Edgar Méndez Jugador del Deportivo Alavés

"Si rendimos como tenemos que rendir vamos a estar muy tranquilos este año"

A punto de arrancar su cuarta temporada en el Deportivo Alavés, Edgar Méndez, que en enero cumplirá 32 años, es ya uno de los veteranos del vestuario

05.08.2021 | 23:41
"Si rendimos como tenemos que rendir vamos a estar muy tranquilos este año"

Vitoria – Una voz más que autorizada para analizar la situación de un equipo con el que ha vivido momentos inolvidables –anotó el gol que supuso la clasificación de la Copa del Rey– y también otros bastante menos agradables, como el sufrimiento de los dos últimos ejercicios para conservar la categoría. Con esa perspectiva el jugador canario, que se perdió las primeras jornadas de entrenamiento por el coronavirus, se muestra convencido de que la actual plantilla cuenta con los mimbres suficientes para disfrutar "por fin de un año tranquilo". Un objetivo para el que considera fundamental mantener "el compromiso y la unidad" de un vestuario "fuerte" en el que "jamás" ha habido malos rollos.

¿Cómo está yendo la pretemporada, muy exigente?

–Todos sabemos que esto se hace para entrenar bastante duro, tener menos periodo de descanso y tener todo más controlado. Las cargas de trabajo, las comidas, hacer conexión entre nosotros mismos y con los compañeros que llegan nuevos... y la verdad es que está saliendo bastante bien. El equipo está respondiendo y trabajando muy fuerte, como era de esperar.

Le afectó el coronavirus al inicio de la pretemporada. ¿Es algo ya olvidado, fue muy complicado?

–Sí, la verdad es que son momentos que se pasan bastante mal. Sobre todo el periodo que estás en casa sin poder hacer nada. No porque no quieras, sino porque el cuerpo no te responde. Cuando ya empiezas a retomar los entrenamientos quizás te cuesta un poco a la hora de respirar y abrir otra vez los pulmones para poder ejercitar todas las tareas que te mandan, pero bueno, creo que voy de menos a más. Voy retomando todo otra vez pero sí es cierto que mis compañeros me sacan dos semanas de ventaja y tengo que trabajar igual que ellos por ahora pero también darle un poquito más para poder igualar su nivel.

¿Resulta complicado trabajar con esta sensación de incertidumbre de no saber cuándo puede producirse un positivo?

–Sí, la verdad es que sí, porque piensas que no te va a tocar y a la mínima ya puedes dar positivo y fastidia mucho porque te puede pillar en un momento muy bueno. Gracias a Dios los que lo estamos pasando nos tocó en pretemporada, que no tenemos la competición, y estamos bien. Así que seguimos trabajando, dándole duro y no nos queda otra que seguir esforzándonos al máximo para tratar de llegar al mejor nivel al inicio del campeonato.

¿En qué está haciendo más hincapié Javi Calleja?

–Como saben desde que llegó él quiere que tengamos el control del balón, el control del partido, que intentemos hacer una presión tras pérdida muy fuerte y que seamos nosotros quienes manejemos todas las situaciones. Sabemos que es complicado hacerlo a lo largo de todo un partido porque tiene muchas fases pero la verdad es que siempre ha sido partidario de eso. Tener el balón nosotros, proponer nosotros, acosar nosotros, llegar a portería... Lo que nos está explicando y el concepto que tiene él lo conoce todo el mundo de cuando estaba en el Villarreal y así es cuando disfrutas del fútbol porque tienes tú el control de todo. O por lo menos intentas tener el control de todo para ser tú el que maneja las situaciones.

Es importante llevar la iniciativa pero eso implica también tratar de evitar errores al máximo para no ser sorprendido en defensa.

–Sí, y así lo hicimos en la parte final de la pasada temporada. Creo que el equipo mejoró en el poco tiempo que estuvimos con él. Cogimos rápido la idea que nos quiso plasmar y ahora con más tiempo, más periodo de entrenamiento y con todo más masticado creo que podemos tener un año muy bueno y deberíamos hacerlo así por el equipo que tenemos. No pasar dificultades. Sabemos que es muy difícil pero yo creo que tenemos jugadores de calidad, mucho empeño por nuestra parte de hacer las cosas bien, trabajo duro y pienso que deberíamos de una vez por todas tener un año tranquilo.

