Álava rural

Casi 5.000 alaveses no tienen acceso a servicios bancarios en su municipio

Repartido en nueve municipios del territorio, este 1,41% de la población alavesa no recibe tampoco la visita del bancobus

04.11.2020 | 14:06
Un hombre saca dinero de un cajero.

VITORIA. 4.665 alaveses no tienen acceso a ningún servicio bancario en ninguno de los 9 municipios en los que residen, lo que supone el 1,41% de la población, que no tiene acceso directo ni a cajeros ni a oficinas, y tampoco recibe la vista del bancobus, que sí se acerca a 13 municipios.

De todas estas cuestiones ha dado cuenta esta mañana la diputada foral de Desarrollo Económico, Innovación y Reto Demográfico, Pilar García de Salazar, preguntada por los procuradores de EH Bildu. Durante su intervención, ha informado de que en febrero hicieron un inventario de los recursos bancarios que hay en Araba, recogiendo datos de ayuntamientos y entidades financieras, así como del Banco de España.

En abril, junio y julio, tuvieron que volver a realizar el análisis, ya que durante la pandemia se cerraron algunas sucursales. "El inventario dice que en Araba hay 208 oficinas, de las cuales 150 se encuentran en Vitoria, 12 en Llodio, 8 en Amurrio y las 38 restantes se reparten entre 21 municipios alaveses", ha enumerado.

También ha aportado datos relativos a los 305 cajeros automáticos que hay en el territorio. 224 pertenecen a Vitoria, 17 a Llodio, 7 a Amurrio y 57 se distribuyen entre 35 municipios. Además, 24 municipios cuentan con una sucursal abierta y tienen cajero automático, 11 localidades sólo disponen de cajero y 7 municipios alaveses pueden hacer uso de su dinero solamente mediante el autobús móvil, según ha informado.

Sin embargo, también ha anunciado que esta imagen va a ir cambiando, "porque siguen cerrando oficinas bancarias. En los últimos diez años, ha cerrado cerca del 40%". Es por eso que en estos momentos están valorando diferentes iniciativas. "En esos 9 municipios en los que no hay servicio bancario de ningún tipo, sería necesario coger el coche para ir al cajero lo pongas donde lo pongas".

Por eso, plantean tres posibles líneas de actuación. Para esos nueve municipios sin servicios bancarios ha cifrado en "100.000 euros" la inversión necesaria para dotarles de ellos, aunque ha dudado de la eficacia de pagar a las entidades bancarias para su implantación en zonas rurales del territorio.

Otra opción que valoran es que los carteros lleven dinero en efectivo a los núcleos de población más pequeños, o el taxi rural, que en la pandemia distribuyó medicinas, alimentos, etc.

"Vamos a analizar si tendría sentido acercar a las personas de más edad que viven en las localidades más aisladas para retirar dinero en una oficina bancaria", asegura, al tiempo que reitera que "esto hay que hacerlo en colaboración con cuadrillas y ayuntamientos. Queremos identificar una respuesta concreta, pero también la más eficaz y eficiente. En función de este análisis tomaremos la decisión", concluye.

BRECHA DIGITAL 

Sobre la brecha digital generacional en el medio rural alavés también ha hablado García de Salazar. En ese sentido, e interpelada por Elkarrekin, ha destacado que el esfuerzo de la Diputación y las instituciones alavesas para eliminar esa brecha, con actuaciones como el plan Araba Conectada, que ha llevado la banda ancha a las zonas industriales y ahora tiene como objetivo todos los hogares alaveses. "Sin eso no sería posible eliminar ningún tipo de brecha digital", ha recordado.

También ha citado como elemento "esencial" los KZ Guneak del Gobierno Vasco y los cursos de formación. "Estamos trabajando con la Fundación Vital, con los técnicos de las cuadrillas, y con Acoa y Acovi", ha reiterado.


PALIAR EFECTOS

En junio-julio estuvieron reunidos con las cuadrillas, que pidieron que ampliaran aspectos de la banca online para paliar los efectos del cierre de oficinas, como el envío y la recepción de dinero, entre otros . En ese sentido, ya tienen un a cuerdo verbal con F undacion V ital, que va a impartir este tipo de cursos en la zona rural alavesa.

También estamos trabajando con Acoa y Acovi para que se impartan otros cursos para mayores de 55 años. Las clases se van a impartir en sedes y espacios públicos, y lo haremos cuando se puedan realizar cumpliendo todas las medidas que se exigen en pandemia. No está en nuestra mano cumplirlo con inmediatez, pero todo está preparado y tiene presupuesto", ha concluido.