Lecciones audiovisuales del profesor Armesto

Artium lanza una detallada mirada a la producción artística del creador vitoriano durante la década de los años 80

31.03.2021 | 23:56
El artista gasteiztarra, ayer en el museo de arte contemporáneo junto a algunas de las piezas que conforman la muestra 'El punto de vista inquieto'. Foto: Alex Larretxi/Cedidas

Se queda parado y en silencio por un momento frente a la pantalla en la que se reproduce La elección del soporte. Es su primer vídeo, realizado en 1981. El entonces pintor entraba en otro camino. "Hoy, con las posibilidades que hay, podría ser hasta fácil hacer esto, pero en aquella época todo esto era nuevo". No en vano han pasado 40 años, aunque Gerardo Armesto tiene claro que "si las obras son de verdad, se pueden recuperar, no pasan, siguen siendo interesantes" y de ahí la invitación que Artium ha hecho al creador vitoriano para lanzar, en forma de exposición, una mirada a sus piezas audiovisuales de los años 80.

"Esta muestra es una puesta en orden y en valor" de lo hecho por un Armesto que experimentaba en esos años con la imagen en movimiento tanto a través de lo analógico como sirviéndose de lo digital, una herramienta muy poco utilizada en esos momentos, casi ignota. Eso sí, aunque El punto de vista inquieto tenga a lo audiovisual como eje, no cierra la puerta a esos otros modos de creación y expresión que son propios del vitoriano (pintura, escultura, dibujo...), a lo que se suma una abundante documentación sobre algunas piezas, sobre los modos de hacer pero también en torno a su recorrido por museos, premios, festivales de vídeo o convocatorias de ayudas.

Es, además, la exposición un recorrido, aunque muchos de los aludidos no aparezcan citados de manera expresa, por varios de los nombres propios que han marcado el arte y la cultura del territorio en estas décadas, desde el editor Ernesto Santolaya hasta el artista Mintxo Cemillán pasando por el músico Tomás San Miguel, sin olvidar entidades como el desaparecido y añorado CINT (Centro Municipal de Investigación y Nuevas Tecnologías). Mención especial merece, eso sí, Francisco Ruiz de Infante. "Él era muy joven cuando compartimos taller", sonríe Armesto, que ahora ve cómo aquel colega que daba sus primeros pasos hoy escribe el texto de la publicación que Artium ha editado con motivo de la exposición.

Como explican desde el museo de la capital alavesa, "durante la década de los 80 y comienzos de los años 90, el trabajo de Armesto se centró en el estudio de los procesos audiovisuales. El análisis de la percepción y la interrelación entre posición, color, luces y volúmenes en el espacio, aplicado al ejercicio de la enseñanza, fueron el detonante para desdoblar en su obra el interés por la imagen en movimiento". Así se percibe en una muestra que se propone como un nuevo caso de estudio del proyecto Zeru bat, hamaika bide. Prácticas artísticas en el País Vasco entre 1977 y 2002. "Como señala Ruiz de Infante, ser un pionero permite el juego de los errores y de la experiencia experimentada en tiempo real. ¿Color, sombra y luz genera volúmenes? ¡Sí! ¿El cubo es también un soporte para la expresión? ¿Y el rostro? ¡Claro! Los simulacros son siempre pieles expresivas gracias a la luz".

Son ocho las piezas audiovisuales que sirven para estructurar este recorrido por una producción pequeña en cuanto al espacio que ocupa pero muy detallada. E incluso interactiva porque a los visitantes más jóvenes de Artium durante estos días de fiesta se les va a hacer entrega de una lámina recortable para que puedan reproducir y jugar con una de las formas geométricas con las que el artista trabaja. Así se puede ver ya en el espacio de la calle Francia, donde también este 2021 –sus facilidades técnicas y sus nuevos modos de representar– está presente en algunas piezas, gracias al aporte del fotógrafo Jorge Salvador.

Armesto se vuelve a parar. Esta vez porque entre quienes están en la presentación a los medios de la muestra se encuentra una ex alumna, hoy cámara de televisión. Y el artista recuerda cómo durante muchos años compartió algunos de estos vídeos y sus formas de crear con quienes pasaron por sus aulas. "Decían de mí que era un hombre serio que planteaba a sus alumnos trabajos muy divertidos" a través de los cuales seguir experimentando y creando.

"Si las obras que se crean en un momento dado son de verdad, se pueden recuperar"

"Para mis alumnos solía ser ese hombre serio que les planteaba trabajos divertidos"

Gerardo Armesto

Artista


noticias de noticiasdealava