Exbaskonista

Patricio Garino comienza a ver la luz

El argentino vuelve a las pistas con el Zalgiris tras dos operaciones de rodilla y dieciséis meses en el dique seco

24.03.2021 | 18:59
Patricio Garino comienza a ver la luz

Dieciséis largos y dolorosos meses. Ese es el interminable período de tiempo que ha permanecido Patricio Garino dentro de un oscuro túnel del que, afortunadamente, empieza a salir. Y es que el exjugador baskonista comienza a ver la luz tras poder regresar, por fin a las pistas. Una vuelta que tuvo lugar el martes en el encuentro de la 24ª jornada de la liga lituana en el que el Zalgiris, su actual club y líder de la competición con 20 victorias y dos derrotas, se impuso 86-80 al Dzukija.

Garino inició el encuentro en el banquillo, del que salió para disputar un total de 14 minutos y 8 segundos. Un tiempo en el que convirtió un lanzamiento triple (falló otro y un tiro de dos), capturó dos rebotes y regaló una asistencia. Una actuación más que aceptable teniendo en cuenta que el albiceleste se ha pasado prácticamente los últimos dieciséis meses en el dique seco.


Su particular calvario comenzó en el mes de noviembre de 2019, cuando todavía pertenecía a la disciplina del Baskonia. El día 22, en el duelo de la décima jornada de la Euroliga contra el Zenit de San Petersburgo, sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de su pierna derecha, lo que le impidió volver a jugar la pasada temporada. Una vez concluido el ejercicio se incorporó a la disciplina del Zalgiris todavía con tiempo de recuperación por delante.

Un trabajo que llevó a cabo durante la pretemporada y que le permitió vestirse de corto por fin en octubre del año pasado. Sin embargo, tras su primer partido oficial con el conjunto de Kaunas (en el que disputó seis minutos ante el Pieno Zvaigzd) tuvo que volver a pasar por el quirófano debido a la rotura de los meniscos de la misma rodilla dañada meses atrás. Aunque inicialmente se hablaba de un plazo de recuperación de aproximadamente dos meses, al final Garino ha necesitado más del doble para poder volver a jugar. Un regreso en el que confía dejar atrás definitivamente los graves problemas físicos que le han perseguido en los últimos tiempos y que puede servirle para ganarse una plaza en la selección argentina que dispute los próximos Juegos Olímpicos.