Rementeria remodela el Ejecutivo foral de Bizkaia El lehendakari confía en impulsar la Eurorregión

Urkullu señala que una de las lecciones aprendidas del covid es el trabajo conjunto de la CAV con Nafarroa y Aquitania

17.03.2021 | 00:09

Bilbao – El ejecutivo de la Diputación cambia de caras en los bancos jeltzales. El máximo responsable foral, Unai Rementeria, informó ayer de los dos cambios en su gabinete, los de Ibone Bengoetxea y Elena Unzueta por Elixabete Etxanobe y Amaia Antxustegi, respectivamente. El diputado general razonó los cambios con el objetivo de "tener una Diputación más fresca y fuerte" que saque adelante "los nuevos retos y proyectos" que habrá que asumir cuando la pandemia se mitigue. La transformación sociosanitaria con el Nagusi Inteligente Center, la digitalización de Bizkaia, la transición energética y la de movilidad, son los principales ejes para ese relanzamiento.

Rementeria agradeció a las diputadas salientes su trabajo y especificó que "los cambios se asumen con total normalidad". El diputado general aclaró que en el relevo de Ibone Bengoetxea y Elena Unzueta no hay "un por qué sino un para qué". Especificó que "Bizkaia va a necesitar en breve un nuevo impulso. Una vez que superemos esta pandemia tocará relanzar el territorio y por eso requiere una Diputación fuerte, más proyectos y retos. Y esos nuevos retos requiere de un gobierno fresco". "Ahora estamos bien como gobierno, tenemos fuerza e ilusión", dijo, pero "necesitamos garantizar que estemos a tope cuando toque dar ese necesario empujón que vendrá".

El máximo responsable foral reconoció que "gobernar es tomar decisiones" y calificó la dada a conocer ayer "como trabajada y pensada para el futuro en un ejercicio de anticipación que se adopta en el mejor momento posible". Rementeria se mostró seguro de que las dos nuevas diputadas "van a aportarnos muchísimo" y lo basó en el hecho de que "ambas tienen experiencia, han empezado desde la base, desde el municipio".

Bilbao – El lehendakari, Iñigo Urkullu, afirmó ayer, en la Asamblea de la Eurorregión Nueva Aquitania-Euskadi-Nafarroa, que no puede haber "vuelta atrás" en la pandemia del covid-19 y que "una de las lecciones aprendidas" con el coronavirus es "la necesidad de trabajar juntos", una colaboración que se ha visto dificultada por el cierre de la frontera. Así, mostró su confianza en que el Plan Estratégico Eurorregional 2021-2027, cuya presentación se prevé para antes de verano, suponga "un nuevo impulso" en la colaboración transfronteriza en aras de una Europa "más digital, verde y social".

Urkullu presidió la reunión telemática de la Asamblea de la Eurorregión, en la que participaron el presidente de Nueva Aquitania, Alain Rousset, y la presidenta de Nafarroa, María Chivite. Urkullu señaló que en 2020 la pandemia condicionó la vida en la Eurorregión. "Debemos constatar la especial incidencia del cierre de fronteras. Esta decisión ha afectado a la ciudadanía transfronteriza que vive y trabaja a ambos lados del Bidasoa y los Pirineos. También se han visto afectados tanto la Educación como todos los sectores de actividad económica", puntualizó.

Pese a las dificultades, señaló que 2020 arroja un balance positivo para la Eurorregión. Destacó que se han desarrollado dos convocatorias de ayudas con un presupuesto global de 900.000 euros. Esto ha permitido poner en marcha 34 proyectos y partenariados: 19 proyectos en los ámbitos de cultura, movilidad juvenil, educación, juventud, plurilingüismo y deporte; siete proyectos de carácter económico e industrial en Aeronáutica y Fabricación avanzada, Biociencias/Salud, Agricultura e industria agroalimentaria y Recursos marinos y del litoral; y ocho partenariados estratégicos, uno de ellos de nueva creación.

noticias de noticiasdealava