Las últimas temporadas se ha sufrido mucho. ¿Cambiar esa dinámica cuanto antes es el primer objetivo para no empezar a remolque otra vez?

–Sí. Tenemos una ciudad espectacular, una afición increíble, un entorno de fútbol maravilloso y creo que nos merecemos un año tranquilo. Que estemos haciendo nuestro trabajo bien, que el esfuerzo de recompensa y que la gente esté contenta. Pero bueno, tú sabes que eso al fin y al cabo no lo podemos controlar. Las cosas a veces se dan como se tienen que dar y otras no pero lo que sí podemos controlar es que por nuestra parte no quede nada, que la gente esté satisfecha y contenta de que hemos dado siempre el 200% y estamos dispuestos a hacerlo para poder tener un año tranquilo y siempre ir a más.

La temporada pasada jugó en varias posiciones. ¿Dónde se siente más cómodo, le ha comentado algo el mister de su idea para este curso?

–No me ha comentado nada. Pienso que es algo bueno que te puedan utilizar en varias posiciones. El año pasado empecé de carrilero, después en la banda derecha, luego en la izquierda, jugué en punta también... Pienso que lo más importante es poder ayudar al equipo aunque sí es cierto que me siento cómodo jugando de atacante, del centro del campo hacia adelante. Y una de las cosas que más me gusta hacer es poder ayudar al equipo y meter goles. De extremo no es tan fácil marcar tanto porque no estás tan de cara a la portería pero puedo ayudar en las posiciones que el mister me quiera poner.

El inicio de Liga que viene no puede ser más exigente.

–Si te pones a mirar al final todos los partidos son complicados, cualquier equipo te puede ganar, igual que nosotros ganamos en Valdebebas, y todo puede pasar en el mundo del fútbol. Nosotros vamos a intentar llegar en las mejores condiciones para enfrentarnos al Madrid y obviamente jugando en casa tenemos que hacerle un partido difícil, incómodo y dar la cara por nuestro club.

Aunque poco va a poder asistir público a Mendizorroza. ¿Hay muchas ganas de disfrutar de ese reencuentro?

–No se cuánta gente podrá venir al final pero estoy seguro de que los que entren se va a notar porque al final venimos de no tener a nadie y por lo menos los poquitos que dejen los vamos a sentir y estaremos agradecidos. Por eso te digo que tenemos que responder, dar el máximo e intentar sacar las cosas adelante.

Se han ido piezas importantes del vestuario, ¿se les va a echar de menos?

–Sabemos lo que significa el Alavés para Manu (García) o para Rodrigo (Ely) que también llevaba aquí cuatro o cinco años y que son gente muy comprometida con el club pero el fútbol tiene estas cosas. Hoy estás aquí y mañana no se sabe. No se lo que pasará con ellos. Yo les deseo lo mejor siempre, que tengan una carrera exitosa y que encuentren equipos para poder seguir disfrutando del fútbol. Y a nosotros nos toca no se si cubrir su vacío o no pero sacar las cosas adelante, intentar estar lo más unidos posible, dar el máximo y ser un grupo comprometido como siempre lo hemos sido porque así es como hemos conseguido los objetivos y estamos otra vez encima de ello.

¿Asume el rol de ser ya uno de los veteranos del vestuario?

–Sí, pero sinceramente creo que aquí tiramos todos del grupo. Es verdad que hay jugadores mayores que otros pero la verdad es que lo bueno que tenemos en este grupo es que todo el mundo puede levantar la mano, hablar, opinar y será escuchado. Al fin y al cabo todo el mundo es importante y eso es lo que hace que las cosas salgan bien porque todo el mundo lo siente así. Entre todos nos tenemos que arropar para dar el cien por cien de nuestras posibilidades.

Está viviendo su segunda etapa en Vitoria. ¿Hay diferencias entre ambas?

