Araski 52 - 67 IDK

Regreso a trompicones

El Kutxabank Araski cae ante el IDK en una vuelta al parqué con muchas dudas e imprecisiones

30.08.2020 | 01:39
Tamara Seda estuvo demasiado imprecisa ante el aro.

Araski 52

IDK 67

KUTXABANK ARASKI María Asurmendi (6), Cristina Molinuevo (3), Laura Quevedo (5), Laura Pardo , Tamara Abalde (12) –quinteto inicial–, Tamara Seda (12), Izaskun García (5), Tania Pérez (3) y Anna Cruz (6).

IDK EUSKOTREN González, Delaere (8), Erauncetamurguil (1), Sarr (8), Tirera (24) –quinteto inicial–, Cousseins (9), García (5), Gladkova (12) y Esnal.

Parciales 12-14, 13-15. 13-17 y 14-21.

Pabellón Mendizorroza. Primer amistoso de la pretemporada del Kutxabank Araski.

Vitoria – Cuando los seres humanos comienzan a dar sus primeros pasos acostumbran a hacerlo a trompicones, dando lugar a esas tiernas imágenes en las que los más pequeños de la casa son los protagonistas de aparatosas caídas que, afortunadamente, se saldan sin consecuencias. Un proceso que se repite también cuando, ya adultos, la enfermedad o un largo tiempo de obligada inmovilización provoca que se pierda la rutina del movimiento. Dar los primeros pasos tras esas circunstancias siempre cuesta un mundo y no está exento de tropiezos. Pues bien, eso fue lo que le ocurrió ayer al Kutxabank Araski. Después de muchos meses de inactividad debido al coronavirus disputó su primer amistoso de la pretemporada ante el IDK –saldado con derrota– ylo hizo como quien acaba de dejar de gatear, a trompicones.

Algo totalmente lógico teniendo en cuenta las circunstancias (cabeza y músculos anquilosados) y el momento del curso (con poco más de diez días de entrenamiento). A la espera de la llegada a Vitoria de la americana Joy Adams, que por el momento permanece en Estados Unidos, la cita permitió al menos disfrutar de los primeros minutos de las internacionales Anna Cruz y Tamara Abalde como jugadoras del Kutxabank. La primera evidenció que se encuentra todavía muy lejos de su mejor versión y la gallega acabó como la mejor del equipo.

Ya desde el arranque el encuentro mostró la línea que iba a mantener durante los cuarenta minutos, con las imprecisiones por parte de ambos conjuntos como nota más destacada. De entrada el Araski tomó la iniciativa apoyándose en el acierto de sus jugadoras cerca del aro y el buen trabajo defensivo sobre su oponente, al que le costó varios minutos anotar su primera canasta.

Poco a poco sin embargo y con el rebote ofensivo como principal argumento (acabó capturando nada menos que diecinueve), el IDK fue conectándose a la contienda hasta cambiar la dinámica de la misma. Pese a que el marcador se mantuvo equilibrado hasta el descanso (25-29), desde mediado el primer periodo fue el cuadro guipuzcoano el que llevó la iniciativa.

Y en el arranque del tercer cuarto pegó el estirón que sería definitivo. Pese a que Made Urieta presentó de inicio su quinteto de gala, el Araski se atascó por completo en ataque y permitió a su rival una máxima renta de trece puntos (33-46) poco antes del arranque de los diez minutos finales. Ya en el parcial decisivo el cuadro vitoriano trató de endurecer su defensa y, con más corazón que cabeza, alimentó las esperanzas de reacción llegando a ponerse a cuatro puntos (48-52).

Fue sin embargo solo un espejismo. El equipo volvió a incurrir en las imprecisiones y los errores que le habían lastrado hasta entonces y el IDK no dejó pasar la oportunidad de asestar la puntilla. Con la pívot Tirera causando estragos en la zona (24 puntos y 9 rebotes) y dobles y hasta triples oportunidades para enmendar posibles errores, el conjunto guipuzcoano volvió a estirar el marcador para disfrutar de un epílogo relajado. Un final que certificó la derrota de un Araski que solo ha dado un titubeante pasito de lo que debe ser un largo e intenso camino.