Normativa de la DGT

"Hay gente que tiene a los ciclistas entre ceja y ceja"

Imanol Unzabal, presidente del club ciclista de Amurrio, reconoce que aún es pronto para saber si las nuevas regulaciones que les protegen en las carreteras han surtido efecto

30.01.2021 | 11:11
Un ciclista circula por el centro de Vitoria.

A principios de esta semana, la Dirección General de Tráfico (DGT) aprobaba una nueva normativa para adelantar a los ciclistas en carretera de una forma más segura. La DGT anunciaba entonces que la separación lateral de metro y medio en el adelantamiento ha pasado a dos metros y que, igualmente, se va a exigir una reducción de la velocidad al efectuarlo. En concreto, se deberá sobrepasar al grupo de ciclistas a una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora por debajo del límite permitido en la carretera.

El presidente del Club Ciclista de Amurrio, Imanol Unzabal, explica, en conversaciones con DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA, que aún es pronto para ver los frutos que da esta nueva normativa. "El que respetaba el metro y medio va a respetar igual los dos metros, pero también es difícil de demostrar. A ver a quién pillan si han adelantado o no con el espacio suficiente". A pesar de todo, afirma que "como medidas están bien".

Diana Paniagua (Bizikleteroak) también ha hablado con este diario, y ha explicado que, como ciudadanos, una medida que agradecen es la que ha obligado a los patinetes a abandonar las aceras, otra norma instaurada también a principios de este año en Vitoria. "Las aceras deben ser para los peatones", afirma ella.

En este aspecto, recuerda que aún no han sacado las bicicletas de las aceras de más de tres metros, "cosa que fue un error poner en la anterior ordenanza, porque creo que crea más confusión que otra cosa". Respecto a las conductas incívicas que desde el colectivo hayan podido presenciar o vivir, Diana recuerda que "el conflicto siempre surge cuando hay personas incívicas, vayan en coche, bici, autobús o a caballo".

Además, recuerda que hacen un análisis de comportamiento, y que en el último año –lo realizan cada dos– vieron que había subido la utilización de las aceras de menos de tres metros. "Hay malos comportamientos, y conductas incívicas puedes ver muchas si te quedas parada en una esquina en una calle".

Por eso, esta portavoz de Bizikleteroak resalta que cuando hay un nuevo concejal de Movilidad le piden que multen a las personas que lo hacen mal, "porque si no les multan los que pierden son los que lo hacen bien".

Respecto a los adelantamientos, ella defiende que si se va a adelantar a una bicicleta, es conveniente hacerse a la idea de que es como adelantar a un tractor. "Si ocupara todo el carril, no le puedes adelantar, así que es conveniente no adelantar en curva, porque si viene un coche de frente, te echas sobre la bici", recalca.


Una relación que "no es mala", pero con matices

En general, Unzabal considera además que la relación conductor-ciclista "no es mala". "Ya no salgo tanto como antes en bici pero no aprecio que sea mala. Lo que pasa es que hay gente que tiene a los ciclistas entre ceja y ceja, y hay quien incluso ha ido a agredir. Se ven imágenes de esas. Nosotros hemos tenido problemas con gente que se ha bajado del coche diciéndonos que estamos estorbando".

El presidente del club amurrioarra también reconoce que ciclistas, conductores y todos los que forman parte de la carretera tienen que colaborar. "Si tú vas en bici, y hablando con otro tranquilamente ocupando media carretera... hay que ayudar a que funcione", ejemplifica.

En su caso, afirma que no ha tenido demasiados percances en carretera, pero sí recuerda una vez en la que iban seis-siete personas en bici –entre ellos, César Solaun, que al poco iba a ir al Tour de Francia–. "Al entrar en Llodio hay unos badenes, y un coche nos adelantó muy rápido, pero al llegar a los badenes pegó de repente un frenazo. Nos pegamos un susto y empezamos a levantar la mano. Se bajó del coche y no pasó nada, pero estuvo a punto".

Y es que a veces ocurre –afirma– que en zonas estrechas en las que viene un coche y de frente va un camión, antes de estrellarse con el camión "va a preferir volver al carril, donde estás tú". Hay ahora, además, gente que lleva cámaras integradas en los cascos. "Hay gente que como le han pasado muchas cosas, la lleva, pero en carretera se ven muy pocas".

Con esto coincide Diana, que recuerda que no van con cámara por la ciudad, "pero deberíamos". Y es que en ocasiones, al circular por Vitoria, les adelantan "muy cerca", rozándoles casi con el espejo retrovisor. "Una cosa que se hace mucho en esta ciudad, cuando hay un carril contrasentido bici, por ejemplo en la calle Gorbea, es adelantarte invadiendo el carril bici de sentido contrario, algo muy peligroso", añade.

Y pone otro ejemplo que les ha trasladado hace no mucho tiempo una chica, que estaba parada en una calle 30 –en Lanzaduri–. "Se paró en el semáforo, y el coche que venía por detrás la empujó, porque como no la había podido adelantar en toda la calle estaba enfadado". También han escuchado insultos y otros improperios cuando van en bicicleta.


Nuevas restricciones

En otro orden de cosas, también a los ciclistas les están afectando las nuevas medidas restrictivas para hacer frente al covid-19 –la prohibición de salir del término municipal y el límite de cuatro personas que pueden estar juntas–, así como las condiciones meteorológicas que en las últimas semanas han hecho mella en el territorio y han dificultado las travesías en bicicleta.

Respecto a la primera cuestión, Unzabal afirma que cuando ha salido, desde que se puede, siempre lo ha hecho solo. "Yo creo que no es tan difícil salir a andar en bici solo". Porque además, recuerda que cuando vas andando en bicicleta respiras fuerte y "como vayáis uno al lado del otro, hablando, es fácil contagiarse". Por eso, las veces que está saliendo ahora, lo está haciendo solo.