La pandemia merma los ingresos de los pueblos

Los ayuntamientos de Ayala pierden entre un 20 y un 25% de la recaudación procedente de la Diputación. Unos tirarán de remanente y otros priorizarán las actuaciones que son urgentes

28.08.2020 | 01:02
Feria ganadera en Respaldiza. Foto: Araceli Oiarzabal

Vitoria – La covid-19 ha traído consigo también una incertidumbre económica que afecta a las diputaciones, los ayuntamientos y a los trabajadores de todos los sectores, que ya durante el confinamiento demostraron su capacidad de reinventarse. Ese sentimiento de hacer frente a un futuro incierto lo comparten también los diferentes consistorios alaveses. Los del valle de Ayala desconocen cuánto durará todo esto. Para esta ocasión tienen claro su planteamiento a seguir para hacer frente a una disminución de ingresos, como la que sufrirán con la bajada de los fondos forales de financiación del Fofel.

Artziniega

A la cuestión sanitaria hay que sumar la económica, un quebradero de cabeza que ha cambiado los planes de alcaldes como Joseba Vivanco. "La comunicación ha sido que el recorte este año de financiación de la Diputación es de 260.000 euros, pero no sabemos si dentro de un mes nos van a comunicar que nos quitan algo más porque, al final, la recaudación ha ido a peor. Es una incertidumbre cuadrar los números en el presupuesto y saber cómo vas a acabar el año". También le produce esa sensación el presupuesto del año que viene, porque va a ser "más incierto todavía", ya que desconoce hasta dónde va a llegar el recorte de financiación en 2021.

Amurrio

Amurrio también va a notar el recorte del Fofel este año. Su teniente de alcaldesa, Txerra Molinuevo, anuncia que las previsiones indican que se va a reducir sobre un 20% (más de un millón de euros). Para cubrir el presupuesto han echado mano de un millón y medio del remanente. Reconoce que el presupuesto hay que mirarlo "muy al detalle", aunque reitera que habrá que ampliar o mantener fija la cuestión social, porque recuerda que esta crisis no está siendo únicamente sanitaria. El año que viene –incide–, "seguramente, si se nos cae también un millón y medio de recaudación, habrá que pensar muy bien el presupuesto", asegura Molinuevo finalmente.

Laudio

Ander Añibarro, alcalde de Laudio, recuerda que en mayo le trasladaron que la reducción del Fofel iba a ser en torno al 25% menos. "Veremos en qué se quedan finalmente esos ingresos. Nosotros hemos hecho una apuesta fuerte, tenemos remanente como municipio y eso nos permite acometer ciertas obras". También asume que la situación económica "no va a ser fácil. Nuestro presupuesto se verá reducido en unos 3.000.000 de euros. Hemos renunciado a ciertos gatos que hemos visto que pueden esperar a años siguientes". A pesar de todo, asegura que están acometiendo varias obras, entre ellas la estabilización de la ladera de Bitorika, las obras de saneamiento de San Bartolomé etc. Han hecho un análisis presupuestario y han adecuado las partidas para reducir el gasto y anteponer lo importante. "Queremos dejar claro que las ayudas sociales no se han tocado, sólo para ampliarlas, y lo primero que hicimos fue habilitar medio millón de euros para las diferentes subvenciones", concluye.

Okondo

El alcalde de Okondo, Jon Escuza, adelanta que "ya se nos ha comunicado que en principio se ha estimado la reducción del Fofel en un 25%. Es cierto que tendremos que estudiar las posibilidades" –asume– al tiempo que recuerda que en estos momentos están centrados en la enfermedad y en tomar más medidas. "Desde el Consistorio queremos ayudar, y ante el coronavirus no vamos a tener ningún reparo a la hora de invertir dinero para minimizar el riesgo de contagio de nuestros vecinos, pero todavía no nos hemos sentado a mirar de dónde vamos a tener que quitar". Recuerda que ya sacaron una primera línea de ayudas para los autónomos y pymes y ahora sacarán la segunda.

Aiara

También en Aiara están notando las consecuencias de la crisis y se están preparando para hacerle frente. "Afortunadamente, el Ayuntamiento ya aprobó el presupuesto municipal teniendo en cuenta la merma de ingresos del Fofel", asegura Gentza Alamillo, su alcalde. El equipo de gobierno también adquirió el compromiso de que aquellos proyectos que eran urgentes para el municipio no se vieran resentidos por esta merma de ingresos. "El Consistorio viene en los años anteriores con una gestión económica bastante contenida y generando remanente. Podemos afrontar esta merma de dinero procedente de la Diputación". Eso sí, reconoce que hay que ser "cautos" de cara a los próximos ejercicios porque la situación económica es complicada y tendrá consecuencias más adelante.