26 de enero de 1961

Arde el secadero del Deportivo Alavés ocasionándose pérdidas cuantiosas

Un 8 de julio de 1951, el Deportivo Alavés ascendía a Segunda División y el 26 de junio de 1960 el conjunto albiazul descendía a Tercera División

26.01.2021 | 00:29
Tribuna Central de Mendizorroza, dónde se hallaba el secadero. Foto: Archivo municipal Vitoria. Arqué.

Un 8 de julio de 1951, el Deportivo Alavés ascendía a Segunda División y el 26 de junio de 1960 el conjunto albiazul descendía a Tercera División. Entre estas dos fechas queda enmarcada una de las décadas más brillantes de la historia del equipo de Mendizorroza, con el segundo ascenso a Primera División al final de la temporada 1953-54, dos temporadas consecutivas entre los grandes de nuestro fútbol, algunas temporadas brillantes en Segunda y la presencia de varios excelentes futbolistas bajo su disciplina.

Estamos en la temporada 1960-61 y el Deportivo Alavés compite en Tercera División en su Grupo IV, formado por clubes pertenecientes a las Federaciones Navarra y Guipuzcoana. A esta última Federación está afecto el conjunto albiazul, al igual que el CD Vitoria. El domingo 22 de enero de 1961 el equipo albiazul, entrenado por el guipuzcoano de Deba, Román Galarraga, uno de los más grandes entrenadores que se hayan sentado nunca en el banquillo alavesista, empata frente al Eibar (2-2) en Ipurua afianzando su primera posición en la tabla y manteniendo los tres puntos de ventaja sobre los armeros.

Los entrenamientos semanales, tras lo de Eibar, se realizan sin contratiempos de cara a recibir en Mendizorroza al Tolosa, 12º clasificado, el domingo 29. A eso de las 20.00 horas del jueves 26 de enero, se declara un incendio en el llamado secadero de Mendizorroza.

El secadero es un habitáculo debajo de la antigua Tribuna Central derruida en el verano de 1973, en el que se ubican para secar todos los utensilios, equipajes de partido, botas, balones, ropas de entrenamiento, toallas y demás enseres necesarios en el día a día de la vida de un equipo de fútbol. Además, el secadero sirve de almacén para guardar diferentes atuendos del equipo.

Las llamas toman tal fuerza que es necesaria la presencia de los bomberos, que una hora más tarde han acabado con el incendio. Los mismos empleados municipales determinan que el origen del fuego ha podido sobrevenir a consecuencia del vuelco de algún objeto sobre la estufa eléctrica, que todas las noches se queda encendida para secar la ropa del entrenamiento matutino. Como todo el material que se acumula en esta habitación es altamente inflamable, el fuego ha prendido fácilmente en todo lo existente en la misma.

El viernes 27 por la mañana, el equipo no puede entrenar al no tener material deportivo, se comprueban con exactitud los daños ocasionados por el fuego y para la débil economía albiazul son cuantiosos. Han desaparecido el equipaje titular y el reserva de los partidos oficiales, un buen número de pares de botas, ropa de entrenamiento, todos los chándales, toallas, espinilleras, balones.

Se estiman en 50.000 pesetas (300 €) las pérdidas. Hoy en día esa cantidad, quizás, nos haga sonreír, pero en 1961 era importante. Para que nos hagamos una idea: 1.200 € de recaudación en un partido se consideraba la taquilla de la temporada. La pérdida de material ocasiona otros contratiempos, además.

El domingo hay partido y hay que reponer con urgencia el material necesario para disputar el encuentro frente al Tolosa. La reposición de las botas para los futbolistas es el tema más peliagudo, ya que había que hacerlas al pie porque no eran fácilmente adaptables como las de ahora. Los directivos se ponen manos a la obra y sus gestiones se ven recompensadas en tiempo récord.

El sábado 28 llega parte del material a los vestuarios de Mendizorroza. Román Galarraga consigue realizar un entrenamiento en condiciones con toda la plantilla, comprueba que no podrá ser de la partida el capitán Gorospe, pero en cambio podrá contar con el lateral Basterrechea. El domingo los albiazules vencerán (3-2) a los urdiñas.

bonos
El 1 de febrero, en la reunión semanal de la junta directiva del Alavés que preside José Ustaran, se decide emitir unos recibos voluntarios de 5 (0,030 €) y 25 (0,15 €) pesetas, que serán pasados a los socios con el recibo del mes, para intentar aliviar las pérdidas ocasionadas.

Pensamiento alavés
La recaudación obtenida frente al Tolosa asciende a 35.824 pesetas (215 €). Hay que descontar por diferentes gastos e impuestos 18.774 pesetas (112,60 €), quedando para el Alavés 17.050 pesetas (102,40€ aprox).

También podía haber escrito sobre...

26 de enero de 1945
La FEF nombra seleccionador nacional a Jacinto Quincoces. Sustituye a Eduardo Teus.

26 de enero de 1997. El Alavés vence al Villarreal (2-4) y Txutxi Aranguren le pasa los problemas a Javier Subirats.

26 de enero de 2010. C. Rodríguez, teniente de diputado general, indica que F. Ortiz de Zárate cierra la puerta a inversores.