Temporeros en época covid

Gracias a la experiencia y también a la coordinación, la Unión Agroganadera de Álava (UAGA) salvó momentos tan difíciles como el confinamiento del 25% de los trabajadores a causa de la enfermedad

10.11.2020 | 00:55
Entre otras iniciativas, el colectivo UAGA modificó sus protocolos de funcionamiento y generalizó la realización de pruebas PCR previas al colectivo de personas temporeras. En la imagen, un temporero vuelca la uva recolectada en una camioneta.

Laguardia – La Unión Agro-Ganadera de Álava (UAGA) ha realizado un balance de la contratación de personas temporeras en la campaña de vendimia de 2020, que ha tenido una complejidad añadida derivada de la situación sanitaria provocada por el covid-19, que ha requerido modificar los procedimientos habituales de la central. Para ello se han adaptado a los nuevos requerimientos de atención a las explotaciones agrarias y a las personas temporeras, siempre teniendo como requisito fundamental garantizar la seguridad de ambos y de los ciudadanos en general, sin paralizar las tareas de recolección y garantizando la mano de obra necesaria y cualificada a las explotaciones.

Gracias a esa coordinación de la mesa del temporerismo en la que participan todos los agentes implicados en la contratación de estas personas, Osakidetza, Osalan, Diputación, UAGA y otras asociaciones del sector, se ha logrado llegar al final de la campaña.

Para lograrlo, UAGA modificó sus protocolos de funcionamiento y generalizó la realización de pruebas PCR previas al colectivo de personas temporeras. Resultado de ello, el 25% de los temporeros participantes en el programa fueron confinados, lo que ha generado una dedicación especial dirigida al control sanitario de los alojamientos, a la gestión administrativa de incapacidades laborales y la búsqueda de más personas temporeras de sustitución para poder atender con urgencia las demandas de agricultores que se quedaban sin mano de obra por causa del covid-19.

Además de esta actividad, UAGA ha participado en la gestión del servicio especial creado por el Gobierno Vasco para garantizar a todos los productores de uva de Rioja Alavesa que ante cualquier problema ocasionado por el covid-19 en su explotación, pudieran disponer de otras personas temporeras en la recogida de uva. Para ello se ha dispuesto del alojamiento de Leza, manteniendo allí una reserva de personas temporeras.

En este contexto las demandas atendidas a través del programa de temporerismo se han reducido en un 25% y el total de jornadas trabajadas en un 10%. Se ha dado respuesta a 112 demandas de explotaciones agrícolas, que han contratado a 415 personas temporeras, realizándose un total de 4.199 jornadas reales.