Lanbide vincula el alza del paro con la no renovación de contratos temporales

El director general del Servicio Vasco de Empleo ha afirmado que los sectores que han parado su actividad no han renovado estos contratos

02.04.2020 | 11:19
Oficina de Lanbide

Borja Belandia, director de Lanbide, ha comparecido este jueves en Vitoria de manera telemática para analizar los datos del desempleo en Euskadi, donde la actividad económica se ha reducido al mínimo durante dos semanas tras la declaración del estado de alarma por la pandemia de COVID-19.

Como consecuencia, el paro se ha disparado en 10.974 personas y marzo se ha cerrado con 128.213 desempleados a los que se suman los casi 140.000 afectados por los expedientes de regulación de empleo temporales. La cifra de parados en Euskadi no registraba un ascenso superior a las 9.000 personas en un mes desde enero de 2012, durante la crisis económica.

Belandia ha explicado que hasta el jueves 12 de marzo, cuando los efectos de la pandemia empezaron a manifestarse en el registro de parados, la tendencia era positiva; y ha defendido que sin esta crisis sanitaria se "podría haber concluido con 2.000 parados menos, por lo que el incremento del paro inducido por esta extraña situación podría situarse en unas 13.000 personas".

El paro ha subido en todos los sectores, sobre todo en servicios (7.947 personas más). También ha aumentado en hostelería y comercio, pero ha disminuido en establecimientos residenciales, dado que muchos han contratado personal extra para cubrir las bajas de la plantilla habitual ya sea por contagios o por prevención.

El paro ha subido especialmente entre los menores de 44 años y solo ha crecido un 3 % por encima de los 54 años, mientras que por género ha aumentado más entre los hombres (11,85 %) que entre las mujeres (7,43 %). Por territorios, en Álava ha subido un 10,91 %, en Gipuzkoa un 9,90 %, y en Bizkaia un 8,66 %.

En marzo el desempleo de corta duración ha crecido en 9.412 personas (+15,39 %) y el de larga duración en 1.562 (+2,79 %). En la comparativa anual, se aprecia una disminución del 3,89 % de los parados de larga duración y un ascenso del 21,72 % en los de corta duración.

Belandia ha explicado que los más afectados son las personas con mayor vulnerabilidad e inestabilidad laboral, ya que entran y salen constantemente del mercado de trabajo, lo que "ha provocado este fuerte aumento del paro de corta duración".

En cuanto a las contrataciones, en marzo se hicieron 55.692, de las cuales 5.517, un 9,91 %, fueron indefinidas. El volumen de contratos ha disminuido un 23,4 % intermensual y 25,3 % interanual. "Los efectos de la pandemia también han sido demoledores para la contratación", ha añadido Belandia, que ha añadido que en todo caso que el "impacto real" de la pandemia se verá cuando las empresas retomen su actividad.

Belandia ha proporcionado además datos sobre los perceptores de Renta de Garantía de Ingresos, una prestación que en marzo recibieron 52.391 personas, 151 beneficiarios más que el mes pasado y 2.492 menos que en marzo de 2019.