, según las normas internacionales de derechos humanos. Este derecho ha sido además reforzado con la aprobación de la Agenda de Desarrollo Sostenible, Agenda 2030, cuyo Objetivo número 2 recoge una meta explícita para asegurar el acceso de todas las personas, en particular las personas en situación de vulnerabilidad, a una alimentación sana, nutritiva y suficiente.

VUELTA AL TRABAJO EN LAS COCINAS

Los voluntarios de la ONG Zaporeak han vuelto este miércoles a las cocinas para cocinar miles de raciones comida para repartir entre las personas que se encuentran en el nuevo campo de refugiados de la isla griega de Lesbos tras dar negativo en covid-19 en la segunda prueba PCR.

Según ha informado Zaporeak, repartirán estas raciones de comida junto con otras ONGs en paralelo al reparto organizado por el Gobierno griego. "Hemos constatado que el reparto oficial no es suficiente porque ni llega a todas las personas refugiadas y se lleva a cabo un único reparto", han explicado.

Zaporeak ha indicado que en el nuevo campo de refugiados, puesto en marcha tras el incendio de Moria, se encuentran alrededor de 1.000 personas, sobre todo mujeres y familias con niños. "Es un espacio cerrado en donde una vez que entras no tienes salida y es una de las premisas que ha notificado el Ministro de Migración griego para poder continuar con el proceso de asilo", ha apuntado.