Apuesta de inicio ante el Mallorca

El gran inconveniente de quemar pronto las naves

Asier Garitano dispuso en Mallorca de inicio una alineación con sus mejores argumentos ofensivos, pero después se quedó sin capacidad de reacción desde el banquillo

17.02.2020 | 00:51
Oliver Burke fue el mejor argumento ofensivo del Alavés en la visita del pasado sábado al Mallorca.

Vitoria Cuando el Deportivo Alavés desveló el que iba a ser su once inicial en la visita al Mallorca, llamaba la atención en el mismo la presencia de hasta cinco futbolistas de claro corte ofensivo. A los bastante habituales dos delanteros (Lucas Pérez y Joselu) y dos extremos (Aleix Vidal y Oliver Burke), en esta ocasión se añadió también la presencia de Víctor Camarasa en el centro del campo, un medio con tendencia a mirar más hacia adelante que hacia atrás. La apuesta de Asier Garitano era clara, ir a buscar desde el inicio a un rival que llegaba a este partido gravemente herido para tratar de desequilibrar el marcador y después jugar con esa ventaja. Una idea que apenas duró unos cuantos minutos en el arranque de cada uno de los dos tiempos y que dejó paso a continuación a un equipo sin ideas sobre el césped de Son Moix y, para colmo, falto de recursos de ataque desde el banquillo –los únicos que se desplazaron a Palma fueron Edgar Méndez y un Borja Sainz que ni siquiera saltó al campo, mientras que Luis Rioja se había quedado en Vitoria– para variar el discurso de manera significativa. Con una plantilla corta de elementos en su vanguardia, esa propuesta del técnico de Bergara de quemar sus mejores naves en los primeros compases de la batalla incluyendo a sus futbolistas más destacados en el ataque en el once inicial condujo finalmente a no disponer después de alternativas de calidad para darle la vuelta al partido cuando el marcador ya se había puesto cuesta arriba con el tanto de Cucho Hernández.

Resuelto ya el mercado por completo con la salida de Burgui, Garitano se ha quedado cojo de argumentos en una línea ofensiva en la que cuenta con cinco extremos y solo dos delanteros, a los que añadir esa pieza de utilidad variable que es Camarasa. De estas ocho piezas, cinco salieron de inicio ante el Mallorca en un planteamiento de claro perfil atacante, dos más partieron desde el banquillo y una no fue convocada por la acumulación de extremos de unas características muy similares que hay en la actualidad y que en los dos últimos partidos ha conducido a Garitano a prescindir de un Rioja que venía siendo prácticamente indiscutible hasta hace bien poco. A pesar de ir por debajo en el marcador, tras el cambio inicial hombre por hombre con la entrada de Edgar sustituyendo a Burke, las siguientes variantes estuvieron protagonizadas por futbolistas con Manu García y Martin, cuyo perfil está lejos de ser puramente atacante. El preparador alavesista propuso con estas incorporaciones un cambio de sistema –del 4-4-2 al 3-1-4-2–, con más elementos en el centro del campo, ante la imposibilidad de cambiar el discurso con piezas diferentes al margen de lo que hubiese supuesto dar entrada a un nuevo extremo como Borja Sainz.

La variante no ofreció resultado positivo alguno –lo que viene siendo costumbre, pues no se ha conseguido remontar ni un solo partido que se ha puesto en contra en toda la temporada– y de Palma regresó el Alavés con las dudas de nuevo instaladas en su seno. Ahora que se cuenta con una nutrida nómina de centrocampistas y que los argumentos ofensivos, sobre todo los referidos a la delantera, resultan escasos, quizá sería mejor plantear, como ante el Eibar, partidos de largo recorrido, con mucho desgaste acumulado y guardando piezas de refresco que puedan desequilibrar en las segundas partes. Precisamente, cuando las cifras han demostrado que tras los descansos es cuando este equipo se vuelve mucho más peligroso. La complicada disyuntiva de mandar a las naves más importantes a la batalla desde el principio –tal y como se hizo contra el Mallorca– o reservar alguna de las piezas más importantes para buscar un golpe de efecto posterior, que tan buen resultado dio ante el Eibar.