Viñedos centenarios como valor seguro

La localidad de Navaridas aglutina la mayor superficie de viñas viejas de toda la comarca de Rioja Alavesa

29.06.2020 | 00:37
Lagar romano en un viñedo viejo.

laguardia – Los viñedos viejos son un valor seguro. Escasos de producción, pero de una calidad superior gracias a los cuidados de los viticultores de Rioja Alavesa, representan casi una seña de identidad que desde la Diputación, lo mismo que desde el Consejo Regulador y desde algunas de las bodegas más emblemáticas, se cuidan y se promocionan.

En estos momentos, cuando se mira con mimo la identificación, se destaca el vino elaborado con uvas de viñedos singulares, o se pone nombre de la localidad o del paraje en las etiquetas. La Diputación Foral de Álava lleva dos años, este sería el tercero, apoyando con ayudas económicas a los propietarios de esas parcelas con plantas viejas. El objetivo principal es que las cuiden y continúen en explotación. La filoxera mató a la mayoría de los viñedos de antaño y todo lo que suponga conservar los que quedaron, o los más viejos con los que hicieron nacer o renacer la Denominación, es ya un empeño personal de los propietarios y de las instituciones,

En estos momentos está abierto el plazo para solicitar apoyos para quienes estén interesados en mantenerlos. Las ayudas consisten en el pago a las personas beneficiarias de una prima por hectárea de viñedo ubicado en el territorio histórico de Álava, destinada a cubrir los costes adicionales y las pérdidas de ingresos derivados del compromiso suscrito, que se denomina lucro cesante, cuya cuantía se fija en función de la antigüedad: Los viñedos anteriores a 1930 pueden tener una prima de 600 euros por hectárea; los plantados de 1931 a 1940 pueden recibir 540; los de la siguiente década, 420; y las viñas de 1951 a 1965, 300 euros.

Según los datos en manos de la propia institución foral, en el año 2018 se abonaron por tener viñedos viejos la cantidad total de 150.081,28 euros, que un año después se elevó hasta los 172.099,51. Aún están por completarse las cifras correspondientes a esta tercera campaña.

En cuanto a la descripción de los interesados, durante el pasado ejercicio 2019 se presentaron un total de 134 solicitudes, de las que 85 correspondieron a personas físicas –75 hombres y 10 mujeres–; a ellas se unieron 36 sociedades civiles y 13 sociedades mercantiles.

Respecto a la superficie amparada, los viñedos anteriores a 1930 sumaban 146,3567 hectáreas. Navaridas, con 38,4057, es la que cuenta con un mayor número de hectáreas. En el siguiente grupo, de 1931 a 1940, se contabilizaron 90,593 hectáreas, siendo Leza, con 19,6473, la mayor. De 1941 a 1950 las parcelas subvencionadas sumaron 133,6412 hectáreas, con Laguardia –30,3646– con la mayor extensión. Por último, de 1951 a 1960, la superficie que recibió la prima fue de 147,3373 hectáreas, siendo Laguardia, con 32,7905, la mayor.

Siempre según esta fuente, los viñedos más viejos que han sido primados en la localidad de Oion son de la década 1941-1950, con 5,1809 hectáreas. Y en total, en el conjunto de todos los pueblos de Rioja Alavesa, están amparadas 517,9282 hectáreas.

Uno de estos propietarios es un vitivinicultor de Navaridas, el termino que cuenta con mayor superficie de viñedos viejos. Se tata de José Ignacio Oliván, de Bodegas Lavalle. Para este bodeguero, mantener los viñedos viejos tiene una razón de ser: "Nos gusta la calidad, Por eso. Porque si hay que ser sincero, mantener unos viñedos viejos te da el doble de trabajo, ya que hay que tener maquinaria especial porque están plantadas como se hacía antes: muy estrechas, con lo que no se puede utilizar la maquinaria actual para trabajarlas".

orgullo Cuenta lleno de orgullo que "este año uno de los viñedos cumple 100 años. Fue plantado en 1920 y dentro de esa parcela tenemos un lagar romano". Justifica Oliván el empeño por conservar estos terrenos "quizás por una razón romántica" y porque le "gusta hacer vinos de mucha calidad". De hecho, en 2016, "uno de esos viñedos viejos, la viña de Plácido, plantado por el bisabuelo de mi mujer en 1940, lo seleccionamos para hacer un vino especial. Y en 2017, como el Consejo Regulador creó esa nueva categoría de vinos de viñedos singulares, lo metimos y hacemos, así, un vino muy especial". Detalla Oliván que es una parcela a la que "pega el sol desde que sale hasta que se mete, es un carasol, al abrigo de los vientos del norte" y con sus uvas, separadas del resto, se elabora ese vino especial y singular.

El vitivinicultor cuenta con unas nueve hectáreas de viñedo viejo, en el que el más joven "andará por los 75 años" y los más antiguos ya superan el siglo de vida.

Oliván agradece la ayuda de la Diputación, "aunque es pequeñísima", aunque "todas las ayudas que nos den son buenas, pero un viñedo de 75 años no lo priman tanto. Es mayor la ayuda en los viñedos de cien años".

Y es que trabajar en esas parcelas es más complicado que hacerlo en las modernas emparradas. "Tenemos la maquinaria ex profesa para trabajarlas, porque están plantadas a 1,50 y todo el equipo que usamos está preparado para esa dimensión",

El bodeguero no sabe cuál es la razón por la que la localidad de Navaridas tiene el mayor volumen del viñedo más viejo. "Nosotros lo tenemos por romanticismo, otros lo han arrancado y lo entiendo, porque resulta incómodo trabajarlo y no es rentable mantener una maquinaria adecuada a esos tamaños".

Pero también aporta que una de las razones de ese mantenimiento es "porque Marqués de Riscal compra el 95% de las uvas de esas viñas viejas. Y lo paga bien. Las cosas como son, porque hace algunas de sus marcas más prestigiosas con esas uvas y la gente las mantiene porque logran un mayor beneficio". Así que una de las conclusiones es que estos viñedos viejos se han mantenido "porque Marqués de Riscal siempre ha puesto un gran empeño en que estos viñedos viejos de Navaridas se mantengan, porque lo compra todo".

al detalle

Valor seguro. Los viñedos viejos, escasos de producción pero de una calidad superior gracias a los cuidados de los viticultores de Rioja Alavesa, son un valor seguro y representan casi una seña de identidad en la comarca.Apoyo. En estos momentos, cuando se mira con mimo la identificación, se destaca el vino elaborado con uvas de viñedos singulares, o se pone nombre de la localidad o del paraje en las etiquetas. La Diputación lleva dos años, este sería el tercero, apoyando con ayudas económicas a los propietarios de esas parcelas con plantas viejas. El objetivo principal es que las cuiden y continúen en explotación.

En cifras. Los viñedos anteriores a 1930 sumaban en el último recuento un total de 146,3567 hectáreas. Navaridas, con 38,4057, es la que cuenta con una mayor superficie.

la frase

josé ignacio oliván "mantener unos viñedos viejos te da el doble de trabajo. hay que tener maquinaria especial porque están plantados como se hacía antes"

Vitivinicultor en Bodegas Lavalle, en la localidad de Navaridas.