Anna Cruz: "vengo para ser una más"

El Kutxabank Araski presenta a uno de los fichajes del verano, que llega a Vitoria tras una exitosa carrera deportiva para volver a ser feliz jugando a baloncesto

12.09.2020 | 00:47
Anna Cruz, ayer en su presentación como jugadora de Kutxabank Araski. Foto: Jorge Muñoz

Vitoria – La escolta Anna Cruz, el fichaje más sonado del Kutxabank Araski este verano, fue ayer presentada como jugadora araskizale. Su aterrizaje en Vitoria-Gasteiz es un motivo de orgullo para su nueva entrenadora, Madelén Urieta, ya que es un lujo para las alavesas contar con una jugadora con su palmarés y reconocimiento internacional. A lo largo de su carrera, Cruz ha sido tres veces campeona de Europa, plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016, plata en el Mundial de Turquía 2014, campeona de la WNBA con Minnesota Lynx y campeona de la Euroliga. Sin embargo, según aseguró ayer, aterriza para "ser una más del equipo" y no se siente "ni mejor ni peor" que sus compañeras.

Según explicó la jugadora catalana, la decisión de fichar por el Kutxabank Araski, a pesar de contar con ofertas de clubes punteros, llega a raíz de una pérdida de motivación. "He querido volver al baloncesto más puro. Quiero ser feliz de nuevo, volver a disfrutar del deporte. Buscaba un equipo que compartiera mis valores y lo he encontrado aquí", detalló. Cruz es consciente de que en Vitoria-Gasteiz no competirá al mismo nivel que en sus anteriores temporadas, pero no por ello deja de ser ambiciosa. "El objetivo es ser el mejor equipo posible. Vamos a competir con todos los rivales y la liga nos pondrá en el lugar que merezcamos".

En los amistosos disputados hasta el momento no ha sido de las jugadoras más destacadas, debido a que llevaba ocho meses sin jugar por una operación de menisco a la que se sometió en enero y que le ha mantenido lejos de las canchas hasta ahora. "Estoy yendo de menos a más. Todavía me falta ritmo. Poco a poco voy recuperando sensaciones, ubicándome. Espero ir hacia arriba con el paso de las jornadas". En cualquier caso, no quiere que la afición se espere actuaciones espectaculares. "No soy Michael Jordan, no voy a meter 25 puntos por partido. Soy una jugadora que puede aportar en todas las facetas del juego, pero sobre todo voy a aportar ganas, sacrificio y entrega".

Cruz ya conocía a algunas de sus nuevas compañeras de antemano, pero la que más peso ha tenido en su decisión ha sido María Asurmendi: "Es con la que más relación tengo, compartimos la forma de ver la vida. Ella recuperó aquí su esencia y yo vengo con ese mismo objetivo". También conocía a Tamara Abalde y a Madelén Urieta, con quienes coincidió en la selección española, aunque asegura que la entrenadora no ha influido en su decisión. "Ella no me ha vendido la moto, es una decisión mía. El poco tiempo que coincidí con ella tuve el presentimiento de que este podía ser un buen sitio para mí", explica.

JUGADORA MUY COMPLETA Urieta, por su parte, agradeció a Cruz su elección de jugar en Vitoria-Gasteiz y se mostró "muy emocionada" por poder contar con sus servicios. La entrenadora destacó su versatilidad, característica que busca siempre en sus jugadoras: "No es un diez en nada, pero es más de un ocho en todos los aspectos. Lo ha ganado todo y seguro que va a ayudar al equipo con su experiencia". Urieta destacó también su humildad y su capacidad de trabajo. "Es la primera en llegar al pabellón y es la última en irse. Es todo un ejemplo", comentó.

La competición oficial dará comienzo dentro de una semana y poco tendrá que ver con las temporadas anteriores debido a todas las medidas para evitar el contagio por covid-19. "Al principio de la pretemporada se hizo raro, pero ya lo hemos ido asimilando y se ha vuelto parte de la rutina. Será raro tener aforo reducido en las gradas y cuando una jugadora se contagie habrá que tomarlo como si fuera una lesión. No creo que nos afecte más allá de eso, siempre que tengamos jugadoras suficientes para jugar, claro", bromeó. Con su incorporación, la de Tamara Abalde y la de Joy Adams, el equipo continúa creciendo. A partir de la semana que viene se podrá comprobar cómo encajan las tres en el ambicioso proyecto del Araski.

Última prueba. La pretemporada del Kutxabank Araski ha sido más accidentada de lo esperado debido a los inconvenientes causados por la emergencia sanitaria. El club gasteiztarra ha tenido que detener su preparación en dos ocasiones debido a posibles casos de covid-19 dentro de la plantilla y esto ha provocado que las jugadoras no hayan adquirido el rodaje que pretendía Madelén Urieta para el arranque de la temporada. De los cinco encuentros amistosos que el equipo había programado en un principio solo va a poder disputar tres, y el último tendrá lugar hoy a partir de las 18.00 horas en el pabellón de Mendizorroza ante el Movistar Estudiantes, que también compite en la Liga Femenina Endesa. El Kutxabank Araski se perdió primero el encuentro por el tercer y cuarto puesto de la Euskal Kopa el pasado sábado y el amistoso contra Campus Promete programado para el pasado martes. Hoy regresará a la cancha.

Amistoso contra el Estudiantes

Pretemporada