Lantarón y Valdegovía velan por el futuro de Garoña

La empresa Equipos Nucleares construye los 44 depósitos que deben llegar a la central para almacenar los residuos

04.10.2021 | 00:51
Exterior de la central nuclear de Garoña.

Lantarón – La Asociación de Municipios en Áreas con Centrales Nucleares y Almacenamiento de Residuos Radiactivos (AMAC), a la que pertenecen los ayuntamientos alaveses de Lantarón y de Valdegovía, ha visitado la empresa Ensa, Equipos Nucleares Sociedad Anónima S.M.E, encargada de la fabricación y del suministro de contenedores para el almacenamiento en seco del combustible gastado en los almacenes temporales individualizados (ATI) de las centrales nucleares estatales, donde se ha interesado por el diseño y elaboración de dichos contenedores.

Esos grandes envases serán los utilizados en el futuro para el almacenamiento en seco del combustible gastado de las centrales nucleares de Almaraz (Cáceres), Trillo (Guadalajara) y Santa María de Garoña (Burgos). Precisamente, por el proceso que atañe a esta última, radicada a escasos kilómetros del territorio histórico en su frontera con la provincia castellano-leonesa, velan las localidades alavesas cercanas a esa zona, casos de Lantarón y Valdegovía, que pertenecen a la Asociación Española de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares y Almacenamientos de Residuos Radiactivos.

En concreto, ha sido una amplia delegación conformada por más de una treintena de alcaldes y concejales de municipios asociados a AMAC los que han visitado las instalaciones de esta empresa de componentes nucleares para conocer de cerca su trabajo, recorriendo las diversas instalaciones de la planta, como el centro de tecnología avanzada (CTA) y el taller de producción donde han podido observar el proceso de fabricación de los contenedores para el almacenamiento de residuos nucleares.

El pasado año, el Consejo de Ministros autorizó a la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) contratar a Equipos Nucleares SA, S.M.E para que fabrique y suministre 68 contenedores para el almacenamiento en seco del combustible gastado de las centrales nucleares de Almaraz (Cáceres), Trillo (Guadalajara) y Santa María de Garoña (Burgos). El valor total de estos trabajos asciende a 212 millones de euros y tienen un plazo de ejecución de cinco años.

Los contenedores se depositarán en los respectivos Almacenes Temporales Individuales (ATI) de cada central, hasta que esté listo un Almacén Temporal Centralizado (ATC) y puedan trasladarse allí.

El contenedor ENUN 52B es un contenedor metálico universal de doble propósito (almacenamiento y transporte) que puede albergar hasta 52 elementos. Se trata de un vaso o cuerpo metálico rodeado de un blindaje neutrónico y está provisto de dos tapas de cierre mediante pernos y su vida de diseño es de 50 años. En su interior dispone de un bastidor en el que se introduce el combustible gastado. Miden casi cinco metros de alto, tienen un peso cargados de 72 toneladas y su diámetro es de 2,09 metros.

44 contenedores El contrato firmado entre la empresa de residuos nucleares, Enresa, y Ensa para la central de Santa María de Garoña tiene como objeto suministrar 44 contenedores para el almacenamiento del combustible gastado de la central. El valor estimado del contrato es de 127.600.000 euros, con un plazo de ejecución de cinco años. Los contenedores ya han comenzado a llegar, después que fueran autorizados por el Ministerio previo informe del Consejo de Seguridad Nuclear.

El combustible gastado de la central nuclear de Santa María de Garoña, se encuentra en la piscina de la instalación y de allí irán a los contenedores según vayan llegando.

noticias de noticiasdealava