El fútbol tiene que ser una fiesta, no una batalla campal. Cualquier acto violento debe ser condenado y así lo han hecho esta mañana, por medio de una nota de prensa, los grupos municipales de PSE-EE, PP, EAJ-PNV y Elkarrekin Podemos, reunidos en la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz tras los incidentes entre ultras del Deportivo Alavés y el Real Betis, previos al encuentro disputado el domingo en Mendizorroza.

En el comunicado, los cuatro partidos mencionados "condenan enérgicamente" los hechos ocurridos, considerando que las conductas violentas "no tienen cabida y tampoco representan" ni los valores del propio deporte ni los de la ciudad, donde, solo una semana antes, se había vivido un sano y bonito ambiente entre las hinchadas del Glorioso y Osasuna.

Un detenido y tres heridos en incidentes entre ultras en Vitoria antes del Alavés-Betis

Un detenido y tres heridos en incidentes entre ultras en Vitoria antes del Alavés-Betis Mikel Larrarte

Asimismo, los grupos municipales han trasladado su "solidaridad y apoyo" a todos los heridos, deseándoles una "pronta recuperación", y también a los dueños de la cafetería City Hall, de la calle Abendaño, por "los destrozos sufridos" en su local. "Vitoria-Gasteiz es una ciudad abierta y acogedora donde no tiene cabida la violencia de ningún tipo", han añadido.

Los incidentes, cabe recordar, ocurrieron horas antes del partido que enfrentó en Mendizorroza al Alavés con el Betis y, en consecuencia, hubo un hombre detenido, varios identificados y tres personas trasladadas a un centro hospitalario de la capital vasca. El club babazorro también condenó los actos violentos a través de un comunicado.

BILDU SE DESMARCA

Al contrario que los otros cuatro grupos municipales, EH Bildu ha optado por no firmar la declaración al ver rechazada su propuesta de sustituir la palabra "condena" por "un término más inclusivo" como "rechazo". Ahora bien, su portavoz, Rocío Vitero, ya había criticado los incidentes a través de sus redes sociales.