La circulación variará el lunes en Amurrio debido a las obras del centro urbano

La subida a la ikastola se desvía por Aiara-Madinabeitia, que se reabre al tráfico

01.02.2020 | 06:23
Obras de construcción de una rotonda en el solar que ocupaba la gasolinera.

Amurrio - Las obras de la rotonda en el solar que ocupaba la antigua gasolinera de la calle Aldai en Amurrio continúan adelante y, como ya se preveía, están obligando a aplicar medidas provisionales de reordenación viaria, según se va avanzando.

Otra de ellas llegará a media mañana del próximo lunes cuando se reabrirá al tráfico rodado el tramo de la calle José Madinabeitia en el que durante las últimas tres semanas se han estado llevando a cabo mejoras de saneamiento. En concreto, se ha abordado la renovación de la red de aguas pluviales y fecales, entre los números 10 y 14 del citado vial. A su vez, a partir del lunes, en la subida a la ikastola Aresketa y al instituto Zaraobe se desviará el tráfico por la Avenida Aiara-José de Madinabeitia para acceder a la calle Etxegoien Bidea. "La bajada de los centros escolares se mantendrá igual que hasta ahora", matizan desde alcaldía. Otro cambio que han traído estas obras es el relacionado con el traslado de la parada de autobús conocida como marquesina de la gasolinera a la calle Elexondo y allí se mantendrá. Concretamente, enfrente de la Bodeguilla, donde también paran las líneas de Bizkaibus.

Se trata de los primeros inconvenientes de una importante actuación que arrancó el pasado mes de diciembre con las labores de desmantelamiento de la antigua estación de servicio del casco urbano de Amurrio, es decir, la demolición y desmontaje de una caseta y cuatro depósitos de gasolina. Los trabajos, según fuentes municipales, avanzan "a buen ritmo", aunque todavía queda tiempo para ver la zona completamente urbanizada. Y es que, las obras adjudicadas a Construcciones Arana por un importe de 528.531 euros tienen un plazo máximo de ejecución de siete meses. En concreto, el eje central del proyecto es la construcción de una rotonda que distribuirá el tráfico procedente de las calles Aldai, Etxegoien y Jose Madinabeitia, además de la elevación de algunos tramos de acera, la renovación de luminarias y de colectores de agua.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Amurrio sigue con su trabajo en esta legislatura de cara al nuevo plan general de ordenación urbana (PGOU). El nuevo informe de impacto ambiental que incorpora los cambios normativos de 2015 que se aplicarán al texto, las alegaciones presentadas a los informes ambientales y de género expuestos al público en 2017 y las que se atendieron tras la aprobación inicial de abril de 2014, está ya prácticamente terminado.

A esos documentos se han añadido los informes sectoriales del paisaje, de cauces fluviales y carreteras, de actividades ganaderas y agrícolas y de uso de las zonas urbanas e industriales entre otros, que deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar el urbanismo local de la próxima década.

Ahora, Amurrio espera tener listo el texto para enviarlo al Gobierno Vasco, que debe dar el visto bueno a toda la tramitación antes de someterlo de nuevo al pleno, para que se realice la aprobación provisional. El último trámite lo debe realizar de nuevo el ejecutivo vasco aprobando el documento definitivamente antes de su entrada en vigor.

El plan general se empezó a redactar en 2012. Entre sus previsiones se contempla la construcción de 1.500 nuevas viviendas y de la ronda oeste para mejorar el tráfico. También incluye la construcción de un gran paso bajo el ferrocarril en la calle Landako que permita unir las dos mitades en las que está divida la localidad por la vía férrea.

Polígonos de Llodio Por otro lado, el Ayuntamiento de Llodio ha dado por culminados los trabajos de reposición de las farolas que hasta ahora se encontraban estropeadas o dañadas en las zonas de los polígonos industriales de Arza e Industrialdea. La mejora, que se dejó en manos de una empresa especializada, aunque la brigada municipal de obras ha sido la encargada de llevar a cabo los trabajos de albañilería, también ha englobado la instalación de nuevos puntos de luz de tipo led en casos específicos. El polígono Industrialdea contaba hasta ahora con 61 farolas y Arza tenía 70. Sin embargo, a pesar de la cantidad de luminarias, la renovación de todo el alumbrado también ha obligado a colocar otras nuevas en sustitución de otras que se encontraban deterioradas.

El concejal de Desarrollo económico, Andoni Orue, explicó ayer que en la zona de Industrialdea se han colocado 39 nuevas columnas, además de renovar 61 luminarias ambientales. Mientras, en el polígono de Arza han sido 13 las nuevas columnas que se han instalado, de modo que se han podido completar con 46 luces para alumbrar los viales y otras 24 para mejorar la iluminación ambiental.

Orue también apuntó que la mala iluminación en estas zonas industriales, que también se observa en otras, se debe a que "las actuales farolas tienden a acumular mucha suciedad y eso conlleva un gasto ineficaz". Además, pese a que durante los últimos años se han realizado labores de limpieza para eliminar los residuos de los focos y bombillas de las farolas, "la suciedad vuelve de nuevo con facilidad", añadió, apuntando el motivo por el que se ha decidido llevar a cabo estas mejoras en el alumbrado.