Los estibadores del puerto de Bilbao piden más negociaciones

Acusan a las empresas de no moverse de su postura inicial y lamentan el efecto de la huelga

17.11.2020 | 02:46
Trabajadores, ayer. Foto: O.M.B.

BILBAO – El comité de empresa de Bilboestiba, la sociedad que se encarga de las labores de la estiba de buques en el puerto de Bilbao y cuyos trabajadores llevan más de un mes de huelga por el convenio colectivo, instaron ayer de nuevo a las empresas del sector de carga y descarga de barcos, accionistas de la sociedad citada, Cosco, Toro y Betolaza, SLP y Bergé, a fijar un calendario de reuniones que desemboque "en unos acuerdos beneficiosos para todas las partes" que pongan fin al conflicto de estiba en el puerto de Bilbao".

En una comparecencia en Santurtzi, el comité de Bilboestiba hizo referencia al conflicto con las empresas que ha derivado en una huelga que dio comienzo el 9 de octubre y que, en principio, está convocada hasta el 9 de diciembre.

Los representantes del comité recordaron que este conflicto parte de la negociación del convenio colectivo iniciada en diciembre de 2019 y denunciaron que, desde el comienzo del proceso, advirtieron "poca fe negociadora" por parte de las compañías en cuestión que presentaron unas propuestas en los puntos principales que "apenas se han movido durante estos meses". "Poco a poco empezaba a coger forma el término imposición, perdiendo fuerza el término negociación," añadieron.

Además, el comité indicó que, desde el inicio del proceso, la parte empresarial "condicionó las reuniones con amenazas de disolución de Bilboestiba-CPE", empresa que "alberga a los 320 trabajadores indefinidos, los cuales cedieron un porcentaje de su masa salarial tanto en mejoras operativas como en salario para su creación hace escasamente un año".

No obstante, el comité indicó que siempre han mostrado su predisposición a seguir negociando "y a intentar evitar que este conflicto se enquistara", mientras que, en su opinión, la actitud empresarial "ha vuelto a ser tanto de bloqueo como de provocación, yendo un paso más allá y atacando directamente a más de 100 familias de trabajadores eventuales que, tras más de doce años de servicio, profesionalidad y total disponibilidad, han sido apartados repentinamente del trabajo".

En su opinión, se trata de una "acción deleznable a la que nunca se debería llegar". El comité criticó también la "presión policial" a la que están siendo sometidos dentro de las instalaciones portuarias.

Por otra parte, los estibadores calificaron de "difamaciones y falsas noticias" las acusaciones a los trabajadores de "incumplimientos, amenazas y un sinfín de acciones que para nada han sucedido en el puerto de Bilbao". El comité resaltó que son conscientes de los "daños colaterales" que un ejercicio de huelga puede suponer para otros sectores, daños que, según el citado comité, no son de su "agrado" y que siempre "han tratado de evitar".