–Es diferente. Cuando vine la primera vez el club estaba recién ascendido a Primera División. Ese año fue maravilloso, salió todo increíble, tuvimos una temporada muy bonita, jugamos la final de la Copa, estuvimos muy tranquilos en la clasificación... Pero ahora estoy también contento, estoy muy feliz aquí. He vivido momentos difíciles en cuanto a la clasificación en esta segunda etapa pero al fin y al cabo hemos sacado el equipo adelante, seguimos en Primera y es lo que toca. Ponernos el mono de trabajo para este año e intentar hacer las cosas bien para disfrutar de una temporada lo más tranquila posible .

¿Hasta qué punto puede afectar al grupo la situación que está viviendo Joselu?

–Bueno, cada uno lleva su situación de la mejor manera que puede y yo no me meto en sus temas. Es un compañero que está aquí trabajando, entrenando con el grupo, siempre ha dado todo y lo sigue dando por el Alavés y egoístamente queremos que un jugador como él se quede con nosotros pero no se sabe lo que puede pasar. La realidad es que lo vemos comprometido, trabajando increíblemente y Joselu para nosotros es una pieza muy clave.

La temporada pasada hubo muchos rumores alrededor del vestuario. ¿Se ha puesto ya punto final a ese capítulo?

–Nosotros somos un vestuario muy fuerte, un grupo muy unido, estamos en Primera División por algo, sacamos las cosas adelante y ya está. Aquí no hay nada malo. Ni en el pasado ni en el presente. Estamos trabajando muy bien, estamos contentos con el cuerpo técnico que tenemos, con la directiva... y vamos a seguir así, peleando por el futuro del Deportivo Alavés y del aficionado que se merece que El Glorioso continúe en Primera División muchos años. Eso de que hay mal rollo no es verdad. Jamás, jamás. Estamos todos remando en la misma dirección, a lo que tenemos que estar y así va a seguir siendo.

Ese es el camino que le ha funcionado al Alavés, ir todos a una.

–Sí, claro. No tenemos tiempo de pararnos a pensar cosas raras. El Alavés debe centrarse en trabajar y sacar los partidos adelante porque al final sabemos que la temporada es larga, hay muchos altibajos y hay que sacar los resultados y estar lo más enchufados posible desde el principio para que no pasen esas cosas. Tenemos muchas ganas de pasar un año tranquilo, de que los resultados acompañen y seguir fomentando la felicidad y la unión que tenemos dentro del vestuario y que se vea reflejada en el campo.

¿Hasta dónde puede llegar este Deportivo Alavés?

–Veo un equipo muy comprometido, con muchísima calidad, los compañeros nuevos que han llegado se complementan increíblemente con el Alavés y creo que van a ser piezas importantes en el equipo. No nos ponemos un techo pero lo que sí sabemos es que si rendimos como tenemos que rendir vamos a estar muy tranquilos este año.

Al margen del fútbol está muy implicado en el trabajo solidario que lleva a cabo con su fundación. ¿Qué le aporta toda esta labor?

–La verdad es que es algo que hago con el corazón, pensando en los niños de mi pueblo, los niños que no tienen recursos. Me decanté por la fundación para poder ayudarlos tanto en lo deportivo como en lo personal o con temas alimenticios como hice durante la pandemia. Para mi es un placer y un orgullo y lo hice con la intención de que los niños puedan tener un futuro mejor y una salida exitosa en sus vidas. Cuando no has tenido nada te ves reflejado en los que pasan por eso ahora y lo que intentas hacer es colaborar, ayudar para que esos niños puedan ser alguien en algún momento en sus vidas.

"Joselu siempre ha dado todo por el Alavés, le veo muy comprometido y, egoístamente, queremos que se quede con nosotros"

"A los poquitos aficionados que dejen entrar al campo los vamos a sentir mucho y tenemos que responder dando el máximo, el 200%"

"El mister quiere que llevemos la iniciativa para poder manejar las situaciones; así es cuando disfrutas del fútbol, porque tienes el control"


noticias de noticiasdealava