Ivanovic: "No quiero quitar la virtud de jugar rápido"

Pide a sus discípulos una mejor lectura del juego en los finales de partido

24.09.2020 | 01:31
Ivanovic: "No quiero quitar la virtud de jugar rápido"

VITORIA – Dusko Ivanovic aprecia una una evolución en el Baskonia desde el arranque de la pretemporada, pero un técnico tan inconformista por naturaleza como el nacido en Bijelo Polje siempre quiere más. Ayer, en vísperas del asequible viaje a Fuenlabrada para dar esta noche la réplica al colista de la Liga ACB, se encargó de rebajar la euforia tras la agónica victoria en el estreno liguero y lanzar los primeros avisos a navegantes.

"Nuestro objetivo es estar un poco mejor cada día. Cada partido es diferente, pero en todo caso debemos jugar siempre una buena defensa y, si podemos, mejorarla. En nuestro ataque tiene que haber más calma y también debemos leer mejor el juego en los momentos importantes de los encuentros", reconoció el montenegrino.

Precisamente varios errores producto de la precipitación y la ansiedad cuando trataba de lanzar algún contragolpe en busca de una canasta fácil en el reciente compromiso ante el Valencia Basket impidieron al Baskonia disfrutar de un epílogo algo más relajado. "Necesitamos un poco de tiempo. Tenemos que mejorar nuestras ganas de acabar rápido el partido. Tampoco quiero quitar algo que es nuestra cualidad y una seña de identidad como jugar rápido y nuestra hambre. Esto es una virtud enorme, entonces hay que encontrar este equilibrio entre parar y anotar en transición", reflexionó.

También instó a sus jugadores a "encontrar otra manera de ganar" cuando la aguerrida defensa no propicie tantas recuperaciones de balón como ante los levantinos, muy incómodos en todo momento ante la tela de araña y los pegajosos marcajes a la hora de dificultar las líneas de pase en las filas taronjas. "Debemos estar preparados para disputar en el futuro unos partidos donde no robaremos tanto balón y tendremos que ganar igualmente", advirtió Ivanovic, consciente de que las grandes batallas todavía están por llegar.