Rutas por Euskal herria

Por los bosques de la Parzonería

Los alomados cordales de Altzania están poblados por amplios y frondosos hayedos, integrados en los terrenos comunitarios de la Parzonería General de Álava y Gipuzkoa. Recorrerlos y rodear el embalse es nuestro objetivo

15.08.2021 | 01:53

La sierra de Altzania esconde entre sus cimas el embalse de Urdalur. Surcado por la muga entre Gipuzkoa y Navarra, se acabó de construir en 1994 para paliar el problema de suministro de agua que tenía el cercano municipio de Altsasu, y, en general, todo el valle de Sakana. El río Altzania es el principal caudal que lo alimenta, al que hay que sumar infinidad de arroyos que descienden de los montes que lo rodean.

Aunque con el nombre de sierra de Altzania los montañeros abarcamos los montes que sirven de enlace entre los macizos de Aizkorri y Aralar, en realidad esta denominación se limita al terreno mancomunado entre las provincias de Araba, Gipuzkoa y Nafarroa, conocido con el nombre de Parzonería de Altzania. Su origen radica en las disputas frecuentes entre los pueblos por el disfrute y aprovechamiento de estos montes. De este modo en 1516 surge la parzonería de Altzania para mantener el territorio sin conflictos. En 1897, cada pueblo acepta su jurisdicción y se resuelve el problema.

Partimos del pequeño aparcamiento que hay junto a la venta de Otzaurte, en el puerto homónimo. Cogemos la pista que va hacia San Adrián, pero enseguida entraremos en el hayedo guiados por las marcas amarillas y blancas del PR Gi 3010. Por él salimos del hayedo en un área recreativa, donde seguimos un sendero que baja a la vaguada de enfrente. Cogeremos la pista que va hacia el pantano de Urdalur, con giro a la izquierda. Más arriba, la regata se embarranca y la pista gira 180 grados en busca de uno de los cordales que remontan hacia la divisoria principal. Lo alcanzamos en una curva a la izquierda, la ruta está señalizada con la marcas blancas y amarillas, pero es importante no despistarse en este punto.

El camino, muy sucio por las ramas caídas de las hayas en este primer tramo, remonta sin contemplaciones y cruza varias pistas hasta desembocar en una muy amplia de piedrilla (1 h), por la que vamos hacia la izquierda hasta desembocar en la carretera de servicio de la antena del Arbarain. La cruzamos y seguimos el sendero balizado, que no tarda en llegar a la alambrada que marca la muga entre Gipuzkoa y Navarra. Pegados a ella y acompañados por los puestos de caza, cruzaremos un par de veces, más arriba, en busca del terreno más cómodo para afrontar el tramo final hasta el repetidor y los cercanos buzones (1 h 30 min).

Desde el repetidor, continuamos junto a la alambrada en dirección oeste, por una senda que recorre la divisoria y desciende hasta el amplio collado Haginaran, donde encontramos un poste de señales. Podemos remontar desde aquí hasta la cima de Harrobigana. Obviada esa opción, seguimos por la pista que, tras rodearla, vuelve a la divisoria y la recorre en dirección a Atabarrate, bajo el Umandia.

Pasamos por un primer collado habilitado como aparcamiento para cazadores y llegamos a un cruce de caminos con una señal de aparcamiento en el centro (2 h). Vamos por la pista de la derecha y remontamos hasta un rellano con otra señal de aparcamiento. Cuando la pista comienza a bajar, junto a un puesto de caza, tomamos un camino a la derecha que desciende hacia el valle de Altzania. Más abajo, cuando la pista cambia de vertiente, la abandonamos para seguir las marcas de PR que descienden por el cordal, nos llevan a pisar la cota menor de Iramendi (sin buzón) y continúan bajando hasta desembocar en la pista que procede del embalse y va al puerto de Otzaurte (3 h 10 min).

Seguimos en esa dirección y giramos a la izquierda hasta confluir con una pista de cemento. Por la derecha, nos lleva al refugio y el área recreativa de Beunda. Allí mismo nace otra pista que bordea una primera loma y nos sitúa a los pies del Unamendi, cima menor sin distintivos. Su ascensión es un mero calentamiento para la definitiva al Txurruko Punta, que afrontamos desde el collado Ultzama.

Las vistas desde la cumbre (4 h 10 min) reconfortan el postrero esfuerzo. Desde su vértice, solo nos queda un vertiginoso descenso hasta volver a Otzaurte por el cordal hasta un cruce de pistas en una curva, donde seguimos la de enfrente hasta otro giro. Aquí bajamos campo a través a una borda en ruinas y continuamos hacia abajo pegados a la alambrada hasta un paso que nos permita saltar al otro lado. Pronto llegamos a la Venta de Otzaurte (4 h 45 min).

Parzonería General de Gipuzkoa y Araba

Bajo este título se recoge un territorio de monte sobre el que ejercen condominio desde la Edad Media los municipios de Gipuzkoa de Idiazabal, Segura, Zerain y Zegama; junto a los alaveses de Donemiliaga/San Millán y Asparrena.

Se trata de unos 24,07 km?2; de territorio por los montes de Altzania, San Adrián y Urbia. La Comunidad es, asimismo, propietaria del monte Oltza y, en tal condición, disfruta de sus recursos en hierbas y aguas, pero no de su cubierta forestal por haberla cedido a Legazpia en 1852 en virtud de diversos compromisos adquiridos con anterioridad.

Esta figura nació en el siglo XV. Los pueblos parzoneros, gracias a los diferentes acuerdos que se han ido cerrando con el paso de los años, pueden disfrutar de los mencionados montes, bosques y pastos; también adquieren la responsabilidad de cuidar de ellos. Comparten los beneficios y gastos derivados de las actividades que en ellos se llevan a cabo, esto es, la ganadería y la explotación maderera.

FICHA TÉCNICA

Distancia: 18,5 km.

Desnivel positivo: 990 m.

Tiempo: 4 h 45 min.

Punto de salida: Otzaurte.

Época recomendada: Todo el año.

Dificultad: Baja-Media.
 

Rutas por Euskal herria


DEL LIBRO: Parque natural de Aizkorri-Aratz
TEXTO Y FOTOS: Jon Iraola Treku
noticias de noticiasdealava