Detenidos los autores de robos en farmacias

Los dos delincuentes suman en su haber medio centenar de delitos de robos con fuerza en Álava, Asturias, Huesca, La Rioja y Navarra

16.10.2020 | 11:03

Vitoria. La Guardia Civil del Área de Investigación de Nájera, ha detenido a dos varones, como presuntos autores en diferentes grados de participación en un delito de robo con fuerza y una tentativa, que fueron ejecutados en los establecimientos farmacéuticos de Alesanco y Tricio.

Los dos implicados de 37 y 44 años, son de nacionalidad española y residentes en las localidades riojanas de Santa Coloma y Villar de Torre. Ambos son viejos conocidos de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad dada su frenética actividad delictiva, llegando a sumar en su haber un total de 50 delitos por robos con fuerza en Álava, Asturias, Huesca, La Rioja y Navarra.

Su detención fue posible cuando el pasado 22 de agosto, la Guardia Civil en La Rioja tuvo conocimiento mediante denuncia, de un robo con fuerza en el interior de una farmacia de la localidad de Alesanco. Aprovechando que el establecimiento estaba cerrado, autores desconocidos accedieron a su interior mediante el forzamiento de una de las ventanas, llegando a sustraer 3.000 euros en efectivo de la caja registradora y a arrancar la caja fuerte de la pared, conteniendo está en su interior otros 3.900 euros y 12 cajas de medicamentos estupefacientes valorados en 600 euros.

El 14 de septiembre, tuvo lugar una tentativa de robo con fuerza. Esta vez en la farmacia de la localidad riojana de Tricio, en la que los delincuentes intentaron acceder al interior forzando la puerta de entrada. En esta ocasión el robo fue frustrado gracias a un grupo de jóvenes que se percataron de los hechos y alertaron a otros provocando la huida a bordo de un turismo marca Rover.

Tras el análisis efectuado durante estas semanas a toda la información recopilada, manifestaciones de testigos y grabaciones de vídeo, se pudo identificar, sin ningún género de dudas, a los dos presuntos autores de los hechos. Una vez localizados y detenidos se acogieron a su derecho constitucional de no prestar declaración ante los investigadores, por lo que fueron puestos a disposición de la autoridad judicial.