Luz verde a la caza

La Diputación defiende que las batidas de jabalí persiguen el control de la especie

González recuerda que la iniciativa parte de Madrid y se ha tomado en numerosos territorios

17.11.2020 | 16:52
Ejemplar de jabalí comiendo.

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha defendido este martes la reciente autorización foral de las batidas de jabalí y la libertad de movimientos para llevarlas a cabo a pesar de las restricciones vigentes. Se trata, según ha explicado, de una medida que busca "el control de la especie" y que ha partido del Ministerio español de Agricultura.

González ha contextualizado que el área dirigida por el socialista Luis Planas solicitó el pasado 3 de noviembre a las comunidades autónomas que incrementasen la actividad cinegética de esta especie para evitar su sobrepoblación. Agricultura pidió también planes específicos de control del jabalí para este próximo diciembre, aunque Álava no va a necesitar elaborarlo porque ya cuenta con uno propio.

La orden foral que autoriza las batidas está vigente desde el pasado jueves 12 y ha sido muy criticada por el colectivo Ekologistak Martxan, que consideró "inadmisible" que "se permita la caza de jabalí en pleno estado de alarma e incluso puedan cazar en el territorio histórico personas de otras provincias".

González ha recordado que las diputaciones de Bizkaia y Gipuzkoa han establecido medidas similares tras la reunión con Agricultura, como también lo han hecho otros territorios del Estado como Catalunya, Asturias o Andalucía.

"Es una medida de control de la especie, con el objetivo de que la sobrepoblación no aumente de manera exponencial en los próximos años, agravando una problemática que ya existe con carácter general", ha recordado González.

Las batidas pretenden, entre otras cosas, "evitar el riesgo de propagación de enfermedades animales, especialmente la peste porcina africana", así como evitar el riesgo de propagación de zoonosis como la tuberculosis o la brucelosis. También, ha enumerado el diputado general, buscan "prevenir daños" en las producciones agrícolas o ganaderas y evitar al mismo tiempo accidentes de tráfico, que "de forma frecuente" se producen por la presencia de jabalíes en Álava y otros territorios.