El Congreso avala el nombramiento de Arnaldo para el TC con once votos díscolos

Elorza rompe la disciplina de partido y los socios de la investidura se niegan a participar en la votación

11.11.2021 | 17:36
Odón Elorza, en el Congreso

Entre fuertes críticas, el plante de varios grupos y un total de once díscolos, los cuatro candidatos a magistrados del Tribunal Constitucional (TC) pactados por el PSOE y el PP han sido avalados por el Congreso, lo que no ha hecho sino engordar la polémica suscitada tras la elección por parte del partido de Génova del polémico Enrique Arnaldo. Arnaldo ha recibido 232 votos a favor y hay quien finalmente no ha tenido que votar con la nariz tapada, como el socialista Odón Elorza, que no ha seguido la disciplina de partido tras reunirse con la dirección del Grupo Socialista en la que ha justificado así su posición: "He efectuado con responsabilidad el voto telemático en el que no he apoyado al Sr. Arnaldo, en defensa del prestigio y la dignidad de las instituciones del TC y Congreso". La semana pasada sometió al magistrado designado por el PP a un duro interrogatorio en la Comisión de Nombramientos que avaló su idoneidad para el cargo, pero acabó respaldando su candidatura conforme al pacto. Días después avanzó que, cuando el Pleno tuviera que pronunciarse sobre el polémico candidato del PP, tendría votar con una "pinza en la nariz", algo que finalmente no ha hecho.

El PSOE (120), PP (88), Unidas Podemos (34) y Foro Asturias (1) suman 243 diputados. Ésta es la cifra de que tenían que haber alcanzado como mínimo los cuatro candidatos al TC, a lo que habría que sumar el apoyo puntuales de otros partidos. Pero el resultado final ha distado mucho de ser así. Paralelamente, se han votado las candidaturas de Concepción Espejel Jorquera, también propuesta por el PP (237 votos a favor), y de Inmaculada Montalbán Huertas (240 votos) y Juan Ramón Sáez Valcárcel (240 votos), a propuesta del PSOE. Los aspirantes a consejeros del Tribunal de Cuentas eran Enriqueta Chicano Jávega, Isabel Fernández Torres, María Dolores Genaro Moya, Diego Íniguez Hernández, José Manuel Otero Lastres y Miguel Ángel Torres Morato. Por su parte, el único candidato a Defensor del Pueblo era Ángel Gabilondo. El encendido rechazo público a los candidatos del PP se sustenta en que Espejel fue apartada del caso Gürtel por su afinidad a la fuerza conservadora, mientras que Arnaldo, entre otros asuntos, ha colaborado con FAES, estuvo investigado en el caso en torno al sobrecoste del velódromo Palma Arena y apareció en las grabaciones de la UCO en el caso Lezo en una conversación con el expresidente madrileño Ignacio González. De hecho, el portavoz nacional de Podemos, Pablo Fernández, ha tachado de "deleznable" y "lamentable" el "sapo" que se ha tragado su partido, como miembro del Gobierno de coalición, y ha reconocido que los candidatos conservadores "no se adecúan a lo que exigiría una independencia del poder judicial". Aun así, la dirección de los morados avalaba el acuerdo esgrimiendo que es la única forma de seguir avanzando en el desbloqueo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), un argumento también utilizado en el PSOE. Gloria Elizo y Meri Pita habían escrito un artículo en contra de este consenso.

La votación ha sido secreta cuando normalmente se realiza en urna y mediante papeleta. En esta ocasión, la Mesa decidió que se vote telemáticamente con el fin de evitar aglomeraciones. Esta circunstancia ha hecho que los diputados emitieran su posicionamiento sobre la una del mediodía, previamente al debate. Incluso corrientes internas del PSOE como Izquierda Socialista han denunciado que internamente los diputados de su formación tuvieran que señalar qué han votado tras nombrar a Felipe Sicilia como una especie de vigía de lo que hacían sus diputados.

Se negaron a votar

PNV, EH Bildu, ERC, CUP, JxCat, PDeCAT, BNG y Más País no han votado los magistrados ni del Tribunal Constitucional ni del Tribunal de Cuentas; C's y Vox tampoco han apoyado a ninguno de los candidatos pactados por el PSOE y el PP. Esquerra, Junts, PDeCat, la CUP, EH Bildu y BNG han abandonado el hemicilo minutos antes de que comenzara el debate, según el portavoz republicano Gabriel Rufián, "en modo protesta para no avalar una infamia", aseverando que la mejor manera de no reconocer algo es no participar en ello y denunciar que "esta coalición de Gobierno está dando entrada de forma vergonzosa a personajes terriblemente reaccionarios". "Entendemos la posición de Unidas Podemos pero pensamos que podía haber hecho muchísimo más en esto", ha añadido el dirigente de ERC. La portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, ha coincidido en que "estamos ante un ejemplo bochornoso y muy evidente del reparto de cromos y poder de esa alternancia del bipartidismo, alejado de cualquier parámetro democrático, sin escrúpulos, vergüenza ni disimulo". Así lo evidencia la elección de los candidatos del PP al TC, cuya "hoja de méritos" está ligada, según la dirigente abertzale, a casos de corrupción o la "persecución continua" del independentismo vasco.

Posición del PNV

Por su parte, el responsable institucional jeltzale, Koldo Mediavilla, ha reprochado que a su formación no se le informara "en ningún momento ni de cómo iban las negociaciones entre los grandes partidos". "Ellos se lo han guisado y ellos se lo han comido, y lo que no pueden pretender es que ahora el PNV ratifique una propuesta que para nada ha conocido ni es partícipe", ha descrito. A su entender, "hay que despolitizar la justicia y se judicializa la política. Al final, es como el pescado que se muerde la cola". En este sentido, ha recordado que la fuerza nacionalista había planteado un debate abierto entre el conjunto de las formaciones y no se ha dado. "Pero no se da ni en este tema ni en otros", ha puntualizado, para asegurar que "la posibilidad de un diálogo conjunto en la política española está absolutamente viciado, y hay que denunciarlo permanentemente, algo que ocurre también en cuestiones como en el tema de la reforma laboral o las pensiones.

El PP se sale con la suya

El PP, que con su estrategia ha conseguido situar el foco en la izquierda, ha censurado que los que "se tienen que tapar la nariz" para votar no lo hacen cuando pactan con Bildu. "Que es un partido que no condena el terrorismo; o ¿se taparon la nariz cuando el Gobierno de España decidió nombrar a una Fiscal General del Estado que en mítines del PSOE atacaba al principal partido de la oposición?", ha recordado el vicesecretario de Comunicación popular, Pablo Montesinos. La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha precisado que Arnaldo superó el trámite de idoneidad como el resto de los candidatos ahondando en que el pacto avanzaba en la despolitización.

noticias de noticiasdealava