Mejorar con la participación de los vecinos

El municipio de Iruña Oka cumple cuatro años de desarrollo de presupuestos participativos habiendo acometido una veintena de proyectos propuestos y pedidos por sus habitantes

22.08.2021 | 00:39

Desde la pasada legislatura, uno de los empeños más importantes del Ayuntamiento de Iruña Oka y de su equipo de gobierno ha sido fomentar la participación ciudadana para el desarrollo y el crecimiento de la calidad de vida del conjunto de localidades que integran ese territorio.

De esta manera, primero con José Javier Martínez y después con Miguel Ángel Montes, durante los últimos cuatro años se ha venido desarrollando un proceso participativo para que los propios vecinos propusieran las obras que se debían realizar en sus núcleos de población y que no estaban contempladas en el presupuesto general del Ayuntamiento.

Así, en 2018, año en el que comenzó este proceso, el Consistorio destinó 40.000 euros, lo que suponía 8.000 euros en cada pueblo, a los proyectos que decidieron los vecinos. De esta manera, en Nanclares de la Oca se pudo acometer la reforma integral de la plaza Gipuzkoa y y dotarla de un nuevo mobiliario urbano. En Trespuentes se instaló un punto verde ubicado en la subida hacia el jardín botánico de Santa Catalina; en Víllodas se procedió a la reforma de la zona deportiva del barrio de Iruña; en Ollávarre se amplió el centro social del pueblo aprovechando la parte trasera de la iglesia de San Esteban, y en Montevite se llevó a cabo el arreglo del tejado de la bolera, evitando de este modo filtraciones y goteras.

Ante el positivo resultado de esta iniciativa, al año siguiente, el Pleno del Ayuntamiento de Iruña Oka acordó incrementar la partida global hasta los 50.000 euros, por lo que a cada pueblo le correspondía la cantidad de 10.000.

Nuevamente, los vecinos realizaron sus aportaciones y se acordó que Nanclares de la Oca recibiría esa financiación que se dedicaría al estudio para la instalación de un rocódromo en las instalaciones deportivas Arrate. En Víllodas se mejoró una parcela ajardinada en el SAU-V1 y se completó el acondicionamiento de locales de la Junta Administrativa en la zona de Iruña. En Ollávarre se decidió la colocación de contenedores de recogida de restos de poda y la colocación de varios badenes para reducir la velocidad en algunas calles del pueblo. En Trespuentes también se colocaron esos badenes para reducir la velocidad de los vehículos y en Montevite la partida se destinó al arreglo de caminos en el monte vecinal.

El proceso participativo también se llevó a cabo al año siguiente, 2020, a pesar de las complicaciones derivadas de la pandemia. De esta manera, se destinaron nuevamente 50.000 euros para poder acometer los proyectos que los vecinos plantearan.

Con los 10.000 euros que le correspondían en Nanclares de la Oca se planteó realizar mejoras en el parque ubicado en la Plaza 3 de Marzo y construir una solera de hormigón en la zona en la que se ubica el contenedor habilitado para depositar los restos de poda de la calle Alanzo. Con ello se pretendía adecentar y mantener más limpia esta zona destinada a la recogida de residuos. Con esta obra hubo una dificultad y es que la reforma del Parque superaba ese costo y por lo tanto se acordó guardar el dinero y sumarlo a la partida del año siguiente para poder realizar esa reforma.

Por su parte, en Víllodas se acometió la colocación de suelo y ventanas en el edificio ubicado en la zona deportiva del barrio de Iruña para destinarlo a centro multiusos juvenil. De este modo, se quería avanzar en la adecuación de esta instalación, ya que está prevista la adquisición de mesas y sillas, hasta convertirla en un centro multiusos juvenil dotado con una zona de biblioteca y otra de juegos, de manera que los jóvenes del pueblo dispongan de un espacio para su tiempo de ocio sin necesidad de desplazarse a otras localidades.

En Ollávarre se decidió destinar el gasto en mejorar la bolera al aire libre y en instalar reductores de velocidad y espejos para mejorar la visibilidad en algunos cruces; en Trespuentes se acometió la mejora del techado del antiguo edificio de las escuelas, que actualmente acoge el txoko que sirve como punto de reunión a los vecinos y vecinas del pueblo; y en Montevite se decidió colocar tres contadores de agua en puntos estratégicos de la red para detectar fugas, ya que en los últimos meses se había registrado un elevado consumo de agua que no se corresponde con el gasto real llevado a cabo por el pueblo.

Por último, para el actual año 2021 se volvieron a destinar 50.000 euros para estos proyectos vecinales. Así, en Nanclares de la Oca, con ese dinero y con la partida del año anterior se pudieron acometer los trabajos, que están permitiendo mejorar la plaza que une la Avenida de Langraiz con la parte trasera del centro cívico Ramiro Fernández y que cuenta, además de con una zona ajardinada, con una fuente y mesas y asientos que presentan varios desperfectos.

En Víllodas, se optó por la mejora del camino de acceso al núcleo de Gárabo para mejorar la accesibilidad a la zona. Las obras consisten en nivelar y compactar el actual camino, compartido por las Juntas de Víllodas y Nanclares, eliminando los baches existentes y creando zonas de drenaje que eviten su deterioro posterior. Para Ollávarre se asumió proceder a la creación de una zona de gimnasia junto a la pista multideporte colocada hace dos años en la calle La Laguna. Este equipamiento, especialmente diseñado para personas de edad avanzada o con movilidad reducida, permitirá a los usuarios realizar ejercicio físico minimizando el riesgo de sufrir lesiones o caídas.

En Montevite, los vecinos deseaban mejorar la iluminación nocturna y para ello han destinado la inversión en la instalación de nuevos puntos de luz en el núcleo urbano. Se van a instalar nuevas farolas en algunos lugares ya que, tras el cambio a dispositivos led realizado en 2019, quedaron poco iluminados

Por último, en Trespuentes se produjo un caso un poco especial, ya que en el debate en Pleno de las proposiciones realizadas por la ciudadanía, el edil de EH Bildu y presidente de la Junta Administrativa de Trespuentes, Davide Di Paola, explicó el motivo por el que desde este concejo no se presentaron propuestas, achacándolo a un malentendido entre los vecinos y la propia Junta. En el Pleno, el propio Di Paola planteó la posibilidad de buscar la fórmula para que se cumpla el deseo expresado por los vecinos en el concejo, en el que solicitaron la colocación de nuevos puntos de luz para mejorar la iluminación en algunas zonas de Trespuentes.

noticias de noticiasdealava