Nuevas medidas fiscales apoyarán a los sectores más perjudicados por la crisis

Incentivan la rebaja de alquileres de negocios y prorrogan la exención de los pagos fraccionados a los autónomos

12.03.2021 | 00:05
Edificio de Hacienda en Vitoria

Las tres haciendas forales de la CAV han reforzado la batería de medidas fiscales que persiguen apoyar la continuidad de los negocios con nuevas directrices que, en esta ocasión, se dirigen a los sectores más golpeados por la crisis generada por el covid-19 como son el comercio, la hostelería y los autónomos.

La bonificación de la rebaja de los alquileres de locales comerciales y la prórroga de la exención de pagos fraccionados son las principales novedades que se incorporan al plan de contingencia contra los efectos del coronavirus desde el punto de vista fiscal, y vienen a sumarse a otras iniciativas adoptadas con anterioridad al objeto de ayudar al tejido empresarial a recuperarse del duro azote de la pandemia.

Las haciendas de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa trasladarán para su aprobación a los consejos de gobierno de las respectivas diputaciones un nuevo decreto-norma foral que recoge unos incentivos fiscales muy necesarios para unas actividades que se han visto perjudicadas por las restricciones adoptadas para hacer frente a la crisis sanitaria derivada del covid.

La limitación de la movilidad, la obligatoriedad de mantener distancias y los cierres temporales de actividad incidieron e inciden de manera especial en el comercio y la hostelería, y para ayudar este colectivo las haciendas han considerado pertinente bonificar fiscalmente la rebaja de los arrendamientos de negocio, de locales y de viviendas donde se realicen actividades económicas, que afectarán tanto al IRPF como al Impuesto sobre Sociedades.

En ambos tributos la rebaja del alquiler se contemplará como gasto deducible de manera general. En el caso del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, según matizó la Hacienda foral, si el alquiler es rendimiento de capital y el arrendador no tiene ingresos suficientes para deducir este gasto, tendrá derecho a que su cuota íntegra tenga una quita del 15%. Si esta cuota no es suficiente, se aplicará la bonificación en la declaración del IRPF del siguiente año.

Esta medida, sin embargo, se aplicará siempre y cuando se cumplan dos requisitos. El primero de ellos exige que el arrendador rebaje el alquiler por lo menos durante tres meses de 2021, mientras que la segunda condición obliga a que esta reducción no sea recuperada posteriormente a través de medidas como un incremento posterior de la renta o alguna contraprestación por parte del arrendatario, tal y como señalan las haciendas vascas.

autónomos Junto con este apoyo a los pequeños negocios, muchos de los cuales desarrollan actividades relacionadas con el comercio y la hostelería, las haciendas vascas también prestan una especial atención a los autónomos, que en estos y otros sectores se presentan como un colectivo vulnerable que ha sufrido el embate de la pandemia de coronavirus.

La medida específica no es en este caso nueva, sino una prolongación de la que ya se adoptó en 2020. Los contribuyentes del IRPF que ejercen actividades económicas estuvieron exentos durante todo el pasado ejercicio de presentar los pagos fraccionados trimestrales, y las haciendas forales vascas aplicarán el mismo criterio y en el primer y segundo trimestres del presente 2021.

La rebaja del alquiler se deducirá siempre y cuando se mantenga en tres meses del año y no sea recuperada con posterioridad


noticias de noticiasdealava